espectaculos

Martes, 21 de septiembre de 2010

CINE › SAN SEBASTIAN > JULIA ROBERTS SE LLEVO EL PREMIO DONOSTIA

Comer, rezar, amar, sonreír

La actriz de Mujer bonita aprovechó el galardón por su trayectoria para apoyar el estreno español de su nueva película.

 Por Horacio Bernades

Desde San Sebastián

“Premio DonostiUSA”, debería llamarse el Premio Donostia, que todos los años entrega el Festival de San Sebastián, en reconocimiento a la carrera... de un actor estadounidense. Robert Duvall, Sean Penn, Richard Gere y Meryl Streep lo recibieron en años recientes. Este año le tocó el turno a Julia Roberts, tal vez como modo de saludar su regreso al cine tras un breve ostracismo maternal. Que el premio representa también un apoyo al inminente estreno local de Comer, rezar, amar lo ratificó el hecho de que Mrs. Roberts diera la conferencia de prensa no a solas, sino flanqueada por el equipo entero de la película: a su lado se presentaron, en la sala de prensa del Kursaal los coprotagonistas de la película (Javier Bardem y Richard Jenkins), su director y su productora.

Con cabello oscuro recogido, saco negro levemente escotado y una sonrisa que de tan ancha parecía doblar en tamaño a la gigantesca pantalla del Kursaal, Roberts llegó con casi media hora de demora a la sala de prensa. En la sala abarrotada se destacaban los movileros de los programas de televisión locales estilo CQC, que aquí son toda una plaga. Uno hizo una referencia a que al título Comer, rezar, amar le faltaba Ir al baño, comentario que la Sra. Roberts prefirió ignorar. Otro ofreció alcanzarle una boina vasca como recuerdo, a lo que la pretty woman contestó que con las horas que le había llevado peinarse para la ocasión, no le sobraban ganas de andarse poniendo algo en la cabeza.

Más allá de esos entuertos, la ganadora del Oscar por Erin Brocovich y nominada en otras dos ocasiones se mostró relajada y de buen humor, permitiéndose algún chiste, como cuando amonestó a un periodista al que le sonó el celular, preguntándole si era su mamá que lo llamaba. Roberts dijo no sentirse encasillada en papeles de comedia, como si se tratara de la Doris Day contemporánea. “Creo haber hecho de todo, y en todos los géneros. Y pienso seguir haciéndolo”, anunció la estrella, que en los últimos años viene pausando su carrera. En línea con el humanismo hollywoodense de su película más reciente, Roberts abogó por “usar menos modos de comunicación a distancia, como el blog y el Twitter, y volver a mirarse a los ojos, cosa que trato de inculcarles a mis hijos”. Desde ya que adhirió también a la lucha ecologista, anunciando que su próxima película representará un regreso a la comedia. Se llama Larry Crowne, se estrenará en enero, se basa en un guión de Nia Vardalos (protagonista de Mi gran casamiento griego) y la escribió y codirigió Tom Hanks, que además será su partenaire. “Le agradezco la comparación”, le respondió luego al periodista que equiparó el carácter icónico de su gigantesca sonrisa con los ojos celestes de Paul Newman. “Es así, no sé, no es que la cuide como a un bien preciado, es algo que viene con uno...”, titubeó un poco, antes de entregar su mejor sonrisa y despedirse de los presentes.

Compartir: 

Twitter
 

El próximo film de Roberts será Larry Crowne, con Tom Hanks.
Imagen: EFE
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared