espectaculos

Jueves, 13 de junio de 2013

MUSICA › LA ORQUESTA ESCUELA DE TANGO EMILIO BALCARCE CORRE PELIGRO DE DESAPARECER

La mala idea de recortar el semillero

La Dirección General de Promoción Cultural del gobierno porteño decidió quitarle el presupuesto a esta agrupación por la que ya han pasado más de 250 músicos. Guillermo González Heredia, el funcionario que tomó la decisión, no dio explicaciones por la medida.

 Por Cristian Vitale

Recortar, a ojos de liberal promedio, es un axioma. Nunca se explicita para qué o en beneficio de quiénes, pero la tijera pasa indefectiblemente y, en general, tiene su epicentro en los ejes sobre los que gira el digno caballito de batalla de sus contras: la justicia social. Y ese recorte puede ser, claro, en los fondos para la cultura popular. En este caso, el tango. Ocurre que, a instancias de la Dirección General de Promoción Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Guillermo González Heredia, la Orquesta Escuela de Tango Emilio Balcarce podría desaparecer si es que alguien no toma cartas serias en el asunto. ¿La razón? Típica: quita o esfume de presupuesto. “El tango de la ciudad de Buenos Aires vive un momento de enorme preocupación. Tras catorce años de labor pedagógica, la querida y prestigiosa Orquesta Escuela de Tango Emilio Balcarce puede desaparecer ya que la Dirección General de Promoción Cultural decidió quitarle su presupuesto”, reza un petitorio gestado desde la asociación civil sin fines de lucro Tango Vía, que circula por las redes sociales y que ha generado un enorme agite en el seno activo de la patria tanguera.

Lo que el gobierno porteño necesita recortar es un programa educativo que, vigente desde el año cero del siglo XXI, se ocupa de formar músicos de tango. Una especie de semillero del 2x4, por el que ya han pasado más de 250 músicos argentinos y algunos extranjeros, y que mucho tiene que ver con el renacer del género tras décadas de estancamiento. “Hoy sufrimos la administración más ineficiente y desidiosa que hayamos conocido. González Heredia le quitó el presupuesto a la orquesta sin dar explicaciones e ignorando nuestros pedidos de reunión”, se sostiene en el comunicado, que echó a rodar Tango Vía, organización creada por el contrabajista Ignacio Varchausky, con el fin de preservar, difundir y desarrollar la cultura del tango. “Y esta noticia ocurre mientras se publica en varios matutinos y canales televisivos la apertura en Nueva York de una casa de tango de alta gama, de capitales argentinos que buscan dólares explícitamente”, apunta, certero, Germán Marcos, conductor del programa Fractura expuesta y organizador del Festival de Tango Independiente.

El campo de lucha está planteado y el resorte que los defensores de la Balcarce encontraron fue interpelar a otro funcionario de la gestión Macri: el ministro de Cultura, Hernán Lombardi. “Los asistentes del ministro me dijeron que él me iba a recibir, que iba a estar todo bien, y estamos esperando una reunión. La verdad es que si no logramos pronto una solución concreta, deberemos dar por concluido este valioso ciclo, ya que es imposible seguir adelante con nuestro trabajo sin los recursos necesarios”, dijo Varchausky a Página/12, sobre una reunión que podría suceder el próximo lunes. El potencial cierre de la escuela coincide, al cabo, con una política de vaciamiento cultural que se reproduce en otros problemas que tienen las orquestas juveniles porteñas, en la clausura de espacios y en los diversos inconvenientes que tienen año a año los distintos festivales independientes que se realizan en la ciudad.

Ideada por Varchausky (también fundador de la Orquesta El Arranque), la Balcarce es una iniciativa pedagógica que depende del Ministerio de Cultura porteño y propicia la reunión de distintas generaciones de músicos, con el fin de que el legado de los grandes maestros del género llegue aceitada y concretamente a las nuevas generaciones. La herramienta pedagógica radica en un banco de partituras que cuenta con más de 700 arreglos originales para orquesta típica, y más de 600 para bandoneón solo. Y, claro, con sus transmisores: el mismo Varchausky en la dirección artística más Germán Martínez (profesor de piano), Patricio Cotella (contrabajo), Guillermo Rubino (violín) y Ramiro Boero (bandoneón), guías de un semillero del cual han emergido durante lo que va del siglo músicos que hoy tienen su espacio profesional dentro del género: Diego Schissi, Abel Rogantini, Daniel Godfrid, Alejandro Guerschberg, Santiago Segret y Osiris Rodríguez, por nombrar algunos.

La Orquesta fue dirigida durante los primeros siete años por su musa principal (Emilio Balcarce) y luego de su retiro, en 2007, pasó a ser dirigida por Néstor Marconi durante cuatro años, hasta que en 2011 tomó las riendas Víctor Lavallén, encargado de formar la decimosegunda camada de la Orquesta, durante el año que corre. En ocasiones puntuales –conciertos internacionales y regionales para presentar las promociones– también la han dirigido Néstor Marconi, José Libertella, Julián Plaza, Atilio Stampone, Raúl Garello, Luis Stazo, Leopoldo Federico, José Colángelo y Roberto Alvarez, entre otros maestros, con quienes los jóvenes tangueros han podido interactuar, dado el marco inclusivo de la orquesta.

Compartir: 

Twitter
 

La Orquesta Escuela el día de la despedida del prócer tanguero al que le debe su nombre.
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.