las12

Viernes, 18 de junio de 2010

DIEZ PREGUNTAS > A NICOLAS CAPELLI

“SI ME DICEN QUE DEJE, PORQUE EL MUNDO SE ACABA MAÑANA, TE DIRIA QUE ME ALCANCES EL FRATACHO PARA SEGUIR LEVANTANDO LA PARED.”

 Por Clarisa Ercolano

1 –¿De dónde surge la idea de “te queda una semana de vida, qué harías”?

–En primer lugar, es una pregunta que nosotros, en nuestro grupo de amigos, solemos hacernos... tal vez sea la carga melodramática de crecer con los programas de Suar... No, de verdad, todo surge analizando la última semana de una persona allegada a nuestro grupo que se suicidó. Ahí empezamos a preguntarnos qué haríamos nosotros si estuviésemos en su lugar...

2 –¿La cercanía con el final, la idea de la finitud temporal de qué manera inciden en tu vida?

–Si estoy levantando una pared, y vos me decís que deje porque el mundo se acaba mañana, te diría que me alcances el fratacho para seguir levantando la pared. Somos, como seres finitos, errores que no deberían estirarse hasta el infinito y eso me lleva a preocuparme más por lo que haga para ayer, hoy y mañana y no por las supuestas amenazas de paraísos... o, como dicen los mexicanos, a coger y a mamar que el mundo va a acabar.

3 –¿Crees que con Matar a Videla, te metiste en el pensamiento oculto o no de muchas personas que padecieron y padecen los efectos de la dictadura?

–No, aunque se dejaba traslucir eso... la verdad es que hablando con la gente de Abuelas de Plaza de Mayo, con familiares de desaparecidos o con víctimas de la represión, me demostraron que el mensaje de Estela Carlotto al final de la película es parte de su incansable lucha. El dolor no da derechos.

4 –¿Qué pensás de tu personaje central? ¿Está en lo cierto cuando toma la decisión de matar al dictador?

–Yo creo que cuando las cosas están complicadas, y lo último que perdiste fueron las esperanzas, las decisiones suelen ser drásticas. Uno trata de confiar en la Justicia... pero a veces la Justicia decide favorecer a los grandes grupos económicos o políticos y, como las víboras, muerde los pies descalzos. De todas maneras quise mostrar a un joven lleno más de dudas que de decisiones, que se muestra como un filósofo pensante y es un salame bárbaro... con buenas intenciones...

5 –Se te cuestionó la elección de Emilia Attías por venir de un mundo supuestamente alejado del cine. ¿Por qué creíste en ella y cómo zafaste del prejuicio?

–Emilia está fenomenal en la película, y como artista es supercompleta. Además tiene algo que muchas de las “actrices” predilectas del nuevo cine argentino no tienen. Tiene ángel. Y las críticas recibidas por los medios (hasta aquellos que me retaban por elegirla a Emilia) por su interpretación, fueron buenas, lo que hizo que el prejuicio se lo tuvieran que guardar donde suelen guardarse los prejuicios las personas...

6 –¿Cuál fue la repercusión ya que son una suerte de película “itinerante”?

–Fue raro lo que nos pasó. Somos una peli muy chica, que salió con una sola copia y ese fin de semana hicimos el promedio más alto por sala, compitiendo contra otra de los productores de Matrix. Y tuvimos mucha repercusión nacional e internacional, tal vez sin merecerla, porque la película no es brillante, tiene los errores de todas las películas de principiantes. Y se generó una movida muy fuerte en Internet, que permitió que muchos adolescentes, gente que a lo mejor no se interesaría nunca por la película, se sumase.

7 –¿Podés definir qué son para vos la justicia y la violencia, dos términos presentes en todo el film?

–La justicia y la violencia son a veces causas y consecuencias, a veces asuntos pendientes, a veces males innecesarios. Y otras, situaciones de reparación y de memoria. La violencia es padecida por los más débiles, ser mujer o pobre hoy ya es estar expuesto a lo violento.

8 –Se te dijo apologista del delito. ¿Te importó en algún momento?

–Jamás. Es como algo que un lector del diario La Nación contestó a la persona que me rebautizó así en un foro de lectores: es como decirle a Superman que hace apología de querer parar las balas con el pecho...

9 –¿Cuáles fueron tus motivos para encarar este film y no otro?

–Creo que fue el inicio de una etapa. Y lamento que haya sido así. Creo que la película hubiese sido un tanto mejor de no haberla encarado en el inicio de una etapa. Hoy yo veo una película tibia y me preocupa por más que me digan obsesivo y que no es así.

10 –¿Creés que la elección de dos ex Rebelde way y Casi ángeles sirvió para acercar el tema de los años de plomo a un público que, de otro modo, no reparaba tanto en esta parte del pasado?

–La verdad es que no lo sé. Pero creo que si lo logró, no importa si venían de productos así, que a lo mejor están en las antípodas. Si sirvió, si un pibe que seguía a Emilia o a Felipe (Colombo) miró la peli, creo que es un buen comienzo...

* Nicolás Capelli es de Luján. Director y guionista de la película Matar a Videla, interpretada por Diego Mesaglio, Emilia Attías, Juan Leyrado, Julián Alvarenga, Felipe Colombo y María Fiorentino. Es la historia de un chico de 25 años que se despierta, toma la decisión de matarse, ve la marcha por los 30 años del golpe y piensa que para que lo recuerden debe dejar un legado, una acción que cierre la herida. Hace seis meses que está en cartel y recorre además distintas salas del país. Todos los actores decidieron no cobrarle cachet.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.