libero

Lunes, 1 de junio de 2009

FúTBOL › GIMNASIA Y RACING EMPATARON EN UN PARTIDO INTENSO

Hubo de todo menos goles

Y el fútbol también remoloneó: el equipo de La Plata jugó más de una hora con diez hombres, y pese a eso dejó una impresión superior, aunque el resultado lo conformó menos que al conjunto de Avellaneda, más cerca de zafar de la Promoción.

Tuvieron que pasar 25 años para que Racing y Gimnasia volvieran a protagonizar un partido clave. En el ’84 la lucha era por el ascenso a Primera y se impusieron los platenses; lo que estaba en juego ayer era la lucha por evitar el descenso y el 0-0 favoreció al conjunto de Avellaneda, que así logró conservar la ventaja de siete puntos que tiene con Gimnasia que, sin embargo, logró descontarle una unidad a Central, el tercero en discordia en la batalla por evitar la Promoción.

Ayer no estaban Miguel Brindisi en la cancha y tampoco Carlos Carrió, abanderados de esos equipos que pelearon por el ascenso; quizá por eso la especulación terminó ganándole al fútbol y, a pesar de algunos breves pasajes de inventiva, tanto a Racing como a Gimnasia no les alcanzó como para llevarse el triunfo y la tranquilidad.

Lo curioso fue que Racing, que jugó 65 minutos con un hombre de más, terminó haciendo menos que los locales como para imponerse, sobre todo en la segunda parte, cuando Gimnasia consiguió controlar la pelota y se mostraba mucho más claro y decidido que su rival que, dado el contexto y acaso lo que tenía por perder, parecía conformarse con el empate.

La primera parte fue pareja hasta que la expulsión de Cardozo cambió la suerte de Gimnasia. El defensor quiso tomarse revancha de un pisotón de Zuculini y, en la primera oportunidad que tuvo, recorrió diez metros sobre la línea lateral haciendo justicia por mano propia, pegándole manotazos en la cara al volante de Racing; lo vio Pezzotta, lo vieron todos y roja directa por la grosería.

Racing marcaba bien en el medio, pero no era claro arriba; Cáceres fue el que tuvo la más clara de la primera parte, pero Sessa terminó despejando su remate. Gimnasia, en cambio, sufría más en la zona de volantes, pero con Cuevas y Alonso en sintonía complicaba bastante en ataque.

Tras el descanso, los platenses encararon mejor y casi no sintieron el hombre de menos hasta los últimos minutos, cuando el desgaste les pasó la factura. Racing dejó avanzar al rival. Lo quería matar de contraataque. Pero Sessa estaba en una buena tarde y atajaba todo lo que le tiraban Ramírez y Lugüercio; luego, el palo lo ayudó frente a un remate de Yacob. La más clara fue en una contra en la que Ramírez quedó mano a mano con Sessa, pero definió mal por arriba del cuerpo del arquero. Y, en otra clara, Ormeño frenó con un manotazo en la cara una escapada peligrosa de Zuculini, debió ser expulsado por último recurso, pero Pezzotta dejó pasar.

Las más claras de los locales habían sido un disparo de media vuelta de Alonso que Migliore logró despejar, y un remate posterior de Cuevas que se estrelló en el travesaño.


Estadio: Gimnasia.

Arbitro: Sergio Pezzotta.

Cambios: 46m Lluy por Chatruc (R), 72m Aued por Messera (G), 81m Stracqualursi por Alonso (G) y Mercado por Lucero (R), 90m Caballero por Ramírez (R).

Incidencia: 25m expulsado Car- dozo (G).

Compartir: 

Twitter
 

Forcejeos entre Zuculini y Romero contra la raya.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.