las12

Viernes, 16 de diciembre de 2011

ENTREVISTA

FRACASAR, COMO NADIE SE ANIMO ANTES

Paula Herrera entiende que una artista de su tiempo no puede estar atada a un solo lenguaje. Por eso siempre está a la búsqueda de eso que no conoce, de lo que le propone su propio cuerpo, del erotismo como pulsión vital, de la muerte como maestra dando lecciones desde el borde. Luego de estrenar tres obras, de realizar una muestra y una performance en Tokio a principios de año y a días de haber participado en la Semana del Art Basel, en Miami, comparte con Las12, sin pudor, su particular modo de crear.

 Por Carolina Selicki Acevedo

                                                                                

“Rosie and paeony.Two forces. One: la exteriorización de un instinto parcial  o de un componente de la constitución sexual, the other: evitar  tal Exteriorización. (…) Sólo aquello que fue reprimido requiere simbolización. Yo (cuerpo) al servicio de la fantasía tomando (cuerpo) Yo. La acción de mi cuerpo como una máquina construyendo realidad”  (Fragmento de la video-instalación: "Embodied fantasies", fantasías encarnadas)

Se queja de que le han censurado algunas de sus fotos publicadas en facebook, lo que podría resultar paradójico entre tanto “libertinaje visual” en los medios de comunicación argentinos, principalmente en la televisión por cable donde recientemente un conocido conductor ha sido denunciado por ejercer “violencia simbólica y mediática hacia las mujeres” en los shows musicales que presenta. Es que los últimos trabajos expuestos por Paula Herrera en la galería Morioka Shoten de Tokio, en febrero, la muestran delante de la lente,  desnuda – o casi- en autorretratos con tomas que en  tan sólo 5 segundos intentan  hablar “acerca de la necesidad de construir una identidad que incluya todo aquello que aparentemente está fuera de lo legitimado- en términos de sanidad y equilibrio- en mi autobiografía: la idea de la desorganización, el caos, la locura y la muerte”, según explica la artista sobre el procedimiento que realizó durante dos años y dio como resultado “5 sec. timer self”. Mezcla de escenarios domésticos, en su mayoría, su cuerpo versátil,  una gran dosis de ingenio y saber captar “lo inconsciente, a través de su relación con el espacio y los objetos”. Durante esa etapa se enfermó de Cáncer de útero, entonces se permitió “jugar” – códigos teatrales de por medio-  con el tumor, con la “locura” de “un órgano que se desmadra en su crecimiento”. Confiesa que fue un modo de encontrar “todo aquello que aún no conozco, pero que sé que está en mí”.  La tomó por sorpresa pero su fortaleza creció y a través del arte le dio batalla.

Sin embargo, la fotografía es una de sus pasiones. Ha realizado estudios de teatro, danza y canto, aunque en los últimos años se ha especializado en el montaje de performances y la creación y dirección de piezas teatrales. Entre sus maestros se destacan Augusto Fernández, Julio Chávez, Filiberto Mugnani, Fabiana Barreda y Rubén Szuchmacher. También es madre de dos hijos y como quien ha sabido hasta incursionar en el diseño y confección de ropa  -a los diez años colaboraba en la empresa textil de su padre y a los 20 era modista, vestuarista y diseñadora- ya lejos, o quizás aún cerca, de aquella adolescente que incluso se animó a colaborar con las primeras publicaciones del semanario “El fundador” de Villa Gesell -cuando el rock y la libertad eran lemas cerca del mar- continúa manejando los hilos de esa trama que es su vida, siempre ligada al arte.

ROJO GRANATE

Desde hace tres años dirige  su propia escuela de teatro en Granate Espacio Teatral, en el barrio de Colegiales. Paula siente que es “la síntesis de todas las disciplinas que la atraviesan y a la vez  un espacio tremendamente femenino”. Y si se intentase delinear en un juego de “asociaciones libres” se podría partir del cristal, muy utilizado en joyería, pero que empleado en la creciente “terapia con cristales” ayuda a mejorar las relaciones sociales, favoreciendo la comunicación y la visión positiva a la vez que activa las energías creativas y la imaginación. De este modo el nombre elegido pareciera tener su porqué. A su vez, se lo podría relacionar con  el apodo que recibe el club del barrio que la vio crecer a Paula: Lanús. Allí, tras atravesar un pequeño pasillo se accede al sector con gradas, listo para que los espectadores presencien las puestas de los diferentes talleres de teatro que se brindan, divididos en pre-adolescentes, adolescentes y adultos. Pero la interdisciplina es materia corriente y se realizan exposiciones, se dictan cursos de fotografía y hasta se han colocado percheros con ropa, autoría de la misma Herrera.

Hoy se la ve espléndida. Su rostro irradia plenitud aunque ella asegure que nunca terminará de formarse. Dice aprender mucho de sus alumnos y agradece que estos se presten a dar forma a sus indagaciones y sumar las suyas. Ha sido un año intenso y aún no termina. Hace pocas semanas que finalizó la puesta de “Paris en América”, un biodrama donde cuatro actrices -Paula Castagnetti, Mariana Esnoz, Mailén Gonzalez Perrín y Fiamma Carranza Macchi- ponen en escena situaciones límite dentro del universo de lo femenino a través de un simbolismo donde el relato deviene en el cuerpo y transporta a ese París que podría estar en cualquier punto del planeta.

¿Cómo surgió esta pieza?

- Se buscó resaltar la salida de una mujer al mundo y el arte vinculado a lo doméstico, las angustias, la confusión, los deseos. Además, una de las actrices viajó a París, desde allá nos escribió cartas contándonos como veía la ciudad, su decepción donde “siempre es ayer” y eso lo incluimos en el texto. Así, la hermana que ha decidido irse, viajar, deja su ausencia y en esa ausencia sus hermanas intentan ser, sin ella. Aunque “las tres” tranquilamente pueden vivir dentro de “Una”.

