SOCIEDAD › UNA MUJER SE TIRO DEL AUTO DONDE IBA SECUESTRADA

Odisea en la Panamericana

Una mujer de 50 años fue capturada por delincuentes en su automóvil en la localidad bonaerense de Olivos, pero al percatarse de que era víctima de un secuestro express se arrojó del vehículo cuando se detuvo en un semáforo. La mujer, llamada Elsa Martiniuk, sufrió golpes cuando, al escapar de su Peugeot 307, forcejeó tanto con los delincuentes que le arrancaron el buzo y salió corriendo en corpiño por la calle hasta que logró refugiarse en otro auto, a pocos metros del shopping Unicenter de Martínez. Los asaltantes abandonaron el auto de la víctima a las pocas cuadras y escaparon en otro vehículo de apoyo.

El hecho comenzó cerca de las 19.30 del miércoles, cuando Martiniuk llegaba en su Peugeot 307 rojo a su chalet de Juan B. Justo al 2800. “Estaba maniobrando para entrar el auto al garaje. Ya había accionado el portón electrónico cuando se me aparecieron cuatro o cinco tipos”, explicó Martiniuk. “Dos se me metieron en el auto armados. A mí me pasaron al asiento del acompañante y el que manejaba puso primera y arrancó. Los otros se subieron a un Ford Escort que iba adelante”, agregó.

Los delincuentes eran jóvenes y se mostraron en todo momento muy nerviosos. Aparentemente, el objetivo inicial era llevar a la víctima a distintos cajeros automáticos, pero después los delincuentes pensaron en hacer un secuestro express.

La mujer explicó que cuando un semáforo los detuvo en colectora Panamericana y Paraná, muy cerca del shopping Unicenter de Martínez, vio la posibilidad para escapar. “Vi que había muchos autos y decidí abrir la puerta y tirarme. Pero uno de los ladrones me manoteó el buzo y empezamos a tironear. Hice tanta fuerza que el buzo se me terminó saliendo por la cabeza y quedó en la mano del delincuente y yo salí corriendo en corpiño por la calle”, recordó.

Martiniuk pidió ayuda a los automovilistas intentando abrir las puertas de sus autos. “Tenía miedo de que me dispararan. Pedía ayuda y veía la cara de la gente horrorizada”, contó. “Primero traté de meterme en un auto en el que atrás había un bebé y no pude y después abrí la puerta de otro auto, me subí y le dije al hombre que me estaban secuestrando, que me ayude y me lleve a una comisaría”, dijo. El automovilista la llevó a una estación de servicio cercana, donde llegó la policía y más tarde su marido.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.