espectaculos

Miércoles, 25 de febrero de 2009

PRIMERA BIENAL DE FLAMENCO BUENOS AIRES ’09

Un abrazo que llega desde Granada

El encuentro se desarrolla durante toda la semana en distintas sedes porteñas. Hasta el domingo habrá danza, música, fotografía, cine, talleres y un final con el notable cantaor Enrique Morente, en un espectáculo gratuito y al aire libre en la Avenida de Mayo.

 Por Alina Mazzaferro

Buenos Aires se ha vestido de rojo pasión para recibir a Granada y contagiarse de su espíritu andaluz, rememorar sus coplas, su poesía y sus bailes, y fundirse con su invitada en un abrazo flamenco. Porque durante toda esta semana se realiza la Primera Bienal de Flamenco Buenos Aires ’09, que reunirá a artistas españoles y argentinos en una programación que tendrá lugar en el Teatro Presidente Alvear, el Centro Cultural San Martín y el circuito de bares notables de la ciudad (ver recuadro), algunos de ellos testigos del paso del poeta granadino Federico García Lorca. Danza, música, fotografía, cine, talleres y un final a todo trapo, con el cantaor español Enrique Morente –presentado como el número uno del cante flamenco– en un espectáculo gratuito y al aire libre en la Avenida de Mayo.

Organizada por el Ministerio de Cultura porteño junto con la Embajada española, la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior de España y la Junta de Andalucía, esta Bienal le otorga por primera vez un espacio oficial a la comunidad de artistas argentinos dedicados al flamenco, que desde hace rato se han ganado un lugar propio dentro del campo artístico porteño. De hecho, en la inauguración del día lunes, la vicejefa de Gobierno de la Ciudad, Gabriela Michetti –que compartió el escenario con el ministro de Cultura, Hernán Lombardi; el embajador de España, Rafael Estrella; el director de Música del Ministerio de Cultura y Organizador de la Bienal, Diego Rivarola; la subsecretaria de Cultura de la Ciudad, Josefina Delgado; el cantaor Enrique Morente y el fotógrafo colombiano Ruven Afanador– reconoció que no se trataba de “plantar una semilla”, sino de recoger los frutos de lo que hace tiempo había sido cosechado.

“Pensamos que del mismo modo en que, en Granada, desde hace veintiún años el tango abraza a una de las grandes ciudades del flamenco, la ciudad del tango se merecía también un despliegue como el que tendremos a lo largo de esta semana. Y no era traer el flamenco a tierra baldía: aquí el flamenco tiene unas raíces muy profundas”, aseguró el embajador español. “En 1914, uno de los grandes –que sólo tiene repetición en la historia con la figura actual de Enrique Morente—, don Antonio Chacón, triunfaba en esta ciudad en el Teatro San Martín”, recordó. Y a continuación enumeró lo que, en esta oportunidad, España ha venido a ofrecer: “Hoy traemos la imagen del flamenco, a través de esa mirada trasgresora del fotógrafo Ruven Afanador -–que me recuerda a Goya y a Picasso– y la mirada purista, por un lado, pero también revolucionaria e innovadora –al igual que la de don Chacón y la del propio Pablo Picasso– de Enrique Morente. También traemos un espectáculo maravilloso, Mujeres, cuyo director, Mario Maya, un gran artista y amigo, murió hace unos meses, pero nos ha dejado su herencia en estas tres grandes bailaoras de las que van a disfrutar todos (Merche Esmeralda, Belén Maya y Rocío Molina)”.

Morente, por su parte, se mostró extasiado de poder alojarse en el mismo hotel donde una vez se hospedó García Lorca –el Castelar– y de recorrer los recodos de esta ciudad donde alguna vez estuvieron sus compatriotas: “Hice una visita a la casa donde murió, donde dejó el último suspiro, el genial músico flamenco Manuel de Falla. Fue una gran emoción ver los lugares por donde pasaron grandes artistas, como García Lorca y De Falla.” No sólo expresó sus simpatías hacia la metrópoli porteña sino también hacia su música: el tango. Confesó que a este último lo sentía como propio porque lo había escuchado desde niño y que para él “no hay arte que sea exclusivo de un pueblo, menos entre Argentina y España”.

A continuación, Morente se dispuso a cantar una letrilla dedicada a Picasso, dejando al público con ganas de ir a buscar más coplillas flamencas en el show que brindará el sábado próximo a las 21 en un escenario al aire libre que será dispuesto en Avenida de Mayo y Perú. Pero, en realidad, este espectáculo –que lleva el nombre de Omega– es el menos ortodoxo de toda la carrera de Morente. Más bien es todo lo contrario: en esta oportunidad, el cantaor se ha reunido con la banda de rock granadina Lagartija Nick para brindar un show contemporáneo, inspirado en textos de García Lorca y Leonard Cohen, en el que la tradición flamenca se mezcla con el rock. Aun así, para los puristas del flamenco habrá cante profundo a la vieja usanza, tan sólo acompañado por palmas o por las guitarras de David Cerraduela y Juan José Suárez.

La Bienal se completa con talleres de cante (a cargo de Emilio Florido), de guitarra (Paco Cruz), de cajón (Sergio Martínez) y de baile (Manuel Liñan); proyecciones de films gratuitas; espectáculos en los bares La Clac, Iberia, Avila, Los 36 Billares, Café Tortoni, Cantares, Clásica y Moderna y la confitería del Hotel Castelar (todos gratuitos, salvo la cena-show en el Avila), y la muestra fotográfica Mil Besos de Afanador. La jornada que se inició con un abrazo entre España y Argentina finalizó prometiendo más pasión para el resto de la semana: el propio Lombardi imaginó “mil besos entre Buenos Aires y Granada, mil besos entre el tango y el flamenco, mil besos entre una historia común y un futuro compartido”.

Compartir: 

Twitter
 

“No hay arte que sea exclusivo de un pueblo”, dijo Morente.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.