espectaculos

Sábado, 22 de marzo de 2014

CHICOS › FIESTA EN LA CALLE, ARTE PARA CHICOS

Un árbol para aprender jugando

 Por María Luz Carmona

“La educación a través del arte es tan importante como la enseñanza formal. Tendrían que darse a la par porque nos ayudan a expresarnos y a ser mejores personas. A través del arte podemos educar de manera libre y divertida.” Con esa idea como motor de acción, un grupo de artistas y educadores dará lugar a una jornada cultural llamada Fiesta en la calle, arte para chicos, un encuentro gratuito y para toda la familia. Se trata de una invitación a sumergirse en las artes plásticas y los juegos a través de distintos talleres de pintura, dibujo y actividades recreativas al aire libre. La cita se realizará a partir de las 17, en la vereda de la Escuela Integral de Arte para Niños, de la Fundación Esteban Lisa (Rocamora 4555).

Tachos de pintura, pinceles, brochas, atriles, lienzos, pero también tubos de cartón, retazos de telas y hojas formarán parte del material para la creación artística de los chicos. El eje estará puesto en la construcción colectiva de un árbol gigante. Para eso, habrá tres talleres: en uno de ellos, se confeccionarán las raíces; en el segundo, el tronco; y en el último, las ramas que forman la copa del árbol. La idea es que todos los chicos participen de todas las instancias creativas. Y que, entre todos, se construya una obra de arte final. “Pensamos en un árbol porque es necesario para la vida: nos da oxígeno y nos protege. También nos parece interesante trabajar con la naturaleza. Y con el reciclado de materiales de descarte, para transformarlos en arte. La figura del árbol es muy importante, porque está en la calle, a la vista de todos”, cuenta a Página/12 Yanina Fischer, organizadora del encuentro y coordinadora de la Escuela Integral de Arte para Chicos.

La actividad, auspiciada por el Fondo Nacional de las Artes (FNA), se realiza desde 2008 con una gran convocatoria y, según cuentan los organizadores, el año pasado participaron más de 300 chicos con sus familias. “Es una verdadera fiesta. Se ve a todos los chicos jugando y creando en la calle y muchos colores en movimiento”, cuenta Fischer, entusiasmada. Pero no sólo se trata de artes plásticas y juegos, sino que también hay un mensaje ecológico y de cuidado del medio ambiente. Este año se les entregará a los chicos tierra y semillas para que sean depositados donde quieran: un jardín propio o ajeno, una maceta, una vereda, una plaza o un parque. “Cada uno traerá un poco de tierra o arcilla y semillas de calabaza o morrón o lo que tengan ganas de compartir. Y los chicos se encargarán de sembrarlas donde más les guste”, explica la coordinadora.

“Nos parece que la calle es un espacio a recuperar para el juego, para la diversión y la creación. Está bueno poder rescatar este lugar que es básico para la educación de los chicos. Esta actividad nos ayuda a vincularnos con los vecinos. Ese es el espíritu”, concluye Ariel Zylberberg, director de la fundación creada en 1986 por discípulos del pintor y pedagogo Esteban Lisa.

Compartir: 

Twitter
 

La actividad se suspende en caso de lluvia y pasa al sábado 29.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.