libero

Lunes, 22 de noviembre de 2004

FúTBOL › INDEPENDIENTE NO ANDA Y JUEGA COMO LA MONA

Y el Mono ataja la bronca del hincha

Los hinchas de River silbaron con todas sus ganas a Navarro Montoya cuando fue a ocupar su lugar en el arco del Río de la Plata porque, como es obvio, no le perdonan su pasado boquense. Sin embargo, el arquero de Independiente no parece tener muy buenos recuerdos de su paso por el club de la Ribera, a juzgar por la forma en que festejó el triunfo de su actual equipo contra Boca en Avellaneda. Ese día, a muchos les quedó la sensación de que Navarro Montoya es arquero de los rojos desde siempre.
Los hinchas lo adoran. El equipo es uno de los más goleados del campeonato (sólo Instituto, Huracán de Tres Arroyos y Olimpo recibieron más goles) y el Mono viene de sufrir un par de goles desde larguísima distancia, pero la idolatría está intacta. El partido de ayer aportó nuevos elementos para entender el romance del arquero y la hinchada. Se reviven estas jugadas:

1 Entrada cómoda de Gallardo por la izquierda y remate violento bajo sobre un costado del arquero que espera el tiro cruzado, pero por las dudas se afirma en la pierna derecha y ahí le pega la pelota.

2 Gran jugada de Gallardo que se filtra entre tres rivales y ya en el área no puede pegarle bien porque el arquero le quita ángulo.

3 Entrada libre de la Gata Fernández en una veloz jugada asociada de River y gran tapada de Navarro Montoya, poniendo el pecho y el alma para quedarse con la pelota, exponiéndose a una lesión que finalmente sufre y lo deja medio chueco para todo lo que resta del partido.

4 Tiro libre de Gallardo a un ángulo y volada del arquero para mandar al corner.

5 Entrada de Cuevas por la izquierda con todo a favor para definir... bueno, todo menos la presencia de Navarro Montoya, que hace la de Dios y salva el gol.

6 Gambeta de Cuevas en el área que no prospera porque el arquero se arroja desde atrás con gran esfuerzo y se queda con la pelota.

7 Remate de media distancia de Gastón Fernández al advertir adelantado al arquero y espectacular vuelo hacia atrás de éste para poner la puntita de los dedos y mandar la pelota al corner.
En los tres goles de River, el 1 de Independiente no tuvo nada que ver. Gastón Fernández cabeceó muy solo y Maxi López metió dos cañonazos, uno arriba y otro abajo; en las llegadas, sin defensores a la vista en las dos conquistas. Independiente evitó la goleada, pero no la derrota porque Navarro Montoya no puede hacer milagros. Si sus compañeros son débiles defendiendo, no recurren al juego asociado en el medio y casi no llegan al área contraria, es lógico que los rivales los superen. Navarro Montoya fue figura y se salvó del incendio, pero no puede hacerlo todo porque la verdad es que su equipo no juega a nada.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.