las12

Viernes, 16 de diciembre de 2011

Hora libre

En un espacio convertido –salvo contadas excepciones– en un páramo durante los últimos años en la TV local, empezó a destacarse a través de canal Encuentro el programa infantil Pakapaka, por la calidad, variedad y riqueza de sus segmentos. Convertido hace año y pico en señal de cable, ofrece hoy una atractiva serie de producciones nacionales en su mayoría.

 Por Moira Soto

En el horario de desprotección al menor de la TV local de aire –es decir hasta las 22, espacio en que el público infantil se puede topar con peleas de vedetongas y chongos, o noticieros que acentúan con morbo los hechos policiales–, no todos los canales cumplen con las tres horas diarias que marca la ley para los programas destinados a chicos y chicas. Alguno, como Telefé, zafa con reposiciones de Los Simpson (a las 17.30) o Justo a tiempo (que acaba de terminar), que no se pueden considerar material específico para chicos/as de jardín o primaria, a los que habría que sumar con igual prevención Supertorpe (a las 9.30), típico producto de Cris Morena con adolescentes varones y mujeres recién salidos de la peluquería, que viven escaramuzas de poca monta en el colegio y en la vida (la llegada de un nuevo alumno francés esta semana hizo que las chicas cayeran embobadas a sus pies). Otro canal, el 13, se manda cuatro al hilo, ninguno particularmente recomendable, arrancando a las 10 con el bochorno inenarrable de Panam Corazón, seguido de las rutinas de Piñón fijo y de dos venerables antiguallas: Las aventuras de Hijitus y, créase o no, ¡El Zorro!, sí, el bravo Zorro en su corcel, blanco y negro en los ‘50, ahora coloreado. El 9 arranca tempranísimo con El Chavo (a las 6) y prosigue con algunos segmentos de Pakapaka (de 6.50 a 8.20). En el 7, canal público, tenemos Mil manos (a las 10), talleres de distintas disciplinas, y Caja rodante (a las 17.30), miscelánea, en general más orientados hacia la franja juvenil que a los menores de 12.

Compensando con creces esta escasez de programas locales creativos pensados para niños y niñas hasta los 12, sin fórmulas ni estereotipos, irrumpió en 2007, dentro de la grilla del canal público de cable Encuentro, el programa Pakapaka. De movida llamó la atención por aunar en todos sus segmentos calidad estética, contenidos educativos formulados con amenidad y humor, incorporar la presencia de las ciencias y las artes, y asumir una franca actitud federalista tanto a través de la representación de las provincias como de la aparición en pantalla de niños de todos los colores, acentos y clases sociales. De pronto, Pakapaka se convirtió en una alternativa confiable y muy atractiva para padres, madres y docentes. Hacia fines de 2010, ese título ya muy reconocido se convirtió en señal de cable y naturalmente, aunque mantuvo muchos de los segmentos iniciales, amplió su programación en progresión geométrica, manteniendo en alto las exigencias formales y conceptuales. En consecuencia, es posible encontrarse a fines del 2012 con espacios “clásicos” como Feria de variedades, En globo por el globo, Cine club, mientras que otros como Calibroscopio se han transformado en La biblioteca infinita, donde Tolomeo es el responsable de recopilar y catalogar todos los cuentos habidos y por haber, con la inapreciable ayuda de la bibliotecaria Alejandría, ambos en campaña para conectarse con escritores que inventen un nuevo relato, que luego será leído por un actor o una actriz. Felizmente, también permanece el afinado cuarteto de actores y actrices –Victoria Almeida, Sol Canesa, Emiliano Larese y Julián Graham– que se van desdoblando con gracias y finos recursos interpretativos en los más diversos personajes.

Otras novedades recientes de Pakapaka: los estrenos de La lleva (lunes a viernes a las 11,30 y 20), coproducción con Colombia, México y República Dominicana, con formato de reality, en la que chicos y chicas de diferentes ciudades y países se visitan, hacen intercambios culturales, entablan nuevas amistades, es decir, los propios protagonistas van generando el contenido de la serie. Minimalitos (lunes a viernes, a las 8 y a las 13,30, sábados a las 12, dentro de la franja Ronda), para los más chicos, encara típicas situaciones por las que pasan niños, niñas, papis y mamis y maestras en la etapa del jardín, siempre con mirada abierta, curiosa y lúdica. Pakapaka ¡De película! A pedido (sábados a las 17 y domingos a las 0,00), propone un ciclo de películas entrañables que vieron en su infancia los actuales progenitores/as, como por ejemplo Tintin: el asunto tornasol, que se verá este sábado 17, estando previstas para más adelante El jardín secreto, El cristal encantado, Babar, la película... Entre las nuevas adquisiciones figuran Stella y Sam (lunes a viernes a las 10.30 y 17, domingos a las 18 y 23), delicioso dibujo acuarelado que protagoniza la imaginativa y aventurera Stella acompañada de su hermanito y un desopilante perro llamado Fred; y finalmente El pacto (lunes a viernes a las 10 y 19,30, sábados 21,30 y domingos a las 15 y 21,30), un relato que integra elementos del folklore escandinavo como duendes a punto de extinguirse, que necesitan la ayuda de un humano fuerte, valiente y con corazón: se puede apostar que el soñador y un tanto timorato Male hará su aprendizaje de vida en esta aventura que empieza a desplegarse.

