SOCIEDAD

Buenos Aires en un día que apenas anticipa lo que viene en el verano

Los 35 grados de sensación térmica de ayer fueron record del mes. Según el pronóstico, el fin de año llega con temperaturas de más de 31 grados. Enero y febrero serán también muy cálidos.

A los veraneantes argentinos les tocará disfrutar de un verano cálido este año. Como anticipo de lo que serán las vacaciones, ayer se registró la sensación térmica más alta de diciembre, con más de 35 grados. Para lo escaso que resta del año y a diferencia de lo que ocurrió en Navidad, los días vendrán con temperaturas de más de 31 grados, aunque las jornadas no serán tan agobiantes.
“La temperatura registrada ayer a las 11 de la mañana alcanzó la sensación térmica más alta de diciembre, con 35,2 grados”, indicó a Página/12 Jorge Leis, pronosticador del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), mientras que la temperatura alcanzó los 31,9 grados. A pesar de estos datos, no fue el día de más calor si se compara con años anteriores, cuando hubo registros de 41 grados. “De acuerdo con la base histórica encontré 108 casos en que la sensación térmica en el mismo mes, pero en otros años fue mayor. Tampoco fue la temperatura máxima de este año. Esta se registró en enero.”
El meteorólogo explicó que “la sensación de agobio se debe a que la humedad es muy alta” y señaló que “la humedad relativa es un parámetro que dice cuánto vapor de agua hay respecto del máximo que podría contener el aire”. Al ser muy húmedo el aire circundante, “no se produce ese pasaje de agua del cuerpo hacia el exterior y, por lo tanto, esa sensación de agobio es porque el cuerpo carece de su mecanismo de enfriamiento más natural”.
Después de la jornada de ayer se esperan temperaturas elevadas de 32 grados “sin la sensación de agobio, porque la humedad va a ser menor”. El pronosticador del SMN detalló que “como ahora (por ayer), habrá nubosidad variable”, pero los registros de hoy, mañana y pasado serán de dos o tres grados menos que ayer.
El especialista explicó que la sensación térmica es “la temperatura que siente el cuerpo humano, en verano, por el contenido de humedad en el aire y, en invierno, por la intensidad del viento”.
Hasta fin de año los días “serán similares, sin precipitaciones. Habrá temperaturas mínimas de 19 y 20 grados y máximas de 31 y 33. Comparado con la Navidad que fue fresca, el Año Nuevo va a ser más cálido y más agobiante”, indicó.
Para lo que resta del verano, de acuerdo con los datos obtenidos sobre la base de promedios trimestrales de los últimos 30 años, para enero, febrero y marzo, en Capital Federal y Buenos Aires las precipitaciones tendrán promedios normales de más de 100 milímetros por mes.
Respecto de las temperaturas en Buenos Aires y la costa atlántica, “se espera que los promedios sean normales o levemente superiores. Esto quiere decir que el verano no va a ser fresco. Las temperaturas mínimas serán de 18 grados y las máximas de 28”.
En la zona de Córdoba habrá precipitaciones con valores normales, con algunos excesos aislados en la provincia. La temperatura también estará dentro de los valores normales o levemente superiores.
En la Patagonia, las precipitaciones serán normales o ligeramente superiores. En Ushuaia, durante enero, habrá máximas de 14,7 grados y mínimas de 4,2. En la zona de Bariloche, en diciembre, la mínima media fue de 5,4 grados y la máxima de 19,7. “En enero subirán ambas 1 grado y medio”, señaló Leis.
En el resto del país, ayer se registraron tormentas en el Noroeste, en Salta, Jujuy y en el Sur, Comodoro Rivadavia y centro y sur de Chubut, hubo precipitaciones. Las temperaturas máximas fueron registradas en Corrientes y La Rioja, donde el termómetro marcó entre 35 y 37.

Compartir: 

Twitter
 

Todo fue poco ayer para sacarse de encima la sensación de agobio que reinó en la ciudad.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.