libero

Lunes, 13 de abril de 2009

FúTBOL › SAN LORENZO SE HUNDIó UN POCO MáS AL CAER COMO LOCAL CON EL PUNTERO VéLEZ

Semana poco santa y sin resurrección

Después de la eliminación en la Copa Libertadores y el escándalo de Ezeiza, los hinchas colgaron banderas contra los jugadores, los silbaron con dedicación –especialmente a Silvera– y los despidieron con una catarata de insultos.

No fue una Semana Santa para San Lorenzo. Ni mucho menos hubo un domingo de resurrección. Apenas un jugador crucificado –Andrés Silvera– y muchas insultos y banderas contra el resto de los futbolistas. Incluso los propios simpatizantes repartieron billetes con la imagen de Silvera y Adrián González. Un clima muy caliente en Boedo, que para colmo amenaza con quedarse, ya que ni siquiera se salvaron de las críticas los dirigentes y Marcelo Tinelli.

Desde el inicio de la jornada quedó claro que no era un día más en la vida de San Lorenzo. Luego de los incidentes del viernes, los jugadores quedaron concentrados en el Hindú Club y no en el estadio, como lo hacen habitualmente. Por eso, bien tempranito, cuando todavía muy pocos hinchas se habían acercado al Nuevo Gasómetro, el plantel arribó para pasar inadvertido. Hasta ahí, todo era tranquilo.

Sin embargo, esa serenidad se fue perdiendo con el correr de los minutos. Primero aparecieron los trapos hechos para la ocasión: “Carasucias ’64, Matadores ’68, Mercenario$ ’09”, rezaba uno en la platea descubierta, cerca de uno que decía “Cobran como campeones, juegan como cagones”. “Jugadores, ¿cuántos técnicos más piensan echar?”, preguntaba una bandera en la platea Norte. “Jugadores: no merecen ni el insulto”, sintetizaba otra.

Sin embargo, el grueso de la gente no le hacía caso a la bandera porque, cuando el equipo salió a la cancha, los insultos y silbidos arreciaron. “Ahí están, ahí están, los mercenarios que jugaron para atrás”, fue el primer canto hiriente que bajó desde la tribuna. Luego lo siguió el remixado “que se vayan todos, que no quede ni uno solo”. Y más tarde apareció el “jugadores, la c... de su madre, a ver si ponen huevos, que no juegan con nadie”.

Más allá de los gritos generales, también hubo jugadores especialmente apuntados. Silvera, expulsado en México, fue el blanco preferido, con silbidos cada vez que tocaba la pelota. Además, en la platea todavía circulaban los dólares truchos con su imagen. Bergessio también fue otro que no la pasó bien, en especial luego de un tiro libre que pateó lejísimo, por arriba del travesaño. Y Rivero, uno de los más mimados en otros tiempos, también se llevó lo suyo cuando fue reemplazado. Para colmo, el ex jugador de Chacarita se llevó los dedos a la oreja, como indicando que no escuchaba nada.

Con la derrota consumada, la última silbatina despidió al plantel. Está claro que algo se rompió y que serán muy pocos los jugadores que podrán superar este momento y seguir en San Lorenzo. Tras el juego, Bergessio fue uno de los pocos que dio la cara. “Pido disculpas por no haber clasificado en la Copa; pero eso sí: no justifico lo que pasó en el aeropuerto, porque no somos asesinos, no matamos a nadie y tratamos de hacer lo mejor en nuestro trabajo. Lo de Ezeiza pasó los límites”, señaló el delantero, que hace menos de un año era el máximo ídolo del equipo tras los dos goles que le marcó a River. Ahora habrá que ver si el tiempo cura las heridas que dejó la eliminación del miércoles.


Estadio: San Lorenzo.

Arbitro: Héctor Baldassi.

Goles: 40m López (V), de penal.

Cambios: 45m Chávez (5) por Silvera (SL); 61m Cristaldo (5) por Larrivey (V); 63m Fornaroli (5) por A. Gómez (SL); 72m J. Martínez por Velázquez (V); 80m D. Martínez por Rivero (SL); 87m Coronel por López (V).

Incidencia: 90m, expulsado Cubero (V).

Compartir: 

Twitter
 

Hernán Rodrigo López festeja el penal que le permitió a Vélez ganar y llegar a la punta del Clausura.
Imagen: DYN
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.