SOCIEDAD › LA AMIGA DE LA VICTIMA, IMPUTADA PERO EN LIBERTAD

Misterioso crimen en Florida

“Soy inocente”, dijo ayer en Tribunales Lucila Frend. Para la Justicia, las sospechas que pesan sobre ella no alcanzan para ordenar su detención. Su amiga murió apuñalada en la casa que compartían.

 Por Raúl Kollmann

La Sala II de la Cámara en lo Criminal de San Isidro resolvió que Lucila Frend siguiera en libertad, pero los magistrados creen que es la principal sospechosa de la muerte de su íntima amiga, Solange Grabenheimer. El tribunal, integrado por Luis Cayuela, Leo Pitlevnik y Eduardo Stepaniuc, le devolvió la causa al fiscal Alejandro Guevara que, según los jueces, ha hecho una buena investigación, pero le pidió alguna prueba más contundente sobre la responsabilidad de Luly, como le dicen a Frend. En concreto, el fallo firmado el viernes y conocido ayer habilita a Guevara a indagar, sin detener, a Frend e incluso le permite someter a la joven a un estudio psiquiátrico. “Soy inocente. No tengo absolutamente nada que ver con el crimen de mi amiga”, dijo Lucila Frend al salir de los tribunales de San Isidro. La familia de Sol Grabenheimer está convencida de que Luly fue la homicida, aunque no encuentra el motivo del crimen.

Inicialmente se dijo que a Solange la habían ahorcado y que luego le clavaron varias puñaladas en la garganta. Sin embargo, la autopsia y los estudios posteriores demostraron que fueron las cuchilladas la causa de la muerte. Se trata de tajos hechos con un cuchillo que no es doméstico y que, según los forenses, tal vez fueron obra de una mujer, zurda. Lo primero, porque las cuchilladas tienen escasa fuerza y lo segundo por el ángulo de los tajos. El crimen ocurrió el 10 de enero de este año en un PH de Florida, partido de Vicente López, que compartían Sol y Luly, las dos chicas de 21 años.

Hay varios detalles de importancia:

- Solange era una chica muy atractiva. Sin embargo, en el crimen no hubo abuso sexual de ningún tipo.

- La mataron cuando dormía. No hay un solo síntoma de resistencia.

- No hubo puertas forzadas. El o la homicida tenía llave.

- Uno de los puntos clave del caso es la hora de la muerte. La Cámara convalida las ocho de la mañana, con un margen de error de más/menos cuatro horas. Eso significa que la asesinaron entre las cuatro de aquel miércoles y las doce del mediodía. La hora es decisiva, porque Lucila durmió en la vivienda y está probado que salió a las siete. O sea que si la mataron antes de esa hora, es la homicida. El otro límite son las 10.30, por cuanto el despertador estaba sonando a esa hora y Sol lo hubiera escuchado. Si el crimen ocurrió entre las siete y las 10.30, Luly no fue la asesina.

- Lucila Frend dormía en la cama de abajo del loft y para llegar a la cama de Sol había que subir una escalera de caracol. Luly dice que se fue a las siete a trabajar y que no subió a ver a Sol porque nunca lo hacía. Solange se levantaba a las diez para ir a trabajar en el negocio del padre, en la avenida Warnes.

- El móvil del crimen no fue el robo. Sol tenía puesto un reloj Cartier y en una de sus botas había tres mil pesos, producto de la recaudación del día anterior del negocio del padre.

Para el fiscal Guevara, los indicios son muchos, pero entre ellos están las contradicciones que percibió en Lucila durante una reconstrucción que se realizó con el concurso de un jefe de la Gendarmería. La Cámara anuló esa reconstrucción porque los magistrados consideraron que hubo mucha presión sobre Lucila y prácticamente se le fueron dando órdenes.

Según consta en el expediente, Luly y Sol tenían una intensa vida afectiva y en ese aspecto se busca algún elemento que tenga que ver con celos y odios, ya que el crimen tiene el perfil pasional. Sol tenía un novio, pero no hay evidencias de un enfrentamiento por él con su amiga. Esta también tuvo una pareja, un odontólogo de 30 años, que aparentemente intentó seducir a Solange. Sin embargo, hay testimonios de que ese incidente quedó superado, ya que, como venganza, ambas le pintaron y rayaron el auto al odontólogo.

Hay indicios que comprometerían a Lucila, como una llamada por Nextel que le hizo una amiga en la madrugada del día del crimen. Luly no contestó la llamada y dijo no haberla recibido, pero las pruebas realizadas en el PH de Florida indican que el sonido de alerta del celular debió ser escuchado por la chica. Por supuesto que el fiscal y la familia Grabenheimer consideran que el crimen se produjo antes de las siete, es decir cuando Luly estaba en el loft y, además, consideran como evidencia clara que el homicida no haya violado ninguna puerta o ventana, es decir que tenía llave.

Sin embargo, la Cámara observa que no hay testimonios que mencionen enemistad entre las dos chicas y no está claro el móvil del crimen. Por eso, los magistrados le dijeron al fiscal Guevara que investigara otras alternativas. Le marcan contradicciones en Sebastián, el novio de Sol; otra testigo que estuvo en la reconstrucción y que es prima de la víctima, y también sugieren que se investigue si el asesinato no podría responder a una venganza contra el padre de Solange. Roberto Grabenheimer, dueño del negocio de polarizados de Warnes y una inmobiliaria, desde hace ocho meses le estaba traspasando a la chica todas sus propiedades. Ayer, a la salida de Tribunales, Lucila sugirió que se trató de un crimen por dinero, no pasional.

Más allá de las hipótesis, la Cámara confirmó lo resuelto por el juez Orlando Díaz, quien sostuvo que las pruebas acumuladas hasta el momento no son decisivas como para detener a Luly. Las sospechas contra Frend se afirmarían si se confirmara un estudio realizado por el psiquiatra de los Grabenheimer, Mariano Castex, que compromete a la joven. Tras el fallo de Cámara, el fiscal ahora puede hacer una pericia psiquiátrica oficial. Y, según coinciden los que siguen la causa, necesita encontrar alguna evidencia más. De lo contrario, el caso corre riesgo de quedar impune.

Compartir: 

Twitter
 

Lucila Frend (izquierda) y Solange Grabenheimer, la chica asesinada, en un encuentro de amigas.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.