las12

Viernes, 18 de diciembre de 2009

DIEZ PREGUNTAS

Nora Anchart

 Por Clarisa Ercolano

1— ¿Cómo surgió la idea de desarrollar este documental?

—Muchos docentes y profesores conservaron los folletos de distribución masiva que eran obligados a firmar, uno de ellos, “Subversión en el ámbito educativo, conozcamos a nuestro enemigo” fue a parar a la biblioteca de Mónica Acosta –motor invalorable en la concreción de las 2 versiones del documental– y lo conocí a través de ella. Lo leí de un tirón y no podía creer lo que estaba viendo. No fueron militares los que diseñaron los programas, las currículas, sino profesores que pusieron al servicio de la dictadura sus saberes. La educación y la cultura fueron los dos terrenos a conquistar y, lamentablemente, podemos decir que la derrota cultural existió y aún no nos hemos podido recuperar.

2— Entre esta búsqueda de subversivos hasta en jardines de infantes y las listas de maestros de Ciro James, ¿puede delinearse alguna similitud?

—De hecho, este documental fue parido por primera vez en medio del menemato y su correlato educativo con el proceso que fue la Ley Federal de Educación. En 2009, el triunfo de la tilinguería política a través de Macri y De Narváez y sus “proyectos” educativos tan similares a lo que habíamos investigado, nos dieron la pauta terrible de su vigencia y decidimos encarar esta nueva versión 2009. En esta segunda etapa de investigación 2009 fue que descubrimos que el folleto estaba encuadrado dentro de lo que se dio en llamar Operación Claridad. El día del estreno fue el día que salió a la luz lo de Ciro James. Terrible. Hubiéramos querido no haber estado tan acertadas en el diagnóstico de la actualidad.

3— ¿Cómo fue el proceso de recolección de información?

—Partimos de la base del documento y entendimos que la forma de relatarlo tenía que ir de lo particular a lo general. Por lo tanto, comenzamos a buscar alumnos que hubieran cursado alguno de los dos niveles –primario y secundario– durante la época para que nos relataran sus experiencias. Trabajamos sobre escuelas públicas y privadas, laicas y confesionales. Dos situaciones me quedaron muy grabadas: el pedido de una alumna de colegio religioso de testimoniar de espaldas a la cámara, y el relato acerca de la construcción de los “elegidos” en importantes colegios estatales.

4— Del material reunido, ¿qué fue aquello que te dejó diciendo “no lo puedo creer”?

—Las 13 letras. Que sólo se pudieran enseñar trece letras en las escuelas hasta tercer grado, que esto fuera instrumentado como una vía para retrasar el acceso a la lecto-escritura y que esta limitante tuviera el mayor impacto en las poblaciones de menos recursos económicos, que caían inexorablemente en el abandono escolar, se me apareció como un ejercicio de perversión incomparable. Los especialistas que testimonian en el documental dan fe de esta manipulación, incluso citando textos de los libros de inspección donde, ya en 1984, una docente le negaba la posibilidad a un niño de desayunarse con leche porque la ch estaba prohibida. “No, ésa no que está prohibida. Vos tomaste té.” Así sin más.

5— ¿Por qué creés que el documental debería verse en todas las escuelas?

—Cuando lo hicimos en 1995, la repercusión más importante que tuvimos fue la incorporación de este material a los archivos de los sindicatos docentes. La generación que va entre los 40 y los 50 años fue educada bajo ese sistema. Hoy son quienes deberían tomar decisiones en todos los ámbitos.

6— ¿Qué pensás cuando, algunas prácticas como la expulsión de la alumna abusada en Mendoza, parecen hacernos volver en el tiempo?

—Yo no estoy tan segura que sea volver, porque a veces con sólo mirar ciertos personajes bajando línea en televisión me parece que aún no salimos del agujero cultural en el que nos metieron. Los dinosaurios están vivos, como dice la gran diva de la TV.

7— ¿Si pudieses disponer de todo lo necesario para rodar más documentales, qué temas abordarías y por qué?

—Mirá, hoy estamos poniendo todo lo que tenemos para que este material llegue a todas las escuelas, todos los sindicatos, todas las provincias, en fin, todo lugar donde se quiera dar esta discusión. Pero tengo varios proyectos que siguen hurgando en la cotidianidad de las personas y su relación con algunos momentos de nuestra historia reciente. Uno es el tema de los vecinos de los campos de concentración. Contar cómo se podía comer, ir al colegio, hacer el amor al lado de Orletti, por citar uno.

8— ¿Qué recursos del soporte imagen no pueden reemplazarse con el habla ni con la gráfica?

—Las miradas, los gestos, la emoción, los silencios, lo que sale sin que el entrevistado pretenda dártelo.

9— Tu documental pone el foco en la memoria colectiva. ¿Podrías decirme qué espacio ocupa la memoria en tu vida laboral y personal?

—Un espacio enorme. Mis viejos apuntaban mucho a la cosa de contarme de dónde veníamos, quiénes éramos, las raíces, lo familiar. Todo se construye con los otros, con los matices, las dudas y las certezas colectivas. Es lo colectivo lo que realmente enriquece las historias.

10— ¿Qué esperás o qué querrías que pasara luego de este estreno?

—Lo que nosotros contamos hubiera sido imposible llevarlo a cabo si no hubieran existido quienes aceptaron las instrucciones y las cumplieron, quienes llevaron a cabo las delaciones anónimas, cercenaron libros, cambiaron sentidos a las cosas. Obviamente, el documental apunta a que nos hagamos cargo de cómo está constituida nuestra sociedad. Busco provocar el impacto en la memoria que nos incomode y no se pueda mirar más hacia otro lado.

* NORA ANCHART ES PERIODISTA, DOCUMENTALISTA. TRABAJA EN PRENSA POLITICA E INSTITUCIONAL. JUNTO A MONICA ACOSTA, ACABA DE ESTRENAR REGISTRESE, COMUNIQUESE Y ARCHIVESE, UN DOCUMENTAL REALIZADO SOBRE LA BASE DEL DOCUMENTO “SUBVERSION EN EL AMBITO EDUCATIVO. CONOZCAMOS A NUESTRO ENEMIGO”, FIRMADO EN 1977 POR EL ENTONCES MINISTRO DE EDUCACION Y CULTURA DE VIDELA, JUAN JOSE CATALAN.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.