espectaculos

Sábado, 14 de noviembre de 2015

TELEVISION › EN MEDIO DE UN PANORAMA DE INCERTIDUMBRE EN LA PANTALLA CHICA

La ficción argentina quiere dar pelea

El Trece, Telefe y la TV Pública tienen proyectos propios en el género para 2016. Pero apenas se harán un lugar ente los magazines y programas de panelistas que seguirán copando la pantalla a fuerza de escándalos y bajos costos.

 Por Emanuel Respighi

La ficción argentina agoniza. El género por el que la TV local es históricamente reconocida en todo el mundo hace años que viene dando señales de alarma. Al desinterés de la industria, producto de los altos costos económicos que demandan ese tipo de producciones, se le sumó en el último tiempo la competencia que significa el nuevo y cada vez más extendido hábito de “ver la tele” a través de Internet, en continuado, compulsivamente, febrilmente, maratónicamente. El largo año de campaña contribuyó, además, a complejizar aún más la posibilidad de crear las condiciones idóneas para que la ficción pudiera desarrollarse. La política de fomento estatal a la ficción fue, probablemente, la única iniciativa que permitió mantener cierto volumen de producción en los últimos años. El cambio de gobierno aporta, como si fuera poco, un interrogante más sobre el futuro del género. La incertidumbre que envolvió la ficción en 2015 pareciera no disiparse de cara al año entrante, teniendo en cuenta los proyectos que los canales tienen actualmente en producción.

El año que se vivió en campaña no fue el mejor para la ficción local. A las pocas producciones del género producidas por la TV local se les añadieron las bajas audiencias, que nunca pudieron ni siquiera acercarse a las altas cifras de rating que sí alcanzaron las latas extranjeras que coparon el prime time. Fenómenos como Avenida Brasil y Las mil y una noches pusieron al descubierto que, más allá de los factores culturales exógenos, existen falencias propias de las ficciones locales a la hora de atrapar al público argentino. El verano que está a punto de comenzar parece que replicará el anterior: una vez que termine ShowMatch, El Trece se prepara para incluir en su prime time la novela turca Esposa joven, y Telefe hará lo propio con Sila, otro drama turco. El espacio de mayor encendido de la TV argentina, créase o no, los canales líderes lo disputan con latas de origen turco.

“Nada de lo que ocurre es casualidad”, afirma a Página/12 Pablo Culell, socio de Sebastián Ortega en Underground, la productora de ficción más importante del país junto a Pol-ka. “Uno no puede dejar de percibir cómo se va encausando el negocio televisivo, sobre todo el de la TV abierta. Cualquier productora argentina hoy tiene que tener la mirada puesta más allá del mercado local y de los límites de la pantalla tradicional. Hay que abrir el panorama para no trabajar únicamente para Argentina, porque es un mercado que en términos económicos se achica cada vez más. Encima, ahora también está la incertidumbre sobre cuál será la política cultural estatal para el 2016, más allá de quién se imponga en las elecciones presidenciales. El negocio televisivo cambió y hay que buscar la manera de insertarse en los nuevos hábitos culturales y en las necesidades del mundo”, subraya el productor de ficciones como Viudas e hijas del rock and roll e Historia de un clan, entre otras.

La realidad de la ficción

En este contexto de incertidumbre y cambios, la temporada próxima de ficciones se prepara con pocas certezas. 2016 no se caracterizará por ser un año plagado de ficciones. Apenas se harán un lugar ente los inefables magazines y programas de panelistas que seguirán copando la pantalla a fuerza de escándalos y costos bajos. La ficción de producción propia, entonces, será privilegió de unos pocos. Apenas El Trece, Telefe y la TV Pública tienen proyectos propios en el género.

La emisora que, a priori, posee hoy en día la mayor cantidad de proyectos ficcionales es Telefe. Haciéndose eco de las dificultades de la industria local y las demandas del mercado internacional, el canal que maneja artísticamente Tomás Yankelevich planificó una nueva estrategia. La idea de su director artístico es que ninguna de ellas supere en duración los 60/80 capítulos, con el objetivo de tener más variedad, evitar el amesetamiento de sus tramas y minimizar los riesgos de audiencia que implican las clásicas tiras diarias superiores a los 120 episodios. Una búsqueda a la que habrá que prestarle principal atención.

La primera ficción de Telefe será La leona, cuyo estreno está previsto para mediados de enero. Producida por El árbol, la compañía productora de El elegido, contará con el regreso a la pantalla chica de Pablo Echarri y Nancy Duplaá, pareja en la vida real. Ya habían trabajado juntos en Los buscas hace más de una década. La trama cuenta la recuperación de una fábrica a manos de sus trabajadores. Echarri encarna a Franco Uribe, un contratado del dueño de la textil que comanda Klaus Miller (Miguel Angel Solá) y en la que trabaja María Leone (Duplaá). De los intereses contrapuestos de María y Franco nacerá una relación tan visceral como explosiva. “La leona es, ante todo, una historia de amor. No sólo entre los protagonistas pertenecientes a diferentes mundos, sino de amor al barrio y a la familia de uno. También al trabajo, a su país y a su gente”, define Pablo Lago, uno de los autores de la ficción junto a Susana Cardozo (la dupla de Locas de amor y 1/2 falta, entre otros ciclos). Acompañan a Duplaá, Echarri y Solá un numeroso elenco, en el que se encuentran Susú Pecoraro, Esther Goris, Juan Gil Navarro, Dolores Fonzi, Peter Lanzani, Mónica Antonópulos, Ludovico de Santo, Martín Seefeld, Julia Carlvo, Lito Cruz, Pepe Soriano, Patricia Palmer, Diego Alonso y Marco Antonio Caponi.

