las12

Viernes, 7 de marzo de 2014

Dislocaciones

8 de marzo Es un latiguillo lacerante y anticuado cuyo uso merma pero no se resigna a quedar en el olvido: “¿Por qué un día de la mujer?, ¿para cuándo un día del hombre?”. Puede escucharse en la mesa familiar, en la oficina o en algún transporte público; tanto como puede recibirse una flor que clava su espina sobre la estampa de la mujer a la que se halaga para conseguir algún favor, esa mujer hecha para el amor de y para los hombres, gesto ignorante del recordatorio de las luchas de las trabajadoras que impusieron ese día a fuerza de poner mártires en la calle y en la historia. Los femicidios, la violencia de género en todas sus formas, la trata, la ilegalidad del aborto, la brecha salarial, la sobrecarga en las tareas reproductivas y de cuidado, los este- reotipos asfixiantes de belleza, la representación insuficiente en ámbitos de poder; todas estas injusticias ameritan que el calendario internacional disponga de un día para generar conciencia, un día internacional de la mujer. Pero ¿se puede hablar de la mujer en singular? Y el plural ¿es suficiente para zanjar con corrección política lo que queda oculto detrás de la categoría “mujer”? ¿Entran en “mujeres” las trans, las negras, las ricas, las gordas, las pobres, las marimachos, las lesbianas, las poderosas, las villeras y etc. y etc.? Esta nota se saltea la corrección política a través de un juego que se propone como un termómetro puesto en el imaginario para reivindicar no sólo la pertinencia de un día de las mujeres sino también para toparnos con lo insuficiente de esta categoría para comprender el mundo. Más de 20 sujetos que se reconocen en masculino –no todos se llaman hombres, ni siquiera varones– aceptaron contestar cinco preguntas que apelan a la experiencia. Con ustedes, las respuestas.

  1. ¿Qué querrías experimentar si fueras mujer?

  2. ¿Qué te parece lo más incómodo de ponerte en nuestros zapatos?

  3. ¿Cuál de tus privilegios resignarías en nombre de la equidad de género?

  4. ¿Cuántas veces pasaste por alto el no de una mujer?

  5. Continuar o no con un embarazo, ¿es una decisión únicamente de la mujer?

Compartir: 

Twitter
 

LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.