espectaculos

Jueves, 20 de diciembre de 2007

MUSICA › JOSE PALAZZO Y LA EDICION 2008 DE COSQUIN ROCK

“Quería descansar, pero era un crimen parar el festival”

El empresario negocia la venida de Deep Purple y busca a Los Piojos. Divididos y Callejeros están descartados. El número fuerte hasta hoy es Suicidal Tendencies.

 Por Cristian Vitale

“Me quería tomar varios años sabáticos porque estoy cansado, pero muchos músicos, productores y managers me dijeron que les parecía un crimen interrumpir el festival”, dijo José Palazzo, cara visible de Nueva Tribu –la productora que organiza el Cosquín Rock– al anunciar formalmente una nueva edición, la octava, que se llevará a cabo entre el 8 y el 10 de febrero en la comuna de San Roque. “Fue muy difícil para nosotros tomar la decisión de seguir haciéndolo, porque hay que invertir mucho esfuerzo en montar la infraestructura, pero por suerte hubo gente que se ofreció para colaborar y eso me ayudó a cambiar de idea. Delegué muchas tareas”, extendió para todo el país, sin moverse de su Córdoba natal. Es que el anuncio se hizo mediante una videoconferencia en la cual participaron periodistas de rock de casi todos los rincones del mapa, que saciaron –en poco menos de una hora– todas las dudas que había generado el festival de rock más importante del interior. Lo que hay que saber, en principio, es que Palazzo tiene entre ceja y ceja a Deep Purple como banda de cierre, que todavía está negociando la presencia de Los Piojos, que uno de los números fuertes será la banda trash californiana Suicidal Tendencies y que, contrariamente a lo que se venía especulando, Divididos no será de la partida. “Ellos le van a hacer un homenaje a Atahualpa Yupanqui en la Próspero Molina y no van a venir. Es una ausencia que lamento, tanto como la de Skay”, sostuvo.

La conferencia virtual, llamativa, singular y algo desordenada –Palazzo tuvo que contestar varias veces las mismas preguntas a quienes ingresaban tarde a la sala de chat–, se entrecortó varias veces. Por ejemplo, cuando se le preguntó por la presencia de Callejeros, la banda que generó la gran polémica de la edición anterior. “Este año no van a tocar”, informó. “Tengo entendido que tienen otros compromisos. Igual, sigo teniendo una buena relación con ellos. Los veo bastante seguido.” Sí va a estar –por primera vez en Cosquín– el grupo que teloneó a Callejeros el día de la tragedia en Cromañón: Ojos Locos. Será uno de los números del sábado 9 en el escenario principal, donde también están confirmados los toques de Gardelitos, Jóvenes Pordioseros, Intoxicados, Las Pelotas, Ratones Paranoicos, Pier y El Bordo. “Tal vez sea el último Cosquín... no sé”, expresó el organizador, algo escéptico. El mismo sábado, en el escenario punk, se presentarán 2 Minutos, Cadena Perpetua, Los Violadores, Flema, Bulldog y Herederos.

Con una puesta que se supone similar a la edición anterior (tres escenarios, carpas para conferencias y debates, gastronomía variopinta, discoteca ambulante), un dato singular será la incorporación de una pantalla gigante, cuyo fin es estrenar Luca –el notable documental de Rodrigo Espina sobre el creador de Sumo– en el interior del país. “Habrá charlas con la UMI sobre la Ley del Músico y también estamos en contacto con gente especializada para que hable sobre medio ambiente y salud. La idea es tratar de concientizar sobre estos temas, sin aburrir”, informó Palazzo. Los números fuertes del día de apertura también están asegurados. Además de Suicidal Tendencies, la grilla contempla a La Vela Puerca, Attaque 77, Arbol, Catupecu Machu, Los Cafres, Carajo, los mexicanos Kinky y Todos Tus Muertos. Y en el escenario heavy figura la flor y nata del género: Almafuerte, Horcas, O’Connor, Tren Loco y Lethal, entre otros. Para el día del epílogo –el domingo– falta confirmar la presencia de Deep Purple –u otra “banda sorpresa”–, pero ya están anotados León Gieco, Kapanga, Los Pericos, Viticus, Botafogo y Lovorne, más el plus reggae con Nonpalidece, Resistencia Suburbana, Dancing Mood, Fidel Nadal, Riddim y La Coca Fernández.

“No hay grandes diferencias respecto de la edición anterior, excepto la polémica que generó la presencia de Callejeros”, redundó Palazzo. También anunció un acuerdo con PopArt, que contempla la grabación de un DVD y un documental con escenas de las ocho ediciones. “Cosquín es una cantera de anécdotas. Cada uno que estuvo en alguna de sus ediciones, seguramente tiene una historia para contar. Yo no sé si se han procreado chicos, que hoy podrían estar presentes entre el público... han pasado cosas alucinantes.” La organización espera poblar el inmenso predio de ocho hectáreas –entre el lago y la montaña– con unas 80 mil personas. Tal vez de esa pretensión derive el precio ¿accesible? de la entrada (35 pesos por día y 90 el abono para los tres) y las gestiones con empresas de transporte para lograr un traslado más dinámico desde los centros urbanos más cercanos. “Si bien nuestras pretensiones artísticas no pueden ser satisfechas por falta de presupuesto, tratamos de generar lo mejor: mil personas trabajando, muchas bandas de peso e infraestructura acorde. Lástima que es una fecha brava para traer artistas internacionales, porque no podemos aprovechar ninguna gira”, se lamentó el productor, en cámara rápida. Ultimo giro: alguien ironizó con el caso Divididos. ¿Si ellos tocan en el de folklore, por qué no podrían hacerlo Nati Pastorutti o Guarany en el de rock? La salida de Palazzo fue letal: “Guarany podría ser, pero a Nati creo que la empalan”.

Compartir: 

Twitter
 

“Cosquín es una cantera de anécdotas. Cada uno que estuvo tiene una historia para contar.”
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.