De la mano de Underground, Telefe también tiene en carpeta Educando a Nina, una comedia familiar que marcará el debut protagónico en esa pantalla de Griselda Siciliani, acompañada por Esteban Lamothe y Diego Ramos. En la trama, Siciliani interpretará a dos hermanas muy diferentes entre sí, Nina y Mara; por esas cosas de la vida una de ellas tendrá que hacerse pasar por la otra. El estreno de Educando a Nina está previsto para fines de marzo. También para Telefe, Underground prepara Gigoló, una telenovela que protagonizará Ricardo “Chino” Darín, pero que recién tendría aire en el segundo semestre. Por su parte, Cris Morena volverá a la ficción con Eugenia “China” Suárez como protagonista, y con una historia que no apuntará al público juvenil. Pensando en el mercado internacional, intentando recuperar el lugar que la Argentina perdió en el género telenovela, Telefe también está coproduciendo con América TV de Perú el culebrón El regreso de Lucas, protagonizada por Ana María Orozco, la actriz mundialmente conocida por Betty, la fea. Filmada casi integramente en escenarios naturales, utilizando un estricto lenguaje neutro y con una realización en 4K, El regreso... apunta fundamentalmente a abrirse paso en la mayor cantidad posible de países, además de llegar a las tardes de la pantalla de Telefe.

En la vereda de enfrente, El Trece, apenas se encuentran en marcha dos proyectos de ficción, a cargo de Pol-ka. Los ricos no piden permiso es el nombre de la comedia familiar que reemplazará a Esperanza mía. Protagonizada por Luciano Castro, Luciano Cáceres, Araceli González, Gonzalo Heredia, Agustina Cherri, Leticia Brédice y Julieta Cardinali, la comedia contará una historia de amor y desencuentros entre personas de distinta clases sociales. A su vez, en materia de unitarios, se supo que Adrián Suar volverá a la pantalla chica con Silencios de familia, en una comedia semanal en la que el director artístico de El Trece compartirá cartel con Julieta Díaz y Florencia Bertotti. Escrita por Javier Daulte (Para vestir santos, Tiempos compulsivos), sólo se sabe que el personaje de Suar es un odontólogo casado con la dueña de un delivery, y que deberán lidiar con sus tres hijos y sus pacientes y clientes.

En tiempos de transición presidencial, con todo el peso simbólico y real que esa situación tiene, pero apoyándose en la institucionalidad orgánica que le confirió la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), la TV Pública planifica el 2016 con ficciones en su programación. A cargo de Underground, El marginal es la principal apuesta que el 7 tiene de cara a la próxima temporada, en formato de miniserie carcelaria de 30 capítulos de media hora. Sin caer en Tumberos, pero caminando por el mismo registro y espacio, El marginal contará la historia de un ex policía, no muy santo, que debe infiltrarse en el seno de un penal para desbaratar a uan red de secuestradores. Escrita por Adrián Caetano (Tumberos, Disputas) y dirigida por Luis Ortega (Historia de un clan), la ficción marcará el debut absoluto como protagonista de Juan Minujín, en un jugado papel que corre al actor del registro de comedia explorado en ciclos como Solamente vos y Viudas... Martina Gusmán, Gerardo Romano, Cristina Banegas, Carlos Portaluppi y Claudio Rissi completan el elenco de El marginal, que se estrenará en marzo en la TV Pública. El canal estatal también está a punto de concretar –con producción íntegramente propia– la realización para el segundo semestre de una remake de Cosa juzgada, el emblemático ciclo que el viejo Canal 11 emitió entre 1969 y 1971, de la mano de David Stivel. Canal 9, en tanto, mantendrá su programación basada preferentemente en latas latinoamericanas y ciclos de entretenimientos de producción propia. La única ficción que por el momento se sabe que el 9 emitirá en su pantalla es Conflictos modernos, la serie de 13 capítulos producida por ON TV, la compañía de Claudio Villarruel y Bernarda Llorente. Surgida de un plan de fomento estatal, Conflictos modernos narrará diferentes historias que, en clave de comedia, harán foco en los derechos adquiridos recientemente en la sociedad argentina, problematizando su puesta en práctica. La ley de matrimonio igualitario, la identidad de género o la fertilización asistida serán algunos de los temas que un elenco rotativo de actores se encargará de interpretar. Juan Leyrado, Florencia Peña, Jorge Marrale, Pablo Rago, Valentian Bassi, Jorgelina Aruzzi, Osvaldo Laport, Fabián Vena, Rafael Ferro, Luciano Castro y Gastón Pauls son algunos de los actores que forman parte de esta producción que verá la luz antes de fin de año.

En el caso de América, la pantalla continuará priorizando su programación en vivo, haciedo foco en los ciclos periodísticos, de chimentos y de panelistas. La única ficción que contempla su pantalla es la emisión de Breaking bad, la multipremiada serie protagonizada por Bryan Cranston que es considerada una de las mejores de la última década. La pregunta que rige en pleno consumo digitial es cuál será el atractivo que tendrá Breaking bad, teniendo en cuenta que (casi) todos los consumidores de series norteamericanas ya la vieron, y que su emisión será doblada al castellano y con cortes publicitarios. En un panorama plagado de incertidumbre, la ficción argentina dará pelea. Ojalá la calidad sirva de bálsamo para tan escasa producción.

Compartir: 

Twitter
 

Julieta Díaz será la heroína de Silencios de familia.
Imagen: Rafael Yohai
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.