libero

Lunes, 7 de abril de 2014

FúTBOL › CON UN GOL DE NIELL, CENTRAL SE QUEDó CON EL DERBY ROSARINO EN EL PARQUE INDEPENDENCIA

Resultó una colosal, silenciosa, clásica victoria

Salió el partido que había pensado Russo. Su equipo renunció al protagonismo, dejó que el local tocara sin profundidad, y acertó en el primer ataque del complemento. Salió igual que el clásico anterior en Arroyito, pero sin público auriazul...

 Por Alejo Diz

Los 40 mil hinchas que colmaron el Coloso del Parque creyeron haber visto antes de tiempo lo que pasó ayer en el clásico. Como si alguien ya se los hubiese contado. Pero recién pasados los 90 minutos de juego, los locales entendieron que otra vez perdieron el clásico de la forma que lo sufrieron meses atrás en el Gigante de Arroyito. Un Central que asume la superioridad del rival en el juego con el balón pensó el partido con protagonismo secundario, dejando al adversario tocar sin profundizar, y este esfuerzo pronunciado por la marca entregó el contragolpe del desequilibrio: fue una corrida de Delgado, quizás el más rústico de los 22 en la cancha, para largar un pase profundo a Niell, quien se quedó con el único grito de la tarde, superando a Guzmán de la única forma posible: poniendo la pelota al lado del palo. Y como en Arroyito, Central lo ganó tal cual lo había imaginado su técnico en la semana.

Newell’s perdió ayer de la misma forma que en el Gigante en el pasado torneo Inicial, siendo consecuente con su idea en gran parte del partido, hasta que desesperó, y claramente ineficaz ante el planteo el rival, acotado en la máxima de no verse superado por el juego de pases que propone el equipo del Parque.

La historia fue repetida porque Newell’s perdía fuerza a medida que avanzaba en el campo de juego, cayendo en el cerrojo auriazul una y otra vez. Porque Bernardi nunca encontró un pase al área, Figueroa debía buscar la individual, Castro y Banega tocaban para atrás, y nadie se acordaba de Muñoz, perdido en el área de Central.

Entonces, Central esperó a que Newell’s cediera la presión para soltar la otra parte del libreto, el que hablaba de qué hacer con la pelota. Y la apuesta fue de pases rápidos en los espacios vacíos. Fue así como Donatti llegó a sorprender con una volea desviada y luego Guzmán mantuvo el cero con tres atajadas geniales: un cabezazo de Abreu sobre el primer palo, una volea de Niell en el área chica y un zapatazo de Méndez pisando el área menor.

Newell’s sufría la ausencia de Maximiliano Rodríguez, pero más padecía el equipo de Berti verse impotente ante el cerrojo defensivo de Central. Impotencia que lo llevará a perder sus convicciones de juego en el segundo tiempo, que inició con una sorpresa: Muñoz perdió una pelota irrelevante en ataque, escapó Delgado, cruzó toda el mediocampo y se encontró sin defensa para Guzmán, soltando la pelota para el delantero Niell, quien marcó el gol con un remate cruzado.

Ya no habría más sorpresas en el Coloso. Porque, como el torneo pasado, el partido se encajonó en la incapacidad de

Newell’s y la resignación de Central a ir por más. El rojinegro terminó con una sola ocasión para empatar, en tiempo de descuento, con Orzán definiendo desviado en el área menor y Heinze doblando esfuerzos en vano, pero recibiendo el reconocimiento de sus hinchas.

Central volvió a ganar sin pasar mayor susto. Pero lo de ayer tiene más mérito, porque fue en el Parque Independencia, ante 40 mil hinchas, y frente a un rival que acumulaba en su estadio un invicto de 17 partidos.


Estadio: Newell’s.

Arbitro: Patricio Loustau.

Gol: 47m, Niell (C).

Cambios: 53m, Trezeguet (5) por Muñoz y Tonso (5) por Castro (N); 65m, Aguirre por Medina (C); 68m, Acuña por Niell (C); 75m, Luna por Acuña (C); 78m, Orzán por Banega (N).

Compartir: 

Twitter
 

El festejo solitario de los futbolistas de Central tras el gol de Niell.
Imagen: Andrés Macera
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.