las12

Viernes, 21 de junio de 2013

RESISTENCIAS

Rubro 60

En julio de 2011, la presidenta Cristina Fernández prohibió los avisos que promueven el comercio sexual y el 80 por ciento de los medios dejaron de publicarlos. Sin embargo, algunos diarios se resisten a dejar de lucrar con la trata y la oferta de mujeres. El 52 por ciento de los avisos que se siguen divulgando –a través de rubros engañosos– pertenecen al Grupo Clarín, que ya recibió una multa de más de 300 mil pesos. Ahora, la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual ya aportó datos para más de 21 causas judiciales.

 Por Luciana Peker

“Casadita aburrida 24 años busca infieles para pasarla mejor que en casa, conmigo vale todo.” ¿Se trata realmente de una señora casada que intenta desperezar su libido aplastada por un matrimonio rutinario? Difícil de creer. “Cele, 22 a, en mi cama lo que pidas.” Cele no es la única que resume su erotismo en un teléfono que la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual corroboró que no se trataba de un arrebato de irrigación erótica (ya que no acusan con la sola publicación a ningún clasificado de engañoso) sino de un dato que comprueba que Clarín encontró en el rubro de Solas la forma de encubrir la sanción al rubro 59 de promover el comercio sexual en la Argentina.

Entre los avisos encubiertos también hay supuestas ofertas laborales. Por ejemplo: “Señorita joven exuberante p/ dpto privado”. El mercado de trabajo que promueve Clarín para las mujeres continúa: “Señorita $$$$$$ muy buena presencia, los aranceles + altos muchos $$$$”. El organismo dependiente del Ministerio de Justicia –con mecanismos que prefiere no develar para no transparentarlos frente a los proxenetas pero que siempre son chequeados– no se queda con suposiciones sino con cruces de datos que confirman las sugestivas ideas de mucha plata a cambio de cuerpos sugestivos. Las exigencias son tan mediáticas como poco claras otras aptitudes o condiciones laborales: “Señorita bonita! delgada! 18 a 28 a c/sin exp hoy mismo cambia tu vida y gana $800 x día”.

La oferta es grande. El negocio es mucho. No sólo de los proxenetas o de quienes venden mujeres para la trata de personas. También para los medios de comunicación que ofertan los cuerpos de las chicas en sus páginas traseras. El chorro se cortó cuando, en julio de 2011, la Presidenta anunció el final de los avisos a través de un decreto de eliminación de mensajes e imágenes que fomenten o promuevan la explotación sexual y de los avisos que sirvan para promover el comercio sexual de manera explícita o implícita. No se iba a perseguir a las mujeres que ejercieran la prostitución pero sí a quienes quisieran ejercer lucro con el comercio sexual. En ese momento se calculaba que Clarín ganaba un millón de pesos por mes con el rubro 59.

La desarticulación del negocio global fue muy fuerte: el 80 por ciento de los medios de distribución nacional y provincial dejaron de publicarlo. Después, los avisos se empezaron a disfrazar de señoritas solas, ofertas de trabajo o masajistas y bailarinas.

HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA

En octubre de 2011 había más de 1100 presuntas infracciones por avisos engañosos. Hoy son 370. Pero el 39 por ciento pertenece al diario Clarín. Sin embargo, esa cifra aumenta si se toma en cuenta a La Voz del Interior (de Córdoba), La Razón, Muy y Los Andes (de Mendoza) que pertenecen al Grupo Clarín y entre todos suman el 52 por ciento de los avisos engañosos que siguen buscando maneras de promover, a través de sus páginas comerciales, el sexo pago. Pero, además, Clarín es el único diario que recibió una multa monetaria, una sanción que implica no sólo un castigo efectivo, sino la constatación de que fue intimado reiteradamente a levantar los avisos engañosos sin que respondiera con ninguna intención de querer hacerlo. La multa fue aplicada el 4 de mayo del 2012 y es de 362.534,60 pesos. Pero el llamado “gran diario argentino” nunca la pagó.

¿Por qué?

–Pregúntenselo a Clarín. No se comprende. Con mantener estas publicaciones perjudican a las mujeres y niñas. Las que son captadas y a las que se las vende como mercancías –responde Chantal Stevens, coordinadora de la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

¿Cómo fue el proceso para llegar a la multa?

–De todos los diarios que vimos que tienen avisos les mandamos actas de intimación y las retiraron y otros no frenaron. A La Nación les mandamos varias actas pero ellos retiran determinados avisos, no todos. La mayor parte acata nuestras intimaciones y otros se resisten como La Capital de Rosario, que tiene 18 por ciento de infracciones, y La Capital de Mar del Plata, que tiene 11 por ciento. Clarín es el que se resiste más ostensiblemente.

En principio, la Oficina de Monitoreo se dedicó a buscar a quienes seguían publicando avisos de oferta sexual de manera descarada o encubierta. Pero, ahora, su tarea ya está cumpliendo una función mucho más aguda. A través de su red de datos de avisos clasificados están pudiendo ayudar a la Justicia a desarticular redes de trata y a deschavar proxenetas. “No sólo queremos que no se publiquen más estos avisos, sino que se investiguen estos delitos que presumimos que están detrás de estos avisos y eso ya es competencia del sistema de administración de justicia. A mediados del año pasado diferentes fiscalías y juzgados comenzaron a requerirnos información relacionada con estas publicaciones”, informa Stevens. Del dicho al hecho ya se pasaron a actuaciones concretas y se aportaron datos para más de 21 causas judiciales en las que se investiga trata o explotación sexual a partir de datos de 1232 avisos.

¿Sólo ven los avisos clasificados de los diarios?

–Ya no monitoreamos sólo prensa gráfica, sino también Internet y una base de datos de la vía pública. Es importante saber que la distribución y la fijación en la vía pública es competencia del gobierno local, pero igual entrecruzamos la información. Los llamados “papelitos” no son una problemática nacional, sino de la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mar del Plata y evitar la fijación es de competencia local. Pero si recibimos denuncias le damos tratamiento penal.

El Diario de Río Negro dijo que era una medida contra la libertad de expresión...

–Fue rechazada: cuando se trata de comerciar con seres humanos sí le podemos poner un límite.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.