SOCIEDAD › EN EL ’98, OTRO CHICO FUE CHUPADO POR EL AGUA

“Fue tragado por el remolino”

La tragedia de los jóvenes ahogados en las alcantarillas de Belgrano puede llamar la atención por sus características, pero no por novedosa. El 13 de diciembre de 1998, un chico de 18 años murió de la misma manera, ahogado, cuando el agua se lo tragó en una boca de tormenta destapada sobre la Avenida del Libertador. La ciudad de Buenos Aires debió indemnizar por orden de la Justicia a la familia de la víctima con más de 300 mil pesos, tras un fallo absolutorio en primera instancia.

La muerte de los tres jóvenes, durante la madrugada de ayer, se dio en la misma época del año que su antecedente. Aquella madrugada de domingo de 1998, César Di Spalatro, de 18 años, volvía a su casa en auto junto a sus amigos, en medio de una ciudad inundada y paralizada por un vendaval. Su Ford Sierra soportó el agua hasta la esquina de Libertador y Agote, donde se detuvo. Ante esto, se arremangó los pantalones y se bajó a empujarlo, pero la inundación no lo dejó ver una alcantarilla destapada.

Cuando llegó a la parte trasera del vehículo, el agua que desembocaba en una boca de tormenta tapada por el torrente lo arrastró hacia abajo y se lo llevó, ante la mirada de sus amigos. La fuerza de la corriente lo llevó por el sistema hidráulico hasta la desembocadura, en el arroyo Ugarteche.

“César se bajó del lado derecho, dio tres pasos y, al aferrarse al paragolpes para levantar el auto, un remolino de agua se lo tragó en cuestión de segundos”, contó en aquella oportunidad una chica de 17 años que viajaba con la víctima. Otro de los amigos salvó su vida “porque se agarró del paragolpes trasero” y logró aguantar colgado hasta que llegaron los bomberos, agregó en ese momento la joven.

Tras más de 48 horas de infructuosa búsqueda de los buzos tácticos, Prefectura Naval logró descubrir el cuerpo de César flotando en el Río de la Plata, a 80 metros de la costa. Fue a la altura del arroyo Ugarteche, en Costanera Norte y Salguero. El cuerpo fue trasladado a la Morgue Judicial, donde sus familiares lo reconocieron.

La familia Di Spalatro demandó por un millón 970 mil pesos a la Ciudad de Buenos Aires por la muerte de César. En primera instancia, un juez correccional archivó en 1999 la causa por considerar que se trató de una muerte por accidente, sin culpables ni responsabilidad social.

Los Di Spalatro apelaron la decisión y, cuatro años después, en octubre de 2004, la Cámara Civil revirtió ese fallo y ordenó al gobierno porteño indemnizar a los padres del joven por más de 300 mil pesos.

En el fallo de aquel momento, el tribunal civil fundamentó textualmente que “pesa sobre el gobierno porteño el deber de controlar que la vía pública permanezca en condiciones tales que las personas pueden transitar sin peligro, pues el Estado no puede desentenderse de la salud, salubridad y seguridad de sus habitantes”.

Durante los días posteriores a la muerte de César Di Spalatro, el gobierno porteño trató el tema como “una fatalidad”, y responsabilizó de la muerte al Servicio Meteorológico, por no haber alertado en tiempo y forma sobre la intensidad que tendría la tormenta.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice
  • TRES JOVENES AHOGADOS Y UNO DESAPARECIDO ARRASTRADOS EN UNA ALCANTARILLA
    Morir a dos metros debajo de la avenida

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.