libero

Lunes, 16 de octubre de 2006

FúTBOL › VENCIO BIEN A BANFIELD EN UNA CANCHA QUE SIEMPRE LE RESULTO DIFICIL

River se aprovechó de los buenos vientos

Con un gol de Farías tras un gran pase de Gallardo, que tocaba la pelota por primera vez después de sustituir a Domínguez, River ganó por 1 a 0 y sigue muy prendido en la pelea. Belluschi volvió a ser la figura de un equipo que no brilló, pero que se impuso con justicia. Sobre el final fueron expulsados Farías y Sanguinetti.

 Por Juan José Panno

“Atención, atención: al propietario de un Gol”, empezó diciendo el hombre de la voz del estadio, y arrancó la espontánea conclusión de un joven hincha ubicado en una de las cabeceras de la cancha de Banfield: “Qué gol ni gol, acá no hay gol, nosotros no le hacemos un gol a nadie”. El que lo acompañaba, rápido, remató con gracia: “Y si hay un gol no nos enteramos porque este arco de acá ni se ve”. Todavía mantenían el buen humor los hinchas de Banfield mientras se desarrollaba ese primer tiempo vacío de buen fútbol y emociones. Se conformaban con poco: que Lucchetti no hubiera tenido que ir a buscar la pelota al fondo del arco. Pero, en el arranque del segundo tiempo, Gallardo, que había entrado por Domínguez, metió un pase en profundidad a Farías y amargó a todo Banfield. La definición de la jugada no la pudieron ver ni los hinchas ingeniosos ni los periodistas confinados a un lugar desde donde se sospecha un arco, pero Farías sí lo vio, le pegó bien, fuerte, cruzado y Lucchetti no pudo hacer nada. Con ese gol River le ganó a Banfield; con ese gol se mantiene bien arriba en la pelea por el título y continúa alimentando grandes ilusiones. Pudo empatar Banfield en la última jugada del partido cuando Bardaro apareció muy solo y sacó un derechazo, pero la pelota rebotó en el cuerpo de Carrizo y el 1 a 0 quedó firme. Le soplan buenos vientos a River. En los partidos contra Colón y Belgrano le había empatado en el último minuto y ayer quedó la sensación de que Banfield no empataba ni aun pateando un penal sin arquero.

River ganó porque anda de liga, pero también porque fue un poquito más que Banfield, un poquito más prolijo en el manejo de la pelota, un poquito más ordenado para salir jugando; un poquito más preciso en los pases largos; un poquito más inteligente para ocupar los espacios vacíos: un poquito más práctico; un poquito más veloz; un poquito más audaz; un poquito más en todo, con la exacta luz de diferencia que quedó marcada en la chapa.

La distancia entre River y Banfield se ensancha si se compara la producción de los respectivos enganches, Belluschi y Matute Morales. El de River, que venía de romperla en el superclásico, fue el eje de su equipo y del partido en muchos pasajes, entregó siempre la pelota a un compañero, metió un par de pases punzantes, se animó a pegarle al arco y se fue envuelto en una ovación; el de Banfield insinuó algo pero pesó poco, no pateó aun en situaciones favorables y se fue rodeado de indiferencia. Belluschi resignó algo de protagonismo en el segundo tiempo con el ingreso de Gallardo (un pase de gol, un par de buenos remates al arco), pero siguió siendo el jugador más claro de la cancha. En el repaso de las actuaciones individuales sobresale Farías como el delantero más punzante, el más movedizo, el que más inquietud generó en el fondo de Banfield, que tuvo como figura más destacada a Sanguinetti. Paradójicamente los dos se enredaron en una pelea y se fueron expulsados. Fue sobre el final del partido, poquito antes del pelotazo número cien de los de Banfield que rozó en una cabeza y le llegó a Bardaro y en ese momento todos pensaron en Colón y en Belgrano de Córdoba, pero Carrizo pensó en los tres puntos y con su atajada puso justicia; River había sido más, un poquito más.


Estadio: Banfield.

Gol: 46m Gallardo (R).

Cambios: 45m Gallardo (6) por Domínguez (R); 58m Bardaro (5) por Salvatierra (B); 71m Brown por Morales (B) 78m Falcao por Higuaín (R); 80m Seijas por Santana (B); 85m Méndez por Belluschi (R).

Incidencias: 90m expulsados Sanguinetti (B) y Farías (R).






Compartir: 

Twitter
 

Farías remata pese a la presencia de Sanguinetti. Una aparición del goleador sirvió para que ganara River en Banfield, algo que no sucedía desde 1997.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.