las12

Viernes, 22 de julio de 2016

Vuelta al Mundo

PAKISTÁN

Asesinada por su hermano

Qandeel Baloch, de 25 años, publicaba sus fotos en redes sociales, sus videos eran virales y tenía cerca de 750.000 seguidores en Facebook. Su hermano la estranguló en la ciudad de Multan. En Pakistán a los femicidios se los mal denomina crímenes de honor, ya que no hay honor en el asesinato de una mujer para reprimir su libertad o sus elecciones. El asesino rechazaba las fotos que habían publicado Qandeel en Internet y confesó el crimen. “Estoy orgulloso de lo que hice. La drogué primero, después la maté. Ella estaba deshonrando a nuestra familia”, reivindicó el asesino. Qandeel no sólo era una chica popular que disfrutaba de su belleza, sino que también llamaba a correr los límites de la represión política y religiosa a las mujeres.


ALEMANIA

Penalizan a inmigrantes agresores sexuales

El Congreso alemán aprobó un proyecto con el lema “no es no” que castiga con pena de prisión a quien fuerce a una persona, contra su voluntad manifiesta (a través de palabras, lágrimas o si la victima fue drogada), aunque no medie violencia o amenaza de violencia. La norma es una respuesta a la violencia sexual colectiva que se desató en la Ciudad de Colonia, durante la noche previa a Navidad del 2015, por parte de varones que, en su mayoría, eran inmigrantes. La norma prevé que si se participó de un ataque sexual en grupo todos los integrantes pueden ser procesados más allá de su acción individual e incluye la pena de cinco años de prisión para los tocamientos con intención sexual. El objetivo es facilitar la expulsión del país de los agresores sexuales.


IRÁN

La pelea por ir a ver deportes

En los eventos deportivos solo son permitidos los espectadores varones. No se trata de tradiciones, sino de políticas conservadoras in crescendo. El fútbol está prohibido para mujeres y, desde el 2012, también el vóley. El 1º de julio, en el Estadio Azadi, en Teherán, hubo un grupo reducido de mujeres (que podían ser invitadas o personalidades públicas), pero en un partido de vóley entre Irán y Argentina por la Liga Mundial el publico femenino estuvo ausente y discriminado. Ghoncheh Ghavami, una estudiante británica-iraní, es una luchadora emblemática que pasó más de cien días en prisión por intentar asistir a un partido masculino de vóley en Azadi, en junio de 2014.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.