libero

Lunes, 13 de abril de 2009

FúTBOL › CON UN GOL DE TIRO LIBRE, RACING SUPERó A CENTRAL EN ROSARIO

Jugar no entraba en los planes

Al partido se lo vendió como una batalla táctica, pero el que ganó fue el tedio. Los cinco defensores que puso Merlo no impidieron que Sosa la colgara de un ángulo. Antes y después, algo vagamente emparentado con el fútbol.

 Por Alejo Diz

Desde Rosario

La síntesis que acompaña la crónica puede interpretarse como una clara victoria táctica de Ricardo Caruso Lombardi sobre Reinaldo Merlo. Así se planteó el partido: como un juego de movimientos de piezas, siendo el gracioso entrenador de Avellaneda el más inteligente por haber tenido su equipo un gol a su favor, que a la postre le reportó la victoria. Es que nadie pensó en ganar, ni siquiera Mostaza, que armó ante su gente un equipo con lo último que impone el pizarrón: línea de cinco defensores en el fondo. Pero ocurrió que ninguno de esos cinco pudo hacer algo para evitar que Sosa clavara un tiro libre en el primer palo, y así Racing se llevó todo.

Se trataba de un cruce de necesitados. De necesitados que, además, tienen como entrenadores a profesionales que están convencidos de que la aspiración por el buen juego es un pecado resultadista. Fue así como Merlo coqueteó en la semana con jugar con un enganche y dos puntas, pero al final dejó a Ezequiel González en el banco, postergando a Zelaya y a Caraglio a asumir tareas en soledad, sin contar con ninguna colaboración de sus compañeros. Como Caruso Lombardi dispuso también para Leandro González y Lugüercio.

El genio de los técnicos llevó el partido a disputarse en terreno neutral. De un lado al otro viajaba la pelota, siempre por vía aérea. Entre tanto pelotazo, Lugüercio se las ingenió para sacar una volea de zurda pisando el área mayor, que se fue por arriba, y Valentini ganó de cabeza, pero su balón se fue alto. Si al partido se le quitaban los dos arqueros, nada cambiaba.

Para el segundo tiempo, Merlo se la jugó, a su criterio, por la segura: metió a Ezequiel González por Zarif y a Vizcarra por Zelaya, como ante Vélez, variantes que lo llevaron al empate en aquel partido que iba perdiendo. Entretanto, Racing resistía a sus máximas sin claudicaciones. En consecuencia, el tedio superó la hora de duración.

Si se esfuerza el análisis para alguna diferencia, Racing parecía más preciso al ejecutar las pelotas paradas, lugar que uno y otro habían elegido para dar con el desequilibrio. Fue así como Aveldaño estrelló un cabezazo en el palo, y Sosa la clavó, de tiro libre, sobre el primer parante de Broun para poner a Racing en ventaja.

Merlo hizo todo lo posible para que el partido saliera parecido al de Tucumán, donde ganó con un gol en contra de Anchén. En su predicción estuvo cerca: el juego se resolvió con el tanto de un defensor rival. Lo que Mostaza no había pensado fue que era más probable un gol en contra a que el rival haga uno a favor. Fue entonces cuando tiró los papeles y el equipo fue desesperado por el empate. Caruso Lombardi, más cauto, metió cada variante para perder minutos. Racing ganó, salió de la Promoción y su técnico seguirá por el mismo camino. Merlo, en cambio, sufrió su primera derrota. Y como las caídas sí que se discuten, quizás el golpe lo haga reaccionar.


Estadio: Central.

Arbitro: Gustavo Bassi.

Gol: 72m, Sosa (R).

Cambios: 46m, E. González por Zarif (C); 68m, Grazzini por González (R); 70m, Vizcarra por Zelaya (C); 76m, Franzoia por Moreno y Fabianesi (C); 80m, Ramírez por Lugüercio (R); 88m, Mercado por Lucero (R).

Compartir: 

Twitter
 

n Shaffer y Sosa, en pleno festejo por el gol del triunfo. Racing está afuera de la zona de promoción.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.