las12

Viernes, 14 de noviembre de 2014

ESCENAS

Bomba de sentido

Jarry. Ubú Patagónico, la obra-monstruo-de-mil-cabezas que acaba de crear Mariana Chaud para el ciclo Invocaciones, en el Centro Cultural San Martín.

 Por Natalia Laube

“Estás demasiado preocupada por el sentido. Tenés que salir a bombardear el sentido, dejar de preocuparte por lo que piensan de vos”, le sugiere Agustín Rittano a Laura Paredes en una de las primeras escenas de Jarry. Ubú Patagónico. En aquella frase, dicha entre las tantas que pronunciará a lo largo de una hora un elenco de actores y actrices que pasan del lenguaje de las obras de Alfred Jarry al porteño más coloquial y del teatro de texto al despliegue puramente físico con una ductilidad que sólo pueden dar los años de experiencia, una dirección precisa y una coach corporal como Luciana Acuña, se puede encontrar una de las claves para decodificar este trabajo. Es probable que muchxs de los espectadores no hayan leído Ubú rey, la obra emblemática del francés en la que se basa gran parte de este espectáculo, ni hayan oído hablar sobre su autor, pero eso a Chaud no parece preocuparla, todo lo contrario. Lxs vírgenes de la teoría teatral son bienvenidxs al mundo de Jarry porque, mucho más que de hacer entender se trata de divertirse con los géneros y la teoría a partir de la premisa de que no hay por qué respetar ninguno. “Creo que nadie entiende nada de patafísica y que, muchas veces, cuanto menos se sabe, más se disfruta. Por lo menos eso es lo que yo observo entre quienes vinieron a ver el trabajo”, opina la directora.

Invocaciones, el ciclo curado por Mercedes Halfon y producido por Carolina Martín Ferro en el que se enmarca el proyecto, propuso a cinco directores y directoras consagrados de la escena local crear obra (una obra individual, pero también una gran obra conjunta que se completará cuando se hayan estrenado todos los espectáculos) a partir de los trabajos y la estética de cuatro directores teatrales emblemáticos e inusuales del siglo XX: Meyerhold, Jarry, Brecht y Artaud. El hecho de que a Chaud le haya tocado trabajar con el creador de la patafísica tiene alguna explicación biográfica, aunque no sea la única: su mamá estudiaba pintura con Eva García, la introductora de la patafísica en la Argentina, y la pequeña Mariana más de una vez visitó ese departamento fascinante de la maestra de su mamá en el que se maravillaba con un mono embalsamado.

Alfred Jarry, creador de la patafísica (una ciencia paródica dedicada al “estudio de las soluciones imaginarias y las leyes que regulan las excepciones”) fue para muchos el antecesor del teatro del absurdo y del arte dadaísta. Toda su obra desborda humor e incoherencias, dos elementos que Chaud retoma no sólo en su trabajo sino también en todos los elementos que hacen a la comunicación del espectáculo. Por eso, si se le pregunta cuáles fueron las primeras imágenes que se le aparecieron cuando supo que iba a formar parte del proyecto, ella contesta: “una morsa plateada, un jabón que ensucia, una orgía entre soldados y un huevo poché”. Y si la curiosidad pasa por entender por qué Jarry tiene tantos elementos en común con Los sueños de Cohanaco, obra de su autoría estrenada en el Teatro San Martín en la que también aparecían indígenas patagónicos, explica su elección con datos incomprobables pero nunca del todo inverosímiles: “Yo vengo de una familia de indios del sur, los tehuelches. Mi abuelo, el cacique Ernesto, luchó en la llamada guerra de la papa. Cantaba hermosas canciones y fundó un teatro en el centro. Los temas recurrentes son siempre familiares”.

Mariana Chaud trabaja como una artista libre, y en esa libertad también reside su homenaje a Jarry. Mucho más que en el uso de la simbología jarriana, que también aparece en escena (los huevos, las bicicletas, la espiral en la panza de Santiago Gobernori), el espíritu de este director se invoca en la demostración de que sin preocuparse demasiado por el sentido también se puede construir sentido. No es una lección menor.

Funciones: Jueves, viernes y sábados, a las 20, en el Centro Cultural San Martín, Sarmiento 1551. Entradas: $ 60 y $ 80.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.