las12

Viernes, 22 de julio de 2016

MONDO FISHION

Colores de infancia

 Por Victoria Lescano

La diseñadora Vanesa Krongold llevó sus diseños coloridos y referidos a la tecnología y los modales de Internet al contexto del Mercedes-Benz Fashion Week de Berlín: el 30 de junio presentó “Childhood Memories” (Recuerdos de infancia), su colección SS 17 en la galería de arte ME Collectors Room, en el corazón de Mitte. De regreso a su estudio-showroom de Colegiales, Vanesa se refiere a la temática de la colección que presentará en Bafweek, la semana de la moda argentina que se realizará entre el 9 y el 12 de agosto, y a la experiencia en la escena foránea.

¿Cómo fue la convocatoria y la elección de la locación donde transcurrió el desfile?

–Una clienta y amiga llamada Magdalena Bonamín me insistió en presentar mi marca allá. Les gustó la propuesta y el siguiente paso fue buscar sponsors y empresas que les interesara acompañarme en el proyecto. Fui recibida por un equipo de producción muy organizado, comprometido y abierto y representó una gran aventura, que me da ganas de volver a hacer. Me collectors room funciona hace dos años como locación del Fashion week de Berlin y para hacer lugar a los desfiles y las performances de los nuevos diseñadores. Es una galeria de arte privada, que durante el Fashion Week abre sus puertas al mundillo de la moda y se convierte en escenario para diferentes miradas y escenografías.

En la colección se perciben diversidad de gestos y materialidades: lo tejido en punto red, lo bordado, los trazos a mano con impronta arty. ¿Semejante rescate de artes y de oficios ensayó un juego de opuestos con las tramas más tecnológicas?

–Consideré que ante tanta tecnología es necesario estar en contacto con la sensación de lo hecho a mano, pero también me interesó generar una mezcla que reflejase las horas que pasamos en Internet y esa constante búsqueda por la identidad que parece estar en extinción. En cada nueva colección me gusta incorporar texturas nuevas para que todas juntas conformen mi estado de ánimo de ese momento.

¿Cómo surgió la alianza con Epson y en qué consiste?

–A Epson los conocí a través de una participación que tuve con A.Y. Not Dead, donde los ayudé a desarrollar algunas de sus estampas. Allí conocieron mi trabajo y cuando les presenté el proyecto para acompañarme en Berlín, les interesó mucho. Todas las estampas de la colección están sublimadas exclusivamente con calidad Epson. Como diseñadora me fascina todo el mundo de las máquinas y los talleres, así que encuentro la alianza inspiradora y un gran desafío para la creación de mis futuras colecciones.

¿Cómo se articuló tu colección de verano referida a Recuerdos de infancia?

–Durante el armado de la colección se vendió la casa donde pasé 25 años donde seguían intactos rollos de fotos de vacaciones, mis Barbies, todos indicadores de una infancia bastante plástica y colorida. Elegí un álbum de mi cumple de 5 años y la artista Sara Rainoldi ilustró varias fotos dándoles un matiz más oscuro; así devinieron estampas digitales. Otra estampa surgió de una torta de cumpleaños muy recargada con papel metalizado y papeles fucsias. Además rescaté prendas de mi mamá que sirvieron como silueta y guía de moldería para la colección: se trató de prendas que en su momento me parecían súper formales como trajecitos, vestidos pinzados, mi vestido de cumpleaños preferido y reinventándolos a que se vuelvan hoy mis vestidos favoritos, los adapté a una silueta unisex pero también femenina y elegante.

Los tocados, sombreros derivados del cap, con plisados o bien remixados con morfologías de la galera, fueron el accesorio de rigor en tus prédicas para el verano ¿Cómo definís ese cruce de estéticas?

–Los tocados los realizó Florencia Tellado para la colección y les dio un toque más deportivo y surrealista. Algunos sombreros se parecen a versiones de una Paquita de Xuxa, una referencia de infancia.

¿Cuál fue el disparador de la locación campestre del fashion film que prologó al desfile?

–Mi papá es de Goya, Corrientes, y allí pasé muchos veranos con todos mis primos, tengo recuerdos hermosos y muy distintos de los de mi vida de porteña. En el fashion film trabajé con Martin Piroyansky como director, y el cruce moda y cine fue súper interesante.

¿Y los lazos con las bordadoras de Corrientes, que bordaron los visos transparentes, las faldas plato y los chalecos masculinos?

–Siempre tuve fascinación por la comparsa de Goya, una vez participé bailando junto con una amiga. A los bordadores de la Comparsa Ita Verá de Goya llegué a conocerlos durante un viaje en el que visité a mi papá, y les gustó la idea de cruzar sus oficios con mis diseños. El resultado fue muy gratificante para ambas partes. Les di bastante libertad para que interpreten según colores de la colección: bordaron árboles, figuras con reminiscencias típicas del carnaval y cierta referencia erótica sobre el cuerpo de la mujer. Considero que sus ornamentos sumaron magia, artesanía y sorpresa en la colección.

¿En qué se va a diferenciar la colección de verano que en agosto presentarás en Bafweek?

–Va a tener ciertos cambios porque me gusta sorprender, pero sin perder la esencia de la colección presentada en Alemania. Van a estar presentes las faldas y los vestidos sobre pantalones angostos y la combinación de estampas y texturas, sin obedecer a límites preestablecidos.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.