las12

Viernes, 1 de febrero de 2013

EL MEGáFONO

Más de lo mismo

 Por Andrea Majul *

Con apenas siete meses, Bautista ya se enfrentó a un parto difícil, a dos bronquiolitis graves y a la burocracia, ya que fue el primer bebé inscripto en la ciudad de Buenos Aires con el apellido de sus dos madres en la partida y sin enmiendas discriminatorias. Otra particularidad es que de sus escasos meses de vida, Bautista ya lleva un mes y medio en la cárcel.

Está junto a su madre gestante, Ana María Fernández, en la Unidad Nº31 del Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza. Sigue siendo amamantado y viviendo en condiciones por las cuales –según disposiciones de la Convención sobre los Derechos del Niño– no debería atravesar.

Fernández, ex directora adjunta de la Dirección General de Fiscalización y Control del gobierno porteño en el año 2004, fue condenada en diciembre pasado junto a otros funcionarios por la causa Cromañón. La pena de tres años y seis meses no es excarcelable; lo curioso en su caso es que el Tribunal Oral Nº24 le negó la prisión domiciliaria contemplada para madres de niños menores de cinco años arguyendo que como el bebé tiene dos madres no es necesario.

La ONG 100% Diversidad y Derechos denunció ese argumento por discriminatorio, por establecer estándares diferentes para familias heterosexuales y comaternales, también patrocinó una denuncia en el Inadi junto a Gabriela Aguad, la otra madre del bebé y esposa de Fernández que fue avalada por un dictamen favorable.

En el recurso de Casación figuró el informe del defensor de Menores con la recomendación de otorgar la prisión domiciliaria. Se le sumó, además, la presentación de la Procuración Penitenciaria de la Nación como Amigo del Tribunal buscando garantizar el supremo interés del niño y destacando “el trato discriminatorio en razón de la condición sexual de los cónyuges en virtud de que la orientación sexual de una persona no resulta una característica que habilite a justificar la restricción de un derecho”.

El viernes 11 de enero pasado, la Sala 3 del Tribunal de Casación Penal tenía la posibilidad de revertir esta medida atendiendo a preservar la protección del menor; sin embargo, los jueces Eduardo Riggi y Liliana Catucci fallaron por volver a negar el arresto domiciliario, a diferencia de la jueza Angela Ledesma, quien votó por concederlo. Dos contra uno. Más de lo mismo.

Como respuesta, la Defensoría General de la Nación presentó su recurso extraordinario en Casación buscando llegar a la Corte Suprema.

Mientras tanto, Bautista pasa calor en Ezeiza con los cachetes colorados y se repone de una infección eruptiva. Lástima que los prejuicios de algunos magistrados no puedan ser desarticulados por ningún antibiótico de amplio espectro.

En nuestro país, de los tres poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo han permitido que los derechos de la diversidad sexual estén a la vanguardia en todo el mundo. Ahora bien, si dentro del Poder Judicial no se puede contar con jueces que respeten esa igualdad, nos encontramos con estas paradojas, en donde se tiene que volver a reclamar por conceptos tan básicos, obvios y redundantes como que un niño es un niño, tenga una o dos madres.

* Activista de 100% Diversidad y Derechos 100porciento.wordpress.com

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.