EL PAIS › UNA POLEMICA ENTRE JUAN JOSE ALVAREZ Y JAUNARENA

Una pulseada con mano dura

El ministro de Defensa junto a Brinzoni quieren fusionar esa cartera y Seguridad. Alvarez se opone. Lo que se discute es mayor mano dura. En la Rosada dicen que la iniciativa “está verde”. Pero existe.

 Por Diego Schurman

Juan José Alvarez no quiere ni oír hablar de la posibilidad de unificar Seguridad y Defensa. El secretario de Seguridad Interior hizo trascender su enojo luego de conocerse la propuesta de Horacio Jaunarena de crear un único ministerio para las dos áreas. “No comparte la filosofía del ministro de Defensa y además el tema ni siquiera está en la agenda del Gobierno”, señaló el vocero de Alvarez.
Jaunarena se quejó la última semana de la división de Defensa y Seguridad como si se tratase de “compartimientos estancos”. La misma teoría enarboló Ricardo Brinzoni. “Por razones ideológicas y de nuestra historia, posiblemente justificadas en el pasado, hemos artificialmente diferenciado entre amenazas externas e internas. Esto no es así”, señaló el jefe del Ejército, según un textual que reprodujo Clarín el último sábado.
La polémica pareció tomar por sorpresa al propio Eduardo Duhalde, quien de manera directa o a través de sus hombres de confianza venía manteniendo contacto directo con la cúpula militar. “Hay, efectivamente, una idea del Ejército en esa línea. Los argumentos son varios, incluso el de un ahorro presupuestario. Pero no hay nada decidido al respecto”, reconoció a Página/12 uno de los funcionarios de la Casa Rosada que sigue a sol y sombra al Presidente.
Al conocer la postura de Jaunarena, Alvarez hizo numerosos llamados a los teléfonos rojos del Gobierno para ver en qué punto se encontraba la iniciativa. En todos los casos le dijeron que aún no había madurado, aunque nadie le negó su existencia.
En su exposición, Brinzoni defendió la fusión de Seguridad y Defensa en indicadores de aumentos de la criminalidad y el temor a nuevos saqueos. Alvarez pareció contestarle ayer al insistir en la necesidad de no “criminalizar la protesta” y negar la posibilidad de nuevos estallidos pese al “piso alto” de conflictividad social.
Las palabras de Alvarez no son ingenuas. Desde hace días, sectores por dentro y fuera del justicialismo presionan por reinstaurar la “mano dura” ante la reproducción de manifestaciones. Ocurrió durante la cumbre de gobernadores peronistas del lunes de la semana pasada en Santa Rosa, La Pampa. Los gobernadores Rubén Marín, Juan Carlos Romero y José Manuel de la Sota directamente le reclamaron a Alvarez que “reprima” las protestas. Alvarez les replicó duramente.
El superministerio que imaginan Brinzoni y Jaunarena incluye entre sus funciones la lucha contra el delito común. En otras palabras, avanzar con la propuesta del Gobierno terminaría recortando el poder a la Secretaría de Seguridad Interior.
–¿Duhalde tiene intenciones de fusionar Seguridad y Defensa? –preguntó este diario a uno de los asesores de Duhalde sobre el conflictivo tema.
–Por ahora no –dijo, evitando ser tajante.
–¿Por ahora?
–Todo está muy verde.
No se trata de un debate menor. En las leyes de Defensa y de Seguridad Interior se explica con lujo de detalles las funciones de ambas órbitas, imposibilitanto los “malos entendidos”. Las normativas son pilares de la democracia, ya que distinguen el papel que deben cumplir tanto la policía como las Fuerzas Armadas.
Con el proyecto de fusión, tanto Jaunarena como Brinzoni no hicieron más que poner en tela de juicio dicha normativa. El debate continúa.

Compartir: 

Twitter
 

Juan José Alvarez viene teniendo embates, reclamándole más “mano dura” con la protesta.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.