libero

Lunes, 5 de octubre de 2015

FúTBOL › INDEPENDIENTE LO SORPRENDIó CON UN 3 A 0 EN EL LIBERTADORES DE AMéRICA

River bailó la música que le propuso el Rojo

Tagliafico abrió la cuenta con un cabezazo que evidenció las falencias defensivas del equipo de Gallardo. El Ruso Rodríguez, tras un absurdo penal de Casco, amplió la ventaja y, sobre el final, Lucero lo liquidó en una contra.

 Por Juan José Panno

La cabeza de River está en otro lado: la Copa Sudamericana y el Mundial de Clubes a fin de año. Para Independiente, el clásico tenía otro valor, el de la lucha por un lugar en la Liguilla clasificatoria para la Copa Libertadores. Y todo eso se notó demasiado en el partido que terminaron ganando los rojos por 3 a 0, una diferencia que podría haber sido mucho mayor.

La principal preocupación de Marceo Gallardo era que no se sumara nadie a la enfermería y por eso armó un equipo mixturado y dejó en el banco a Sánchez, Mora y Ponzio, y puso en la mitad de la cancha, además de Kranevitter a Bertolo, Pisculichi y Martínez, tres que se alternan en el equipo, pero que normalmente no juegan juntos. Arriba, en el primer tiempo estuvieron Saviola (que casi no tocó la pelota) y Driussi e Independiente se aprovechó de esta circunstancia porque se las arregló sin problemas para contener los aislados y endebles ataques del rival y dispuso de espacios para salir tocando desde el fondo y producir triangulaciones en distintos sectores del campo con la vista siempre clavada en el arco de Barovero.

Cuando en el segundo tiempo entraron Mora y Sánchez por Saviola y Bertolo, respectivamente, el partido ya estaba liquidado, Independiente ganaba 2 a 0 y tenía un hombre más en la cancha porque había sido expulsado sobre el final de la etapa Pisculichi.

En esa primera mitad, a los rojos todo se les hizo fácil porque en el amanecer del partido Tagliafico metió un tremendo cabezazo (en primera hizo tres goles, todos de cabeza) después de un centro desde la derecha. También facilitaron sus posibilidades ofensivas el variado repertorio de errores cometidos por la línea de fondo de River. Mayada, Maidana, Alvarez Balanta y Casco se turnaron en los pases equivocados hacia atrás y en las salidas a destiempo. Casco agregó a la lista una carga violenta sobre Benítez, un claro penal que Pitana no dudó en marcar. De la ejecución se encargó el Ruso Rodríguez mandando el zurdazo contra el caño derecho de Barovero que alcanzó a tocar la pelota pero no pudo evitar que llegara a la red.

En algunos pasajes de la primera mitad la diferencia fue notable al punto que River casi no tuvo ninguna llegada mientras los volantes y el referente de área de Independiente (Vera) se relamían en cada ataque. Las buenas intervenciones de Barovero evitaron la goleada.

La expulsión de Pisculichi (roja directa por un plancha en al que se vio mala intención) fue el toque que faltaba para dejar liquidado el asunto en la primera mitad.

En el segundo tiempo, casi sobre el final Lucero puso la frutilla del postre, al conectar un pase en profundidad de Ortiz. De contra, el equipo de Pellegrino armó en todo el partido muy buenas jugadas a las que les faltó una pizca de precisión en los toques finales. En el segundo tiempo levantó un poco el pie del acelerador, en la seguridad de que River no producía demasiada inquietud con sus ataques. Es cierto que en el arranque de la segunda etapa Mora encendió algunos alertas pero la cosa no duró demasiado.

La fiesta que se armó en el estadio de Independiente con algunos momentos de baile ante un rival que normalmente gana con la camiseta, se coronó con la entrada de Mancuello (se llevó una ovación) recuperado del desgarro que lo alejó más de cuatro meses de la cancha.

Uno jugó motivado, con el incentivo de la Liguilla; el otro mostró cansancio, poca concentración y desorden en todas las líneas. El 3 a 0 es una consecuencia directa de todo esto.


Estadio: Independiente.

Arbitro: Néstor Pitana.

Goles: 5m Tagliafico (I); 35m D. Rodríguez (I), de penal; 87m Lucero (I).

Cambios: 46m Sánchez (5) por Bertolo y Mora (5) por Saviola (R); 61m Viudez por G. Martínez (R); 69m Mancuello por Trejo (I); 72m Lucero por C. Rodríguez (I); 84m Vidal por M.Benítez (I).

Incidencias: 42m expulsado Pisculichi (R).

Compartir: 

Twitter
 

El Ruso Rodríguez ajecutó el penal que le permitió al Rojo estirar a 2-0 la ventaja. Sobre el final del partido, Lucero puso cifras definitivas.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.