SOCIEDAD › PROVOCO SERIOS DAÑOS MATERIALES Y LUEGO BAJO SU INTENSIDAD

La furia de Dean se aplacó en México

 Por Antonio O. Avila *
desde México D.F.

El huracán Dean embistió el martes con su máxima fuerza la costa del Caribe mexicano, que durante ocho horas estuvo sometida a aguaceros y ráfagas de viento de hasta 200 kilómetros por hora. Hasta el momento no dejó víctimas mortales, pero sí cuantiosos daños materiales. Las localidades turísticas de Cancún y la Riviera Maya salieron relativamente bien paradas en comparación con Chetumal y la zona sur de Quintana Roo, donde se produjeron graves inundaciones. Convertida en tormenta tropical, Dean barría ayer la península de Yucatán hacia Campeche, donde la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) había cerrado sus pozos y evacuado a sus trabajadores. Según un comunicado del Consejo de Promoción Turística de México, la integridad de turistas y residentes en la península está asegurada.

El potencialmente catastrófico huracán Dean ya no lo es tanto. Tras alcanzar la costa oriental de la península de Yucatán con categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson, cayó hasta el nivel dos durante su avance por la península de Yucatán al bajar sus vientos máximos sostenidos a 165 kilómetros por hora, según los meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Sin embargo, podría fortalecerse al salir a las aguas cálidas del golfo de México. Hasta el momento, Dean ha causado doce muertos a su paso por distintos países, ninguno de ellos en México, según ha confirmado el presidente de México, Felipe Calderón, en una rueda de prensa.

Tras varios días de alerta y tensa espera, sobre la una de la madrugada comenzaron a sentirse los primeros embates de los brazos del huracán Dean en la costa oriental de Yucatán, en la ciudad de Chetumal, capital del estado de Quintana Roo, el más turístico de México. El ojo del huracán, en cuyos bordes se concentran los vientos más fuertes, aún estaba a 160 kilómetros de la ciudad, sobre el mar. Dos horas después, el ojo de la terrible tormenta tocaba tierra cerca de Puerto Bravo, a 65 kilómetros al este de Chetumal, según el Servicio Nacional Meteorológico de México (SNM). Los vientos y lluvias del Dean azotaban entonces el interior del Yucatán con ráfagas de viento de hasta 315 kilómetros por hora y vientos sostenidos de más de 250. Dean tenía categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson.

Habrá que esperar a que amanezca para conocer los destrozos que haya provocado la enorme tormenta, alimentada durante días por su combustible, las aguas cálidas del Caribe, que en esta época del año alcanzan entre 27 y 30 grados. No obstante, en cuanto ha tocado tierra y ha dejado de recibir el alimento del agua cálida, se ha calmado un tanto, cayendo a la categoría 2, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Miami. No obstante, sigue azotando el Yucatán con vientos de 165 kilómetros por hora. Por la tarde, el ojo de Dean se encontraba a unos 150 kilómetros al oeste-noroeste de Chetumal y a 140 al sureste de la ciudad de Campeche, ya en el golfo de México, al otro lado de la península de Yucatán.

Pese a su debilitamiento, el Dean es el huracán más fuerte que amenaza el sur del Caribe mexicano en varias décadas y a su paso por República Dominicana, Haití y Jamaica, Dean ha dejado al menos 12 muertos.

El servicio mexicano de meteorología sostiene que el Dean puede causar mareas de hasta cinco metros con olas de más de 10 metros de altura. Las autoridades temen que las fuertes lluvias y mareas inunden zonas situadas bajo el nivel del mar, de donde las poblaciones han sido evacuadas: unas 20.000 personas de estas zonas han sido trasladadas a Chetumal, donde se ha establecido el toque de queda y se ha cortado la electricidad, así como los aeropuertos y los demás accesos.

Toda la costa de Belice así como el este de la península de Yucatán, en México, hasta Cancún permanecen en estado de alerta por el fenómeno. Las autoridades deben permanecer en alerta en las próximas 36 horas entre Veracruz y Tampico, según los expertos del CNH estadounidense.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

El fenómeno no provocó víctimas en México.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.