libero

Lunes, 9 de septiembre de 2013

FúTBOL › BOCA JUGó MAL Y PERDIó 3-0 FRENTE A OLIMPO EN BAHíA BLANCA

Retrocedió varios casilleros

El equipo de Walter Perazzo le propinó una linda paliza al de Carlos Bianchi, que llegaba entonado tras un gran triunfo ante Vélez, pero ayer no dio pie con bola y apenas generó una jugada de gol clara en los 90 minutos. Pérez Guedes, con dos goles, fue la figura.

 Por Facundo Martínez

Luego de la levantada que había mostrado frente a Vélez en la Bombonera, y justo en la previa del clásico de la semana que viene frente a Racing, Boca volvió a jugar mal ayer en Bahía Blanca, donde cayó por un 3-0 inobjetable ante un rival que llegaba ceniciento y terminó festejando a lo grande. Para los dirigidos por Walter Perazzo, Martín Pérez Guedes, con dos tantos, fue la figura junto a Paulo Rosales, mientras que Agustín Vuletich se anotó con el segundo gol.

A pesar de que Carlos Bianchi jugó al misterioso y recién entregó la lista de su equipo minutos antes del arranque del partido, e incluso más allá de las dificultades del DT para armar un equipo fuerte teniendo en cuenta los lesionados y los que no están porque fueron convocados por Alejandro Sabella para jugar ante Paraguay, finalmente no hubo sorpresas respecto de lo que se preveía, con Ribair Rodríguez como cinco, Cristian Erbes de cuatro y Joel Acosta por la banda derecha. Cambios que, si se analiza el partido con Vélez, resultan difíciles de explicar.

Sí, en cambio, sorprendieron los bahienses, que a los 7 minutos de partido, cuando ambos conjuntos recién parecían hacer pie en la cancha, encontró distraída a la defensa boquense y traspasó la muralla para poner el partido 1-0. La jugada arrancó con amagues y centro de Paulo Rosales desde la izquierda, siguió con un mal despeje de Guillermo Burdisso, que le quedó a tiro a Damián Musto, quien intentó pegarle desde afuera al arco, pero le dio mordido y la pelota se fue hacia la izquierda donde, a espaldas de Emanuel Insúa, entraba Martín Pérez Guedes, y terminó con un buen remate del volante ante un Emanuel Trípodi –reemplazante de Orion– que no encontró respuestas.

Herido, Boca se le fue encima a Olimpo, pero no lograba tener claridad como para inquietar a Nereo Champagne. Llegaba sobre todo por la izquierda, pero no lograba penetrar la línea defensiva del conjunto bahiense que, replegada, jugaba principalmente a alejar la pelota de su campo.

De contragolpe, sobre le final de la primera parte, cuando Boca comenzaba a sentir la presión del resultado, Olimpo estuvo muy cerca de ampliar la ventaja, tras una muy buena jugada colectiva que creció por la izquierda y que terminó en un centro de Vuletich que los delanteros locales no pudieron conectar y que Burdisso terminó despejando de cabeza.

Boca no jugó mucho mejor en la segunda parte, porque seguía careciendo de ideas para asentar su dominio e incluso le costaba jugar segura la pelota como para hacer crecer alguna ofensiva. Para colmo tuvo un error grosero de Trípodi, que quiso manotear una pelota y se la sirvió en bandeja a un delantero rival, que habilitó a Pérez Guedes para que éste sacara un violento remate que se fue apenas desviado.

El susto despertó a Boca que, entonces sí, pareció animarse a ir a buscar la igualdad. Primero avisó con una jugada de tiro libre, que Sánchez Miño estrelló contra el palo izquierdo de Champagne; el uruguayo Ribair Rodríguez tomó el rebote, pero le dio fuerte y tan cruzado que se le fue afuera; y así Boca terminaba de perderse su primera situación clara de gol del partido, a los 55 minutos. Gigliotti guapeó en otra y tocó por arriba del arquero local, pero la pelota salió lenta y la terminaron despejando.

Por más que Boca mostraba sus ganas, seguía fallando y eso comenzaba a fastidiar a los jugadores. Para colmo, en una jugada de tiro de esquina, Musto peinó la pelota en el primer palo para que, por el segundo, solo y sin marca a la vista, Vuletich conectara la pelota para poner el 2-0.

El golpe de gracia, a los 81, se lo terminó dando nuevamente Pérez Guedes, tras una jugada de tiro libre que Iván Furios peinó para que el volante, otra vez ingresando sin marca sobre el segundo palo, pusiera el 3-0 final.


Estadio: Olimpo.

Arbitro: Juan Pablo Pompei.

Goles: 7m y 80m Pérez Guedes (O), 69m Vuletich (O).

Cambios: 53m Gigliotti por Acosta (B), 55m Méndez por D. Díaz (B), 71m Lugüercio por Vuletich (O), 78m Reina por Cerutti (O), 85m Trombetta por Rosales (O).

Compartir: 

Twitter
 

Pérez Guedes festeja el gol que abrió la gran noche de Olimpo.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.