las12

Viernes, 10 de diciembre de 2004

TALK SHOW

Roger el avispado

 Por Moira Soto

Seguramente, Roger Corman ya era rapidísimo para los mandados cuando, muy joven, trabajaba de che, pibe en la Fox, aunque no con la velocidad que desarrolló como productor y director en American International Pictures durante los ‘50 y ‘60 (llegó a hacer media docena de películas por año). Y más tarde, aflojando un poco el ritmo, con su propia empresa, la New World Pictures, en los ‘70 y ‘80. En este último par de décadas, sumó a sus actividades la de distribuidor, trayendo a los Estados Unidos films de Bergman, Fellini, Truffaut, Resnais, Kurosawa, Volker Schlondorff y Margarethe von Trotta...
Por otra parte, Corman tuvo siempre mucho ojo para descubrir talentos: entre los que debutaron y avanzaron bajo su ala hiperkinética figuran Jack Nicholson, Robert Towne, Francis Ford Coppopla, Peter Bogdanovich, Martin Scorsese, Jonathan Demme, Joe Dante. Ciertamente, además de su acelere y creatividad, lo que caracterizó durante mucho tiempo a Corman fue su habilidad para hacer películas con menos dólares que otros directores de serie B, ingeniándoselas para reciclar escenografías, vestuarios y hasta alguna escena de auténtico despliegue, como la del incendio de La caída de la casa Usher, en 1960, lograda casi por azar. Así lo cuenta el propio RC: “Encontramos un viejo granero que iba a ser demolido en Orange County y le preguntamos al propietario: ‘¿Por qué no lo quema? Hágalo de noche y nosotros vendremos con 50 dólares y dos cámaras de cine’. El hombre aceptó y así conseguimos las alucinantes tomas de la casa en llamas”. Desde luego, Roger no iba desaprovechar tanta buena suerte y así fue que usó parte de esas imágenes para otras producciones del famoso ciclo inspirado en Poe en las que se quemaba algún castillo.
El canal de cable Retro está ofreciendo ahora un atractivo y representativo ciclo de films dirigidos (también ideados, producidos, fogoneados) por este señor que ha sido llamado Rey de la Serie B y Papa del cine Pop. Las proyecciones comenzaron el lunes pasado con La tumba de Ligeia (1964), última de la saga Poe, la más necrofílica, con Vincent Price, lívido y de lentes negros, aristocrático y doliente, y El viaje (1967), desvarío psicodélico con Peter Fonda y Dennis Hopper.
El próximo lunes, a las 0.50 (es decir, que si graban deberán programar el domingo por la noche) va Cuentos de terror (1962), con Price, Peter Lorre, Basil Rathbone, en una adaptación (Richard Matheson) con desniveles de varias “narraciones extraordinarias”. El lunes 20 se pasa, a las 0.50, El pozo el péndulo (1961), la versión más libre de Poe, protagonizada por el magno Price como caballero español hijo de un verdugo de la Inquisición, con cámara de torturas junto a la cripta familiar. La inefable Barbara Steele, que se roba con sus ojos sombríos planos de elocuente crueldad, es la esposa enterrada prematuramente, luego encerrada en sarcófago de púas. A continuación, a las 2.15 va una rareza dentro de las rarezas, Ga-s-s-s (1970), frenesí visual de salvaje surrealismo, con Angeles del Infierno en carritos de golf, un equipo fascista de fútbol en un festival de rock, una familia hippie que huye de un gas tóxico y al cierre, una serie de personajes que resucitan: John F. Kennedy, Martin Luther King, el Che Guevara, el mismísimo Poe (un discurso de Dios fue cortado en el montaje aprovechando un viaje de Corman).
Finalmente, el 27, dos imperdibles: a las 24, una joyita de la ciencia ficción, La mujer avispa (1959), con la morocha aguerrida Susan Cabot en el rol de una empresaria de cosméticos que, para salvar el negocio y su propia belleza, le pide a un dermatólogo demente que prepare una crema antiarrugas. Corman había oído sobre usos de la jalea real, y pensó que elsuero de avispa iba a ser apropiado. Naturalmente, la chica se abusa y termina convertida –con una máscara horrible– en una avispa asesina. Y a la 1.20, una de las mejores realizaciones de RC, Bloody Mama (1970), basada en las andanzas reales de Kate “Ma” Baker y sus cuatro hijos criminales, en el sur rural, durante la Gran Depresión. Film de una violencia inaudita, “sobre el poder de la familia, los lazos de sangre, los clanes”, al decir de Corman, está protagonizado por Shelley Winters, imponente. Para interpretar al hijo que se da con pegamento, el cineasta fichó a un tal Robert De Niro, que aceptó sin rodeos.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.