cash

Domingo, 7 de julio de 2013

La Casita Feliz

 Por Javier Lewkowicz

En su primer año de funcionamiento, el Pro.Cre.Ar ya otorgó un 50 por ciento más de créditos a la vivienda que todo el sistema financiero en 2011. Hasta ahora suman 30.650 obras de construcción en terreno propio, que suponen préstamos por un total de 8171 millones de pesos. Además, hay otras 57.150 personas que ya comenzaron su gestión del crédito en las sucursales del Banco Hipotecario de todo el país, y 35.200 que salieron sorteadas y están a la espera del primer encuentro. En total, son 123 mil familias. Según anticipó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la intención es llegar a fin de año a las 85 mil viviendas en construcción con fondos del plan. El equipo económico también calculó el impacto positivo del programa en el crecimiento del PBI, de los sectores involucrados, el empleo y la recaudación fiscal. Además de la evolución esperada de esas variables, Cash dialogó con cinco beneficiarios que relatan su historia de vida y la experiencia con el crédito Pro.Cre.Ar (ver aparte).

En el trabajo “Vivienda, déficit habitacional y políticas sectoriales”, la economista Lorena Putero compara los datos habitacionales de los últimos dos censos, de 2001 y 2010. En un contexto de inédito crecimiento de la economía y el empleo, los propietarios de viviendas bajaron de 70,6 a 67,7 por ciento, mientras que los inquilinos subieron del 11,1 a 16,1 por ciento, lo que refleja la dificultad para acceder a la vivienda propia. En cambio, se verificó una mejora en la porción de hogares con viviendas en condiciones aptas, del 78,3 al 82,4 por ciento. Sin embargo, un 17,6 por ciento del total, más de 2 millones de hogares, continúan con problemas. De ese porcentaje, casi el 80 por ciento requiere refacciones.

El Pro.Cre.Ar es una respuesta a la demanda de crédito hipotecario de parte de los sectores medios y medio-bajos. El programa ya mejoró el pobrísimo desempeño que hasta ahora venían mostrando los bancos en esa materia. Según datos de la cartera económica, la incidencia de los créditos hipotecarios en el financiamiento al sector privado bajó desde 2003 de 37,0 a 10,8 por ciento. Un reciente informe de la consultora especializada Reporte Inmobiliario muestra que en relación al PBI, el crédito para la vivienda en el país fue en 2011 inferior al 2,0 por ciento, cuando en Uruguay llegó casi al 4,0, en Brasil al 4,1, Perú 4,4 y Chile, 17,0 por ciento. Las economías desarrolladas, en tanto, muestran valores que superan el 75 por ciento.

En 2011 se otorgaron cerca de 20.000 créditos hipotecarios en todo el país a través del sistema bancario, de los cuales casi el 70 por ciento se canalizó a través de la banca pública. La tasa de interés promedio fue del 20 por ciento y con plazos de reembolso de entre 12 y 15 años. Desde su lanzamiento, hace un año, el Pro.Cre.Ar otorgó 30.650 préstamos para la línea con terreno propio. Por otro lado, se realizaron cuatro llamados a concurso para el desarrollo de 112 desarrollos urbanísticos en todo el país, que prevén la construcción de 33.133 casas más. Los proyectos de la primera convocatoria ya se encuentran en proceso de construcción, los de la segunda ya fueron adjudicados a las empresas constructoras y la tercera y cuarta están en proceso de concurso. La intención es llegar a las 400 mil viviendas en cuatro años.

Datos del Banco Hipotecario muestran que el 42 por ciento de los créditos del Pro.Cre.Ar fueron obtenidos por familias de ingreso total entre 5 y 10 mil pesos, el 25 por ciento hasta 5 mil pesos, el 23 por ciento entre 10 y 15 mil pesos y el 10 por ciento entre 15 y 20 mil pesos. Son créditos de hasta 350 mil pesos con una relación cuota-ingreso que no puede superar el 40 por ciento y un plazo de devolución de entre 20 y 30 años.

El financiamiento del plan, que exigió el año pasado 3500 millones de pesos y se estima que este año requerirá 21 mil millones de pesos, está a cargo de un fideicomiso que tiene aportes del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses y del Tesoro Nacional. La Subsecretaría de Política Económica a cargo de Axel Kicillof calculó en base a los datos de la Matriz Insumo-Producto (MIP) que la inversión realizada por Pro.Cre.Ar en 2012-2013 aportará el equivalente a algo más de un punto porcentual adicional de crecimiento del PIB en términos reales. Hasta ahora, por ejemplo, del crecimiento en la demanda de cemento, de 6,9 por ciento entre enero y mayo, 4,8 puntos porcentuales responden al impulso del plan.

A nivel desagregado, el impacto total de la inversión sobre la construcción sería de 8,3 por ciento, seguido por explotación de minas y canteras (2,3), industria manufacturera (1,0), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (0,7), comercio mayorista y minorista y reparaciones (0,6) e intermediación financiera (0,6 por ciento). El incremento de la actividad económica generará, según el Gobierno, una masa de recaudación adicional de 10.205 millones de pesos. El Pro.Cre.Ar desde mediados de 2012 hasta fines de este año permitiría crear 68 mil nuevos puestos de trabajo, 50 mil en forma directa y 18 mil indirectos.

Por otro lado, la incorporación de terrenos que permanecían sin uso, tanto por el lado de los privados como a partir de la construcción de viviendas en tierras fiscales, implica un incremento de la oferta de suelo urbano, lo que puede mejorar las condiciones de accesibilidad general a la vivienda

Compartir: 

Twitter
 

Viviendas

Construcción

-En su primer año de funcionamiento, el Pro.Cre.Ar ya otorgó un 50 por ciento más de créditos a la vivienda que todo el sistema financiero en 2011.

-Hasta ahora suman 30.650 obras de construcción en terreno propio, que suponen préstamos por un total de 8171 millones de pesos.

-Además, hay otras 57.150 personas que ya comenzaron su gestión del crédito en las sucursales del Banco Hipotecario de todo el país.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.