libero

Lunes, 16 de octubre de 2006

FúTBOL › ENTREVISTA CON HUGO TOCALLI, ENTRENADOR DE LAS SELECCIONES JUVENILES ARGENTINAS

“Me da terror que los quieran nacionalizar”

El técnico de la Sub-20 está muy preocupado ante el nuevo riesgo que sobrevuela las futuras promesas del fútbol argentino: el ofrecimiento de las potencias de otorgar la ciudadanía a los pibes para que actúen en esas selecciones. “No me deja dormir”, asegura Tocalli, que pide “parar la locura que hay con los chicos”.

“Debemos hacer un alto en esta locura del fútbol juvenil, en esta tendencia de ir tan rápido. Parece que todos están apresurados porque los chicos lleguen a Primera y después son esos mismos clubes los que no los ceden”, advierte apuntando con el dedo índice. Después de su paso por la Selección mayor, Hugo Tocalli mantuvo una charla con Líbero, en la que explicó los problemas que debe afrontar para armar un equipo y remarcó su “preocupación” por las ventas prematuras. Tampoco disimuló su temor de que los juveniles, lejos de su país, sean tentados a nacionalizarse para integrar seleccionados europeos. “Eso me da terror. Un terror que no me deja dormir”, confesó Tocalli.

–¿Por qué los clubes se resisten tanto a ceder a sus jugadores?

–Sin duda parecería como que los juveniles no son tan importantes como los de la Selección mayor. Uno trata en todo momento de hacerles entender que los jugadores deben pasar por un proceso. Porque por más que muchos ya estén consagrados, jugar en una Selección juvenil es un paso importante. Lo que más preocupa es que cada vez más chicos están jugando en la Primera de sus clubes y cada vez se nos hace más difícil poder trabajar con ellos. Incluso ya lo padecemos hasta en el Sub-17.

–¿Se siente en desventaja a la hora de negociar con los clubes?

–Sí, porque todos creen que como los chicos están en Primera es muy fácil armar una Sub-20 y no es así. Por ahí tenemos buenos jugadores, pero eso no significa que vamos a tener un gran equipo. De hecho, a veces ni siquiera podemos contar con los mejores jugadores.

–¿Los clubes subestiman la importancia de las selecciones juveniles?

–No creo que haya ningún dirigente ni ningún técnico que pueda subestimarla. Me parece que las necesidades y las urgencias que tiene cada club hace que te nieguen los jugadores para trabajar en la Selección. Que la Copa el día miércoles, que el trabajo del campeonato, que las urgencias del que está primero, que las urgencias del que pelea un descenso. Todo hace que no podamos tener el trabajo que necesitamos. Los juveniles tienen que seguir aprendiendo y un técnico por ahí no tiene tiempo para corregir errores por la urgencia de los resultados.

–¿Cuál es la posición de los juveniles en estas situaciones? ¿Son presos de sus propios contratos?

–No es que sean presos, aunque hay que reconocer que los jugadores están en medio de una situación complicada. Por un lado, ellos quieren jugar en la Selección, pero también son jugadores de los clubes. Ellos no pueden tomar decisiones. Somos nosotros, los grandes, quienes tenemos que ponernos de acuerdo y darle la importancia que se merece a cada cosa.

–Alguna vez, Julio Grondona dijo que si los clubes no ceden a los juveniles, Argentina podría dejar de participar de este tipo de competencias. ¿Coincide con esta decisión?

–En lo que coincido es en que debemos hacer un alto en esta locura del fútbol juvenil, en esta tendencia de ir tan rápido. Parece que todos están apresurados porque los chicos lleguen a Primera y después son esos mismos clubes los que no los ceden por la cantidad de compromisos. Es para preocuparse bastante. Mucho, yo diría. Debemos hacer un alto y pensar en el futuro del fútbol juvenil.

–Y lo que más preocupa es que esta tendencia crece de manera continua...

–Uno lleva 10 años trabajando con juveniles, pero lo que pasa en estos últimos dos o tres años es un cambio muy grande. Las primeras Sub-20 tenían uno o dos jugadores que estaban en Primera. De hecho, en la primera que armamos sólo teníamos a (Leonardo) Biagini y ahora nos encontramos con una cantidad muy alta. Hay que tratar de ver cómo podemos ponernos de acuerdo con los dirigentes, con la AFA y con los técnicos.

–¿Cómo se llega a un acuerdo?

–Con buena voluntad. Tiene que haber cierta época del año en la que no haya muchos compromisos para que los jugadores puedan ser cedidos.

–¿Se puede confiar en la buena voluntad de los dirigentes?

–Uno tiene que confiar. Si no confía, entonces no se puede hacer nada porque legalmente no hay muchas cosas por hacer. No tiene sentido hacer un reglamento si después no lo vamos a cumplir.

–¿Cómo toma los intentos de los clubes europeos por comprar los derechos de las divisiones inferiores argentinas?

–Nos preocupa muchísimo. El tema de las ventas prematuras es otra de las cosas que no debemos descuidar. Las ventas de jugadores de 15 o 16 años no las puedo entender. Y esto no es un problema sólo del fútbol argentino. Muchos chicos se toman del ejemplo de Messi, pero la experiencia nos ha demostrado que muchos jugadores se perdieron por no poder terminar de formarse.

–A esto hay que sumarle el agravante de que les ofrecen la nacionalización para que puedan jugar en las selecciones de sus países.

–Eso me da terror. Un terror que no me deja dormir. Cada persona que encuentro en el exterior le pregunto si conoce a algún chico que esté jugando afuera. Como el caso de (Federico) Laurito, que juega en el Udinese de Italia y lo trajimos para la Sub-17. Pero hay otros casos preocupantes como el de (Fernando) Forestieri, que está en Italia y no lo pudieron ceder. Como formador, estas cosas no me gustan y estoy muy en contra.

–¿Qué jugador del seleccionado juvenil cree que tiene una proyección importante?

–Sería muy injusto dar nombres con potencial. En chicos no hay que hacerlo. No porque no estemos seguros sino para tratar de frenar esa locura tan grande. Hoy un chico de 15 años tiene representante, auto y lo quieren llevar al exterior.

–Además, ¿no lo dice por miedo a que lo vendan?

–Por miedo a que lo vendan o por miedo a que se la crea. Los chicos tienen que seguir aprendiendo y no los dejamos en paz. Por eso no quiero que les hagan reportajes, que sean tan conocidos. Nada que los prive de seguir aprendiendo.

Entrevista: Hernán Matz.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Tocalli está preocupado con el nuevo panorama del fútbol juvenil.
Imagen: Gustavo Mujica
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.