SOCIEDAD › DICTAN “FALTA DE MERITO” A LOS 13 CHICOS IMPUTADOS EN EL CASO MATIAS

Lo único que sigue firme son las dudas

Las contradicciones en torno de la muerte de Bragagnolo, nunca zanjadas por los peritos, beneficiaron a los protagonistas de la pelea, aunque al no haber sido sobreseídos seguirán siendo investigados. El único procesado es el policía que actuó esa noche.

 Por Raúl Kollmann

El caso de Matías Bragagnolo entró ayer en una especie de entretiempo, con el marcador empatado. La jueza María Teresa Salgueiro sostuvo en un fallo que no tiene elementos suficientes para pronunciarse sobre los motivos de la muerte de Matías, por lo que no procesó a los 13 jóvenes que se pelearon esa noche ni tampoco les dictó el sobreseimiento. En la parte final de su resolución, la magistrada dice que va a convocar a uno o varios neurólogos, neumonólogos, cardiólogos, tanatólogos y otros especialistas “a fin de que se expidan, aclaren las dudas y se pronuncien”. La decisión dejó disconformes a todos los involucrados. Marcelo Bragagnolo quería el procesamiento por homicidio de los jóvenes, éstos esperaban el sobreseimiento e incluso la imputación por homicidio del policía que actuó esa noche, Luis Villegas. En realidad, el agente fue el único procesado, pero no por la muerte sino por vejaciones e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La dura actitud que mantuvo la jueza con los peritos y abogados de la defensa hacía presumir que se venía un procesamiento de los jóvenes. A eso había que sumarle la pericia oficial, de Fernando Trezza, que se inclinó por la hipótesis más desfavorable a los menores. Trezza afirmó que:

- Un golpe en la pelea inicial con uno de los jóvenes provocó una lesión cerebral que lo llevaría luego a tener dificultades para respirar.

- Que la posterior persecución de Matías por parte de los otros menores y el consiguiente estrés agravó la situación.

- Que Matías tenía un problema en un pulmón y también en el corazón, pero es improbable que ello haya jugado un papel en la muerte.

- Cuando Matías llegó corriendo al edificio de la calle Ortiz de Ocampo el policía Luis Villegas lo maltrata, es decir agrava su estrés y sus dificultades para respirar.

- El agente no le aprieta el cuello pero lo tiene en una posición que complica la respiración.

- Cuando Villegas se va, Matías se descompone y sus amigos le hacen tareas de reanimación subiéndose sobre su tórax. Eso termina dificultándole más la respiración y el joven muere.

La conclusión de Trezza es que todos tienen alguna responsabilidad en la muerte, pero –según coincidieron todos los peritos de parte– tiene mucho más la fuerza de una hipótesis que de una certeza. Y, además, son varios los especialistas de la defensa e incluso el propio padre de Matías, Marcelo Bragagnolo, que cuestionan seriamente las conclusiones del forense oficial.

Algunos de los elementos que plantean son los siguientes:

- No puede ser que Matías haya recibido un golpe en la cabeza que le produjo una lesión cerebral y no haya la más mínima marca.

- Es imposible que si esa lesión se asemeja a una conmoción cerebral, Matías haya podido pelear mano a mano y ganarle la pelea a un grandote, después correr 200 metros, superar la requisa del policía y recién después terminar de descomponerse y morir.

- Los forenses cuestionan el análisis toxicológico. Dicen que se hizo 50 días después de la muerte de Matías, con muestras que no estaban lacradas y que no creen que Matías no haya tenido alcohol en sangre, ya que había bajado a comprar más alcohol porque se había terminado en la fiesta en la que estaba.

- Lo más asombroso –que está detallado en el fallo de la jueza– es que el perito de la familia Bragagnolo, Avelino Barata, sostuvo que Matías murió por asfixia mecánica, es decir que alguien lo ahorcó. Ese alguien sería el policía. Lo asombroso es que ésa es también la conclusión de un perito de los jóvenes, cuya postura es justamente que el responsable de la muerte fue el policía.

- Quien mejor resume el cuadro es otro perito de uno de los jóvenes, Mariano Castex. El forense argumenta que el esquema planteado por el peritaje oficial no es categórico, sino que deja muchas dudas planteadas.

Ante este cuadro, la jueza afirma que no tiene claro quién tiene razón y por lo tanto patea la pelota para adelante, no procesa ni sobresee y afirma que convocará más especialistas. El único que terminó ayer procesado fue el policía Villegas, pero por el maltrato a Matías, por haber actuado con violencia, no por tener responsabilidad en la muerte. El delito de vejaciones tiene una pena de uno a cinco años de prisión, a lo que se agrega el incumplimiento de los deberes de funcionario público, cuya pena es menor. El abogado de Villegas, Alberto Domínguez, ya adelantó que no va a apelar y que quiere ir a juicio oral para probar la inocencia de su defendido.

Compartir: 

Twitter
 

El padre de Matías estuvo presente ayer en el juicio por el caso de Axel Blumberg.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.