SOCIEDAD › SOL, CALOR, LLUVIA Y FRIO EN MAR DEL PLATA

Lo que cabe en un mismo día

 Por Carlos Rodríguez
Desde Mar del Plata

“Tiempo loco.” En la costa atlántica, durante enero, el lugar común se volvió redundante, tanto como las variaciones climáticas. Ayer nomás, en esta ciudad, luego de una noche de martes con lluvia torrencial, vino una madrugada espléndida y un sol mañanero que convocó a las playas. Cerca de mediodía volvieron la lluvia y las corridas de los que se iban de la arena y de los que llegaban diciendo “ya va a cambiar”. Y acertaron, porque volvió el sol, aunque más tarde hizo frío. Es obvio que los destinos de mar están llenos de turistas estoicos: este fin de semana llegaron a las playas 1.150.000 personas y la capacidad hotelera de Mar del Plata dijo basta porque alcanzó el 100 por ciento, confirmó a Página/12 el secretario de Turismo bonaerense, Miguel Angel Cuberos. Fue el pico de la temporada y superó “en un tres por ciento” las cifras del año anterior.

“Nos vamos porque llueve. Una lástima, la mañana estuvo bárbara.” Mario Alberto, tostado a pesar de los vaivenes de la meteorología, cargaba sólo con la sombrilla y las reposeras, mientras decía: “¿Y ahora qué hago con estos dos?”, señalando a sus hijos, José Luis y Gonzalo, incontenibles en el hotel. Mientras la mayoría se iba como si estuviera llegando un tsunami, María Eugenia, Josefina y Mara iban llegando con todos los bártulos propios de la playa. “La fe es lo último que se pierde. Ahora vuelve el sol”, pronosticó Mara con voz de noticiero de TV.

A las dos de la tarde, el sol partía el asfalto céntrico y las playas volvieron a estar llenas, al menos desde el centro hasta Playa Grande, donde se jugó un partido de polo sobre una cancha de arena y con la participación de cuatro profesionales de ese deporte, Juan Cruz y Martín Losada, Diego White y Justo Viera. Las tribunas estuvieron llenas, igual que todas las playas vecinas. Mientras iba avanzando la tarde, se daba el contraste de miles de bañistas en el mar o en la arena, donde el sol caía todavía a pleno, y otros miles de transeúntes por la peatonal San Martín y otras calles céntricas, abrigados al mango, porque las sombras de los edificios hacían bajar la sensación térmica y no estaba para shorts de baño.

A pesar del clima esquivo, el último fin de semana en la costa fue “el más exitoso de los últimos cuatro años”, según le dijo a este diario el secretario de Turismo bonaerense, Miguel Angel Cuberos, de gira por Mar del Plata, Villa Gesell y Pinamar. Más de un millón de turistas estuvieron en las playas de la provincia, pero también crecieron otras ofertas, como ser el “turismo rural” en ciudades como San Antonio de Areco, Pigüé o Sierra de la Ventana.

La ocupación hotelera, en esas zonas, llegó al 97 por ciento. Del total de esos turistas, “el 70 por ciento son extranjeros”, precisó Cuberos, lo que hace presumir buenos ingresos. A mal tiempo, buenas recaudaciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.