las12

Viernes, 1 de diciembre de 2006

EL MEGáFONO

La violencia también es institucional

 Por el equipo del 0800 bonaerense

El equipo técnico profesional del servicio telefónico 0800 del Programa de Violencia Familiar del Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia de Buenos Aires denunciamos el continuo maltrato que venimos recibiendo por parte de los funcionarios de esta gestión, que consiste en la sospecha permanente sobre nuestro trabajo, acusaciones encubiertas, falta de comunicación y doble discurso, desvalorización de nuestro trabajo. Se espera de nosotras la obsecuencia y la frase permanente es “si no te gusta, te vas”.

Esta situación que nos viene sucediendo históricamente tuvo su punto extremo el martes 21 de noviembre. Encontramos con que el teléfono no sonaba. Nos dirigimos al despacho del director del Programa, Carlos Barrios, quien nos cita a una reunión junto a la coordinadora Adriana Marconi. Nos informan que el teléfono había sido trasladado al programa Cuida Niños (dependiente de la Subsecretaría de Minoridad), y que “solamente sería un cambio del espacio físico” para el logro de la atención durante 24 horas. Esta decisión, que es del ministro Varela y del gobernador Solá, se produce ante la inminencia del lanzamiento en todos los medios nacionales de la Campaña del 25 de noviembre.

Nosotras nos preguntamos: ¿con qué personal se brindará el servicio telefónico? ¿Qué perspectiva de género tienen? ¿Qué capacitación y experiencia se requerirá? No hay respuesta.

La posición de este equipo siempre fue el logro de la cobertura durante las 24 hs., asegurando calidad de servicio desde la perspectiva de género.

En este momento ponemos el acento en la forma irrespetuosa e irresponsable en la que se lleva a cabo esta decisión. La responsabilidad de dos subsecretarios sobre un mismo grupo de trabajo también es preocupante, ya que sabemos que lleva al desdibujamiento de la responsabilidad y favorece la disputa de poder entre ellos, quedando las trabajadoras del 0800 y los trabajadores del Cuida Niños entrampados y con serios riesgos de que instalen la violencia entre equipos.

Lo que aparece como brindar un mejor servicio esconde la desprotección de las mujeres. No es caprichosa nuestra actitud, es violenta la forma, la decisión y el trato del ministro y sus funcionarios/as que lo avalaron. No nos negamos a la tarea, nos negamos a las “condiciones” que nos proponen porque sabemos de las consecuencias físicas y emocionales que resultan de la escucha de las escenas violentas, más aún cuando estamos siendo violentadas.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.