“Nos llena de orgullo ocupar este lugar, porque no existían producciones pensadas desde la Argentina, para chicos y chicas argentinos”, dice Cielo Salviolo, directora general de Pakapaka, a poco más de un año del lanzamiento de esta señal. “A pesar de las dificultades por no estar incluidos en Cablevisión y de no figurar aún en toda la oferta del analógico. Por cierto, no fue un tema menor instalarnos entre esos canales infantiles del cable, que pueden ser hasta ocho, según el abono que tengas. Pero gracias al empeño que pusimos la propuesta nuestra resultó tan sólida y contundente que allí donde llega es aceptada. Así lo hemos notado este primer año y para nosotros significa un gran logro. Papás y mamá nos eligen porque entienden y aprecian este proyecto, en un canal sin publicidad. Y maestros y maestras nos reciben con los brazos abiertos porque llegamos para darles una mano en el proceso de aprendizaje y formación dentro del aula. Pero nos importaba muy especialmente que nos eligieran los chicos, y percibimos que esto sucede a través de la respuesta directa que nos llega por medio de la página, de las redes sociales, incluso a través del rating en la franja que ofrecemos en la TV abierta, en Canal 9. En las provincias, también tenemos franjas de Pakapaka en canales de aire...”

Otro de los programas exitosos de este año en esta señal de cable fue SOS Mediadores, con buena repercusión en el rating y premios en el exterior, donde participaron chicas y chicos de distintas provincias del país, mediando entre ellos, negociando amistosamente, mostrando diferentes puntos de vista acerca de conflictos relacionados con el amor, los celos, el estudio, la exclusión, la discriminación. En cuanto a la citada La lleva (nombre del juego de la mancha en Colombia), vale aclarar que se trata de la primera coproducción internacional de Pakapaka, surgida de un programa de una televisora pública colombiana y también avisar que el 28 de diciembre próximo va el capítulo 18, que tiene como uno de los protagonistas a un chico argentino de 12, de Ramos Mejía, estudiante de danza clásica, que recibe en Buenos Aires a un niño de la misma edad, artesano mexicano. Un grato encuentro donde –como ocurre en esta serie–- se sigue primero al anfitrión y al visitante en sus lugares de origen, luego se asiste al intercambio entre ambos (en este caso el huésped llega con una escultura que realizó expresamente, típica del culto a los muertos en ese país), los chicos coinciden en el gusto por el fútbol y el mexicano se deslumbra con el Teatro Colón, donde su nuevo amigo se mueve como pez en el agua.

“Somos un canal con programación para chicos de 2 hasta 12, lo que implica una complejidad enorme para producir y armar la grilla –prosigue Cielo Salviolo–. El desafío es crear propuestas que tengan valor educativo y que capten la atención de los chicos, porque queremos ser competitivos, tener audiencia. Lo didáctico en todo caso tiene que ver con una invitación a generar reflexión, hacerse preguntas, antes que bajar una línea sobre lo que está bien o mal, correcto o incorrecto. Siempre tratamos de encontrar el mejor formato para el contenido elegido. Nos hemos animado al reality, tenemos mucha ficción con animación, estamos preparando ficciones con actores, quienes además hacen los doblajes de las producciones de afuera, donde desde se usa el voseo y el acento nuestro. Y ya estamos lanzando el portal de contenidos, a partir del 19 de diciembre (http://pakapaka.gov.ar/es/). Es bueno estar en condiciones de decir que se puede desde el Estado. Entre las producciones de animación que más nos gratifican y representan está Zamba, de excelente diseño, que presenta a un chico de Clorinda, Formosa. Este proyecto televisivo federal, inclusivo, plural, nos tiene francamente entusiasmados a quienes lo hacemos: somos todos militantes de Pakapaka.”

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.