Además plantearon una puesta sencilla con efectos de sonido en vivo, parte de la iluminación en tus manos y el momento destinado a la improvisación que generaban el efecto de asistir a una puesta única cada vez que se presenciaba una de sus funciones…

- Si, podría decirse que siguiendo el leguaje fotográfico nos basamos en una puesta analógica y donde buscamos que el público no dejase de sorprenderse, que viniese más de una vez. También trabajamos con Marcel Duchamp y el erotismo y podría decirse que  París es el aire dentro de la botella; que  puede ser una revista –como la que en los ´50 llevó dicho nombre y era destinada a artículos de moda y belleza en nuestro país-. Es símbolo de muchas cosas. Del amor, del bienestar,  de lo bello, de la creatividad, de la pérdida –hasta se representa un aborto- del arte, aunque ahora Paris ha ido perdiendo poco a poco esa concepción de “ciudad moderna”, de “cuna del arte” y se ha trasladado a otras ciudades como Berlín. Me interesa la pulsión de vida que allí reside. Además, en el medio, me enfermé de Cáncer. Me sacaron el útero. Todo fue muy rápido, pero como dice Georges Bataille: “podemos decir del erotismo que es la aprobación de la vida hasta en la muerte”. El elenco me acompañó mucho en todo el proceso y continuamos dándole forma a la obra.

¿Creés que el seguir ligada al arte te ayudó a curarte, más allá del aporte de la medicina?

- Sin dudas. Favoreció mi necesidad de reactivar la creatividad y me siento muy bien, hasta más fuerte.

Y cerrás el año con dos obras…

- Sí, por un lado está Contenido latente, un biodrama a modo de “colectivo autobiográfico”, en base a seis historias, con el elenco El Dado, uno de los grupos de adolescentes que dirijo. Ya habíamos trabajado sobre Samuel Beckett y este año quisimos armar una obra que desde la estética diera cuenta de lo psicológico. Con el elenco fuimos a ver  en marzo la muestra en la Fundación PROA de la escultora y artista visual Louise Bourgeois, para analizar su fuerte impronta de erotismo y psicoanálisis. El eje fue cómo uno construye su propia realidad, su identidad. Cómo el drama personal deviene en comportamiento. Nos centramos en cómo lo inconsciente se expresa, sobre los recuerdos, la memoria, sobre el lapsus, la hipnosis, ya desde Freud, a quien remite el nombre de la pieza. Miramos VHS de los chicos y cotejamos con sus recuerdos.

Esta puesta a diferencia de París tiene una impronta visual y estética más notoria…

- Así es. Participan el músico Ezequiel Tarica, y colaboró una artista plástica, Natasha Voliakovsky, quien realizó las obras textiles utilizadas en la puesta donde remitimos al útero, al amamantamiento, a cada etapa evolutiva, damos cuenta del aquí y ahora, para que el actor esté atento al otro y a lo que pasa en la sala, por ejemplo.

La otra obra, Diadema, ¿tiene algún punto de relación con las otras dos  puestas?

- Es como Contenido latente, un semi-montado, en este caso evoca al cuento. El texto derivó de uno de los integrantes del taller de adultos. Una de las chicas del elenco había vivido en una ciudad con ese nombre, con este otro grupo investigamos sobre la vida en ese pueblo, que está ubicado a 30 kilómetros de Comodoro Rivadavia. Tratamos de plasmar e indagar en el espíritu y la geografía del lugar. El viento como una fuerza natural muy presente. Los personajes se encuentran muy influenciados por el clima y todos los cambios de escena transcurren en el viento. Un viento del sur.

¿En paralelo continúas con tus exposiciones?

- Sí, el dos y tres de diciembre pasados hice una muestra y una performance en Miami en el marco del Art Basel Week, en la galería Alma. Preparé una video-instalación con la colaboración de una artista visual estadounidense. Dice llamarse Elizabeth pero seguramente es un alias, ya que no sé si se trata de él o ella. Durante tres años trabajamos intercambiando fotos, lecturas ensayos y recorridos. Incluso, en el 2010 fui a New York y realicé visitas a diferentes galerías, museos y eventos que su marido, quien murió el día que yo tomé el avión, había dejado como propuesta en una suerte de "bucket list", es decir,  todo lo que deseas hacer antes de morir. En Miami proyecté unos videos que me mandó en los que trabajamos sobre el erotismo bajo el título "Embodied fantasies" (fantasías encarnadas), acompañados de una instalación con nuestros chats y mails y una suerte de "mapeo" de diferentes lugares donde Elisabeth dice estar: puntos alrededor de todo el planeta en el google maps. Además, contó con la musicalización de un artista mexicano.

¿Qué repercusión tuvo la performance en el público del Art Basel Week?

-Muy buena. Encontraron súper interesante la relación entre esta especie de "identidad -avatar" y yo. Todo ha sido producto de profundizar la investigación y experimentación mediante las nuevas tecnologías y la influencia de las redes sociales. Y considero que fue fascinante poder crear a la distancia, cada uno desde su punto en el mapa.

Luego de tu recorrido por tan diversas disciplinas ¿Cómo te definirías hoy?

- Samuel Beckett, decía que "ser un artista es fracasar como nadie más se atreve a fracasar". Creo que se acerca a como podría identificarme.

------------------------------------------------------------------

Contenido latente. Duración: 50 minutos. Últimas funciones: sábado 17 de diciembre a las 20 y a las 22 y viernes 23 a las 22. Granate Espacio Teatral. Álvarez Thomas 1529/33.  4551-8068

Más información: http://www.paulaherrera.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.