libero

Lunes, 10 de marzo de 2014

FúTBOL › BOCA SUPERó A RACING CON UN JUEGO ORDENADO Y MUCHA CONCENTRACIóN DE SUS INTEGRANTES

Ahora la culpa la tienen los jugadores

El equipo pudo dejar atrás sus internas y consiguió la segunda victoria consecutiva en el certamen. Sánchez Miño y Erbes marcaron los goles para el ganador, y Saja, de penal, había igualado transitoriamente para los de Avellaneda.

Boca logró finalmente hilvanar dos victorias consecutivas, en una semana convulsionada por las internas en el plantel, y ahora se acercó a la cima y se ubicó a cuatro puntos del líder Colón. Con orden y un mejor trato de la pelota, al equipo le alcanzó para derrotar a un Racing que sigue hundido.

El equipo visitante fue el que comenzó manejando la pelota en el medio de la cancha, con Gago y Riquelme como los encargados de distribuirla hacia el resto de sus compañeros. Sin embargo, no podía tener profundidad para habilitar al único delantero que estaba en la cancha: Gigliotti.

Racing tampoco terminaba de acercarse con peligro al arquero Orion, debido a que sus avances se diluían en el momento en que llegaban al área. De Paul no lograba adueñarse de la pelota, y el equipo sentía la falta de alguien para encabezar los ataques.

Con el correr de los minutos, Boca se fue adelantando en el campo y los laterales comenzaban a llegar por sorpresa por sus sectores. Precisamente, con una subida de Insúa, el equipo terminó poniéndose en ventaja. El lateral izquierdo llegó hasta el fondo, enganchó ante Quilez y le cedió la pelota a Sánchez

Miño, que definió de derecha al primer palo y dejó sin reacción a Saja. Esa fue la primera gran jugada colectiva que ofreció Boca. Inmediatamente, el público de Racing perdió la paciencia y empezó a exigir más a sus jugadores.

El gol significó un envión anímico para el visitante, que fue tomando la iniciativa y empezó a controlar el ritmo del juego. Insúa se mostraba como salida permanente, aprovechando la fragilidad de Quilez en la marca, y Boca hacía la diferencia por ese lado, teniendo en cuenta que Sánchez Miño también participaba para aportar su técnica.

El juego de Racing carecía de ideas y buscaba llegar a través de pelotazos, que pocas veces encontraba a sus destinatarios. De esa manera, el local no pudo tener una oportunidad clara para marcar un gol en todo el primer tiempo.

Luego del descanso, Racing intentó adelantarse unos metros, pero su fútbol no terminaba de aparecer. El conjunto de Avellaneda apenas se acercó a Orion con un lanzamiento desde la derecha que Corbalán no pudo conectar apareciendo por el otro lado, y Díaz alcanzó a despejar.

A pesar de no lucir, Racing exhibía ambición en busca del empate. Y estuvo cerca dos veces: en la primera, Orion salvó ante un cabezazo de Cahais, y luego, Vietto cabeceó y dio en el travesaño; y en la segunda, Zuculini golpeó de cabeza, sin marca, y la tiró por arriba luego de un envío de De Paul.

La búsqueda de Racing tuvo su premio cuando Díaz le cometió penal a Saveljich por agarrarlo de la camiseta, y Saja fue el encargado de marcar el empate. Pero cuando parecía que Racing podía revertir el resultado, Boca fue el que llegó con profundidad y Erbes marcó el segundo gol, luego de capturar la pelota por un rebote cedido por Saja.


Estadio: Racing.

Arbitro: Silvio Trucco.

Goles: 24 m, S. Miño (B); 67 m, Saja de penal (R); 76 m, Erbes (B).

Cambios: 51 m, Camoranesi (4) por Cerro (R); 54 m, Vietto (5) por Viola (R); 69 m, Gómez por Quilez (R) y Acosta por Riquelme (B); 87 m, Rivero por S. Miño (B); 90 m, C. Pérez por Erbes (B).

Compartir: 

Twitter
 

Sánchez Miño encara ante la marca de Saveljich mientras Zuculini lo sigue de cerca.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.