SOCIEDAD › POR SUS DECLARACIONES SOBRE LOS CARTONEROS

Todos apuntan contra Macri

El empresario prometió “meter presos” a los cartoneros porque “se roban la basura” de la calle. Desde diversos sectores criticaron su “desconocimiento de la emergencia social”.

Para el empresario Mauricio Macri, candidato a jefe de Gobierno porteño por un sector el justicialismo, la ciudad de Buenos Aires está inundada de miles de delincuentes que todos los días “se roban la basura” que la gente saca a la vereda. “Los vamos a sacar de la calle”, prometió el candidato, en referencia a los cartoneros, en su mayoría desempleados que tienen en la recolección su única fuente de sustento. Y amenazó con “meter presos” a quienes no se allanen a su política de “higiene urbana”. Las afirmaciones despertaron duras críticas tanto en el gobierno porteño como en la oposición. “Homologar a los cartoneros con delincuentes revela un desconocimiento inaceptable de la emergencia social que se vive en la ciudad”, dijo el secretario de Medio Ambiente, Eduardo Epszteyn. “Para sacarlos de la calle seguramente va a usar la ordenanza de Cacciatore que le permitió a Manliba (una empresa de Macri) ser la adjudicataria exclusiva de la recolección de residuos en la ciudad”, replicó el diputado peronista Eduardo Valdés, promotor del debate en la Legislatura sobre reciclado de residuos.
Macri, candidato de su Partido por el Trabajo y la Equidad, siempre ha sido miembro del jet set menemista. Ayer, en un reportaje publicado por el diario La Nación, salió con los tapones de punta contra los cartoneros que trabajan en la ciudad, adhiriendo a la política de “limpieza urbana” esbozada por otro menemista, el secretario de Turismo y Deportes, Daniel Scioli. “Los cartoneros tienen una actitud delictiva porque se roban la basura, Además, no pagan impuestos”, sentenció Macri. “Es tan delito robar la basura como robar a un señor en la esquina”, agregó.
Macri parece referirse a la ordenanza 33.581, sancionada en 1977, durante la intendencia de facto de Osvaldo Cacciatore, que prohíbe la manipulación de residuos a toda persona ajena a las empresas recolectoras. Esa prohibición podría constituir, en todo caso, una falta municipal, pero nunca un delito, ya que la figura no está incorporada al Código Penal.
Las declaraciones del empresario apuntan indirectamente contra el plan que se apresta a lanzar el gobierno de Aníbal Ibarra para promover la separación domiciliaria de residuos en orgánicos e inorgánicos (o reciclables), como una manera de evitar que los cartoneros abran las bolsas y hagan la clasificación en la vía pública.
Epszteyn, secretario de Medio Ambiente y mentor de la iniciativa oficial, calificó las declaraciones del candidato como “desafortunadas y desequilibradas”. “Si piensa que va a resolver el problema metiendo presos a los cartoneros, tiene una gran confusión”, dijo el funcionario a Página/12. “Venimos hablando del tema, desde hace meses, con el gremio de los porteros, los Administradores de Consorcios y la Cámara de Supermercados, y hemos encontrado en ellos mayor equilibrio y solidaridad social que en este candidato”, agregó.
El titular del Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Ciudad, Néstor Vicente, también condenó la declaración de principios de Macri. “Tildar a los cartoneros de ladrones es una barbaridad –dijo–. Justamente hay que tener dignidad para hacer estas tareas y no dedicarse a robar.” El Ente está motorizando una experiencia piloto en el barrio de Villa Luro, junto con una cooperativa de cartoneros, para recolectar material reciclable con la colaboración de los vecinos.
Otro dirigente preocupado por la situación de los recolectores informales es el diputado Eduardo Valdés, promotor de una demanda judicial para declarar inconstitucional la ordenanza de Cacciatore. “El ejército de personas que hoy andan por la ciudad hurgando en los residuos eran en su mayoría albañiles, gastronómicos o textiles, hasta hace unos meses, y lo que ellos ambicionan es volver al oficio anterior. Esa es la solución que debía proponer el ingeniero Macri, en lugar de amenazar con meterlos presos”, dijo Valdés.
El legislador peronista también se suma a la legión de quienes proponen la separación domiciliaria de residuos. Al igual que la Secretaría de Medio Ambiente y el Ente de la Ciudad, impulsa la organización de loscartoneros en cooperativas, para ordenar la actividad. Una figura no contemplada por Macri para el “negocio millonario” de la basura.

Compartir: 

Twitter
 

Para Macri, la solución para la crisis de la basura es encarcelar a los cartoneros.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.