SOCIEDAD › ADVERTENCIAS DE ESPECIALISTAS EN UN CONGRESO MEDICO

El empobrecimiento intelectual

En la Cumbre de Diagnóstico Prenatal, los expertos advirtieron sobre la necesidad de prevenir malformaciones en el embarazo. La falta de nutrientes puede tener graves consecuencias.

 Por Mariana Carbajal

La proyección estremece: “Si la actual crisis se perpetúa no vamos a ser únicamente más pobres desde el punto de vista económico. Vamos a ser más pobres desde el punto de vista de las capacidades intelectuales a desarrollar. Esto es grave”, advierte Jorge Cerani, pediatra y representante local del Instituto Internacional de Promoción de la Salud de la American University, de Estados Unidos, preocupado por concientizar sobre la importancia de la planificación familiar y el consumo de polivitamínicos con ácido fólico, al menos, desde tres meses antes de la concepción para prevenir malformaciones fetales. Cerani es uno de los más de 500 especialistas reunidos desde ayer en Buenos Aires en la Cumbre Internacional de Diagnóstico Prenatal y Terapias.
Con un pronóstico similar coincidió uno de los conferencistas, Eduardo Castilla, investigador del Conicet y director del Estudio Colaborativo Latino Americano de Malformaciones Congénitas (ECLAM): “Un empobrecimiento nutricional más la falta de estímulos va a traer un empobrecimiento de la capacidad intelectual de los argentinos. Todavía tenemos un material humano rico que exportamos. Pero va a llegar un momento en que no tendrá un nivel de competición internacional”, evaluó en diálogo con Página/12.
El congreso convoca a biólogos, bioquímicos, genetistas, obstetras, pediatras y psicólogos. El avance en técnicas no invasivas de detección de embarazos en riesgo y el desarrollo del diagnóstico en preimplantación genética son dos de las temas que se debatirán entre hoy y mañana, cuando finalizará el encuentro. Ayer, uno de los temas de la agenda apuntó a prevenir problemas congénitos en la salud fetal.
“Un estudio norteamericano determinó que el 25 por ciento de los embarazos corren algún riesgo de que la criatura no nazca normal”, señaló Cerani en una entrevista con este diario. Entre los riesgos más comunes figuran el nacimiento de bebés prematuros con bajo peso; entre los más graves, el desarrollo de fetos anencefálicos o con espina bífida. “Las estadísticas indican que 1 cada 800 bebés padecen alguna de estas dos malformaciones, que son defectos del cierre del tubo neural”, aclaró. Entre el 60 y el 70 por ciento de estos casos pueden evitarse, indicó Michael Katz, profesor emérito de Pediatría de la Universidad de Columbia. ¿De qué forma? Es simple: las mujeres deben empezar a tomar ácido fólico y polivitamínicos antes de quedar embarazadas. “Al menos, tres meses antes de la concepción”, advirtió Cerani. El problema radica en que “en América latina, incluida la Argentina, más del 50 por ciento de los recién nacidos son producto de embarazos no planificados”, alertó Enrique Gadow, profesor de Obstetricia de la UBA y miembro de la Sección Genética del CEMIC. “Mal se puede hablar de prevenir si no se planifica. El 90 por ciento de las mujeres llega a la consulta con el obstetra cuando ya está embarazada y ahí empieza a tomar ácido fólico”, observó Cerani. Por esa razón, Gadow recomienda su ingestión a todas las mujeres en edad fértil.
Una de las funciones del ácido fólico es prevenir los defectos del tubo neural. El problema radica en que entre el día 19 y 25 de la concepción aproximadamente, es decir, cuando una mujer todavía no sabe que está embarazada porque no tuvo su primer retraso, ya se está cerrando el tubo neural del feto, dentro del cual quedan el sistema nervioso central y la médula. “Cuando no tenés ácido fólico corrés el riesgo de que el tubo neural no se cierre. Al quedar abierto, puede nacer con mielomeningocele o espina bífida, que le ocasionará una discapacidad motora grave de por vida. O padecer anencefalia (no desarrollar el cerebro), y no tener probabilidades de sobrevida. “Si se empieza a tomar el ácido fólico después del día 25, sirve para tratar anemia, pero no para prevenir malformaciones del tubo neural”, aclaró el especialista.
Cerani alertó sobre la mala alimentación y sus consecuencias en el embarazo: “Una mamá anémica tiene gran probabilidad de tener un chico anémico. Un chico anémico en el primer año de vida corre riesgos de sufrirtrastornos de aprendizaje en el futuro. Todo cuadro de bajo peso, oculta algún grado de desnutrición. Hay que tener en cuenta que la alimentación hoy en día, inclusive en aquellos que tienen la suerte de tener trabajo y tienen buenos ingresos, no es buena. El problema es doble: por un lado bajó la calidad nutricional del alimento por la industrialización (recibe plaguicidas, hormonas, maduración artificial), y por el otro, los hábitos alimentarios que hemos adquirido no son de los más sanos: hay abuso de snacks y fast foods”. Para prevenir consecuencias negativas en el desarrollo del feto, Cerani recomienda la ingestión de multivitamínicos con ácido fólico. “La mayoría de los multivitamínicos están dentro de los planes materno infantil de las obras sociales. Vitaminizarse tres meses antes, es decir, cuando todavía la mujer no tiene cobertura, ronda actualmente entre 100 y 150 pesos”, indicó.

Compartir: 

Twitter
 

El pediatra Jorge Cerani remarcó la importancia de la planificación del embarazo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.