las12

Jueves, 2 de abril de 2015

MONDO FISHION

Esos raros nuevos talentos

 Por Victoria Lescano

La transitada alfombra púrpura del Faena Hotel cobijó la sexta edición del concurso Fashion Edition Buenos Aires –FEBA– y que en su procesión de estilos y con los modales de un concurso de diseño (pasadas de tres conjuntos para cada participante) difundió la moda en boga en las academias

El paisaje como inspiración para los textiles y las morfologías, las construcciones con trapos de piso de apariencia net, rompecabezas textiles cruza con origamis, tributos a la cultura animé y los rituales. Mientras que las diseñadoras de la marca Yûki & Zuki trasladaron a la pasarela atuendos representativos de su mirada sobre la fantasía pop –en cortas chaquetas en tono pastel y ricas en estampas contrastadas con faldas plisadas–, las citas a los paisajes irrumpieron en la firma Boerr Yarde Buller (los outfits de su colección resultaron de los paños más nobles, una paleta de negro, blanco y gris con la particularidad de que uno de los modelos llevaba el rostro maquillado con base negra); el paisaje patagónico representa las búsquedas de la firma Abre, diseñada por Luz Arpajou y Laura Leiva desde Neuquén. La secuencia de abrigos negros con tocados al tono matizada con faldas y pantalones en seda presentada por Anabella Bergero, fue la premiada por el jurado de expertos en moda (Andrea Saltzman, Turquesa Topper y Gustavo Lento y Lisette Trepaud y la revista Harper’s Bazaar) con cien mil pesos para la realización de una colección que será presentada en septiembre en la semana de la moda de México. Los disparadores de la colección de Bergero fueron los contrastes entre lo primitivo y “lo moderno”. La diseñadora de 24 años se refiere a sus premisas y desarrollos: “La relación surge a partir de lo conceptual, donde imágenes visuales provenientes de la tribu Selk’Nam y las pinturas de Piet Mondrian y de Kazimir Malévich componen una imagen unificada. Lo primitivo se encuentra en la inspiración que aportó la tribu del sur de Argentina, donde el lenguaje visual, la manera en la que pintaban sus cuerpos nos remontan a un estilo de vida primitivo, completamente diferente a los de Malevich y Mondrian. Me pareció interesante encontrar un balance entre la sabiduría proveniente de épocas donde no había civilización y las reflexiones visuales posteriores. Reflejé ese mix en mi elección de la materialidad para realizar las prendas, donde los textiles naturales coexisten armónicamente junto con sintéticos”.

¿Qué ritual contemplaste para la realización y los modos de uso de las prendas?

–Encontré muy inspiradora la vestimenta que usaba la tribu Selk’Nam en su rito de iniciación llamado Hain. Como la colección que presenté en el FEBA fue mi primera colección a nivel profesional, considero que fue una experiencia de iniciación para mí y en ese sentido al proceso de diseño lo sentí como un ritual personal. El abrigo o tercera piel fue diseñado como la prenda que contiene al cuerpo, invita al usuario a verse inmerso en un mundo introspectivo de reflexión; me pareció importante mostrar a una mujer fuerte e imponente y que su fortaleza proviniera de algo que surge del interior.

¿Cómo definís tus deliberados contrastes textiles? ¿Asistís a talleres de experimentación con textiles?

–Uno de los textiles que utilicé fue producido con una técnica conocida como handtufting, que habitualmente se aplica para la elaboración de alfombras, se caracteriza por generar textiles con mucho volumen y porque su textura se parece al pelaje de la lana. La combiné con rib de lana y de algodón, neoprene, sinamay, telas tipo spacer y sedas. Hace un tiempo que asisto a talleres textiles de Silvina Romero y ahora comencé a aprender con la diseñadora Araceli Pourcel.

¿Cómo y cuándo fue el paso de la arquitectura al diseño?

–Viví en México desde los 12 hasta los 21 años, por lo que al terminar la secundaria allá comencé a estudiar Arquitectura, y los dos años que la realicé me dieron una educación sobre el manejo de la morfología que fue muy útil. Finalmente dirigí mi camino hacia el diseño y fue amor a primera vista. Comencé a estudiar indumentaria en 2012, cuando volví a vivir a Argentina y el año pasado tuve la oportunidad de hacer un intercambio académico en Copenhague y esa experiencia enriqueció mucho mi desarrollo personal y profesional. En México presentaré una colección primavera-verano y, seguiré trabajando con indumentaria femenina. En este momento estoy en una etapa de investigación y de absorción al estilo esponja.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.