las12

Viernes, 27 de mayo de 2005

INUTILíSIMO

Un hogar para cada temperamento

Si cada mujer arreglara su casa de acuerdo con su temperamento, su vida familiar cotidiana sería más productiva y feliz. A estas conclusiones llegamos con indudable claridad después de leer el número especial de la revista Mucho Gusto (octubre, 1955), en el que se publica un reportaje a la escenógrafa Nydia Demitriades, quien afirma que la diversidad de temperamento se acentúa en la mujer “por ser ella más sensible y afectiva que el hombre”. Las tres tendencias dominantes son, según la especialista: la romántica, la reposada-hogareña y la firme. Esta última clasificación corresponde a “la mujer enérgica, dueña de sí misma, que tanto se da hoy entre las universitarias, artistas, mujeres de negocios, etcétera”.

Empecemos por las románticas, “que las hay y no son pocas, afortunadamente. Porque el romanticismo nos salva de ser demasiado prácticas”. Este tipo de señora debería rodearse de paredes en tonos pastel, dando preferencia al lila, el celeste, el rosa, el malva, colores que desde luego han de combinar con la tapicería. “El terciopelo no puede faltar en una decoración romántica”, dictamina Nydia Demitriades, mientras que en los muebles “se impone el estilo francés: el Luis XV, de rancio abolengo”, y como adecuado complemento, pequeños bibelots, porcelanas y grabados galos.

Las del tipo reposado-hogareño se sentirán a gusto entre muros ocres, rosados, amarillo pálido. Para ellas, los muebles provenzales o rústicos vieneses: “Dan verdaderamente sensación de reposo e invitan a tejer, a bordar o a tener una grata sobremesa con auténtico espíritu familiar”. En cuanto a los adornos, “tendrán que ser forzosamente de cobre, hierro forjado o bronce”.

Finalmente, a las de temperamento fuerte e independiente, “verdaderas émulas de Adán”, les corresponde, claro está, colores intensos y definidos en las paredes: “amarillo, gris, naranja, verde, azul”, y tonos igualmente vivos en la tapicería, “formando combinaciones audaces”. A estas “hijas de la televisión y el átomo”, según las define Mucho Gusto, les convienen los muebles funcionales, modernos, en madera natural, lustrada o pintada al laqué. ¿Los adornos para estas damas enérgicas e intrépidas?: “pinturas cubistas, cabezas o bustos de yeso, y en vez de flores frescas, hojas y frutos secos”.

Si alguna de ustedes, aplicadas lectoras, está viviendo en el decorado equivocado, deben comenzar las reformas ya mismo, empezando por la pintura porque, como indica la infalible Mucho Gusto, “confesémoslo, románticas, reposadas o decididas, todas estamos unidas en un mismo sueño: el hogar”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.