las12

Viernes, 3 de octubre de 2014

FOTOGRAFíA

Selva y dolor

Jardín de invierno es el primer libro de fotografías de Silvina von Lapcevic, un recorrido por espacios abiertos y sensuales.

 Por Silvina Herrera

Sus imágenes están hechas de contrastes. La luz arrasa con la oscuridad como en un deseo de alejarse de la tristeza. A través de la naturaleza exterior, muestra su personalidad y expresa su interior, en un intento de volver al origen. Jardín de invierno es el primer libro de fotografías de Silvina von Lapcevic, con diseño de Mariana Felcman. Desde el título se hace referencia a ese juego de dobles que se oponen y se complementan, y que transmite al mismo tiempo una connotación positiva y una negativa: la vida y la muerte, lo oculto y lo transparente, el día y la noche, la selva y la interioridad, la felicidad y el dolor, el campo y el acercamiento desde la mirada urbana. Esas imágenes de piedras reflejadas en un lago negro, de hojas cayendo hacia la nada, flores blancas diminutas, girasoles que miran a la tierra y no al cielo, agua en árboles que no pueden más de verde, todas trasmiten la interioridad de la fotógrafa que dedica el libro “a la selva por guiarme hasta mí”. Ese viaje de lo despojado hacia la complejidad del propio ser es uno de los ejes de las fotos del jardín de invierno, que trata de unir la enormidad del bosque con la unicidad de cada persona, y de expresar la posibilidad de una reconciliación entre el ambiente y el mundo interior.

“Creo que Jardín de invierno tiene que ver con mi duelo después de separarme y todo el despertar de lugares míos que nunca había transitado, fui descubriendo conmigo y con el mundo que todo está en permanente movimiento”, dice la autora, que con su cámara retrató los lugares por los que estuvo, Ecuador, el parque de Agronomía, su jardín, una casa familiar en Córdoba, “cualquier lugar vegetal que lo pidiera”, todos espacios en los que pasó y que de alguna forma le dejaron algo. Cuenta sobre su trabajo: “No es una decisión previa, es lo que me conmueve, no puedo evitar sentir muy poderosamente cuando veo la luz sobre los brotes, los reflejos sobre el agua, las nervaduras de las hojas”. Hay una búsqueda minimalista por rescatar lo particular en lo general que tiene que ver con su interés por la poesía y los lenguajes sagrados. En la actualidad está estudiando astrología para ampliar su conocimiento y su conexión con el cosmos. Se siente parte de la Luna y el Sol, como un ying y yang de la representación. “En el fondo, siempre hay un jardín”, es un verso de Olga Orozco que la inspiró para el libro. “Creo que tiene que ver con una poda para que las cosas crezcan más sanas, porque todo es cíclico, las cosas nacen, viven y mueren. Me encanta del mundo vegetal que todo sea un gran sistema, como la semilla necesita estar bien protegida por la oscuridad de la tierra para echar raíz, y ella necesita del agua para que llegue la flor. En la selva entiendo el vínculo de todo con todo”, afirma Silvina, que fue reportera gráfica en el diario Perfil.

“He sido, tal vez, una rama de árbol, una sombra de pájaro, el reflejo de un río”, es un verso del poeta argentino Juan Ortiz que escribe sobre paisajes litorales y también influyó sobre su obra.

El libro de Silvina von Lapcevic está recorriendo galerías, muestras y espacios diversos. Hace poco inauguró la muestra “Las raíces del jardín”, junto a las fotógrafas Florencia Lo Re y Silvana Lozano, “Tres mujeres buscando su naturaleza interior”, en El Cultural Espacio de Arte, de Villa Urquiza. Lo Re y Lozano hicieron entre las dos otro libro de fotos de naturaleza, llamado A raíz desnuda, que indaga sobre la luz, el cuerpo, los árboles, la tierra y el mar.

Para saber más de su obra www.silvinavon.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.