libero

Lunes, 13 de abril de 2009

CONTRATAPA

El vengador

A los 49 años, Angel Cabrera se convirtió en el primer golfista latinoamericano en ganar el tradicional Masters de Augusta, el torneo de golf de mayor renombre en el mundo, y salvó el prestigio de Roberto De Vicenzo, que en 1968 perdió el título a causa de un error ya mítico.

Pasaron 41 años desde que Roberto De Vicenzo, el golfista argentino más grande de todos los tiempos, patentó la frase “qué tonto soy”, pronunciada tras el error que lo privó de la oportunidad de luchar por el título del Masters de Augusta en 1968. Angel Cabrera lo vengó al obtener ayer en el Augusta National Golf Club el segundo “major” de su carrera, después de un dramático desempate en el que se impuso a los estadounidenses Kenny Perry y Chad Campbell.

Aquella frase de De Vicenzo, sincera, dolida y contundente, fue una herida abierta durante casi cuatro décadas para el deporte argentino. Con su sorpresivo título en el US Open 2007, Cabrera calmó en cierta forma aquel dolor, y ayer lo sepultó casi definitivamente.

Sucedió en 1968, un año después de que De Vicenzo impactara con su título en el British Open. Aquel 14 de abril, De Vicenzo cumplía 45 años. Probablemente su cumpleaños más amargo. Tommy Aaron, su compañero de juego, le anotó par en su tarjeta en vez de los tres golpes, birdie, que había necesitado para el hoyo 17. De Vicenzo la firmó, y cuando se dio cuenta de lo hecho, ya era tarde. Terminó con un bogey en el hoyo 18, y en vez de 65 golpes, oficialmente había hecho 66. El desempate con Bob Goalby por el título era imposible. De Vicenzo fue desde entonces más conocido por lo que pudo haber logrado que por lo hecho.

A Cabrera, oriundo de Villa Allende, en la provincia de Córdoba, no le temblaron los nervios 41 años después para alcanzar el desempate y ganarlo ante dos golfistas locales. “Cuando gané el US Open, él (De Vicenzo) me regaló un cuadro con un saco verde y me dijo que me lo quedase porque algún día lo iba a ganar, así que esto se lo dedico”, recordó con un dejo de emoción Cabrera, instantes antes de probarse la chaqueta verde destinada a los ganadores del Masters. “Estoy viviendo el día más feliz de mi vida. Ganar el Masters de Augusta es el sueño de todo golfista y estoy muy emocionado.”

El cordobés tuvo tres primeras rondas fenomenales, con tarjetas por debajo de 70 golpes, pero el domingo tuvo algunos problemas con sus drives. Perry lideró durante toda la cuarta ronda, pero cometió sendos bogeys en los últimos dos hoyos, permitiendo la recuperación de Cabrera, quien había arrancado la jornada igualado en la cima con el estadounidense y terminó también haciendo una ronda de 71 golpes, uno bajo par. A ellos se le sumó Campbell, quien con una ronda de -3 también alcanzó un total de 276 golpes.

En el desempate, Cabrera tuvo una mala salida en el hoyo 18, pero a sus rivales pareció pesarles la instancia definitoria, mientras el cordobés seguía manteniendo sus nervios bajo control. Campbell tuvo todo para ganar, pero terminó haciendo un bogey. El argentino y Perry, con par, siguieron vivos.

Ya en el hoyo 10 y con la oscuridad amenazando en el cielo, a Cabrera le alcanzó un nuevo par para dar su segundo gran golpe en el mundo del golf. “La verdad que cuando vi que estaba cerca del hoyo, me di cuenta de que el triunfo dependía más de mí que de ellos”, indicó.

Cabrera es el primer latinoamericano en ganar este certamen, cuya lista de vencedores es un auténtico muestrario de la máxima calidad de la historia del golf mundial. Antes lo habían obtenido Phil Mickelson (2006), Tiger Woods (1997, 2001, 2002, 2005), Vijay Singh (2000), José María Olazábal (1994, 1999) o Nick Faldo (1990, 1996), por mencionar algunos de los vencedores de los últimos 20 años. La victoria lo hizo acreedor a un cheque por 1,3 millón de dólares.

En Buenos Aires, a través de una pantalla de televisión instalada en su club de golf de toda la vida, el Ranelagh, De Vicenzo, de 86 años y quien durante su carrera ganó más de 200 títulos internacionales –entre ellos el Senior PGA en 1974 y el Senior US Open en 1980–, contempló también emocionado cómo Cabrera lo reivindicaba de una vez y para siempre en el país que concentra la elite del golf mundial.

La tarjeta del éxito

Pos. Golfista Ronda 1 2 3 4 Total
1º Angel Cabrera (Argentina) 68 68 69 71 276
2º Kenny Perry (Estados Unidos) 68 67 70 71 276
3º Chad Campbell (Estados Unidos) 65 70 72 69 276
4º Shingo Katayama (Japón) 67 73 70 68 278
5º Phil Mickelson (Estados Unidos) 73 68 71 67 279
6º Tiger Woods (Estados Unidos) 70 72 70 68 280

Compartir: 

Twitter
 

Entre los árboles, Cabrera salvó su momento más difícil en el desempate, para quedarse con el Masters de Augusta.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.