cash

Domingo, 15 de junio de 2003

AGRO

Batalla entre frigoríficos

Pelea por la distribución de la cuota Hilton

Por Susana Díaz

Esta semana el Senasa dio a conocer la lista de frigoríficos habilitados para exportar carne bovina al exigente mercado de la Unión Europea. La “sorpresa” del nuevo listado fue que 17 frigoríficos quedaron excluidos de la redituable cuota Hilton, presuntamente por razones sanitarias. Los establecimientos eliminados del negocio participaban con 7.500 toneladas sobre los 28.000 del total de la cuota. A su vez se sumaron 11 nuevos establecimientos que participarán de 2.500 toneladas. Algunas de estas nuevas plantas son frigoríficos adquiridos por las firmas más importantes del país, como el ex Vizental, de Entre Ríos, que pertenece a Swift, o Nelson, de Santa Fe, que fue comprado por Finexcor. En otras palabras, “quedarán” para repartir al menos 5.000 toneladas. Puesto que se trata de cortes de la más alta calidad, cuyo valor por kilo oscila entre los 7 y los 7,5 dólares (téngase en cuenta que se trata de los valores pagados en Europa, superiores a los del mercado interno), de ello se deduce que están en juego exportaciones por cerca de 38 millones de dólares. Y si bien todavía no está definido quién se llevará este excedente de la cuota, los analistas del sector descuentan que los beneficiados estarán entre las grandes empresas del sector.
El 55 por ciento del mercado de exportación de carne está concentrado en cinco empresas –Swift Armour, Quickfood, Friar, Finexcor y Gorina–, si se incluyen las primeras diez empresas, la participación llega al 77 por ciento del mercado.
Según dijo a Cash Miguel Schiariti, titular de Ciccra, una de las cámaras de la industria cárnica, “la gestión del titular del Senasa, Bernardo Cané, se ha caracterizado por apuntalar al oligopolio exportador”. Para el dirigente, el argumento sanitario esgrimido por el Senasa “es una excusa”. “La resolución que habilitó a excluir frigoríficos fue tomada en enero, cuando estábamos todos de vacaciones y sólo había 10 días para recurrirla” explicó. En la artículo primero de dicha resolución se establece que las inspecciones para habilitar las exportaciones de carne bovina “sólo se realizan una vez al año”, en febrero, mientras que para las restantes carnes es cada dos meses, “una asimetría injustificada”. A esto se agregan “algunos procedimientos oscuros”, como haber eliminado de las inspecciones “la tradicional recomendación final que los auditores hacían al Frigorífico, facultad que ahora se centralizada en el Senasa”, destacó. “Las razones del Senasa no son técnicas, sino de otra naturaleza”, concluyó Schiariti.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.