libero

Lunes, 1 de octubre de 2007

CONTRATAPA › EL MARPLATENSE SE CONSAGRO CAMPEON DE TURISMO CARRETERA EN SAN LUIS

Ledesma fue puro azúcar

Cuando todavía faltan tres competencias para el final del torneo, el piloto de Chevrolet sacó una ventaja indescontable e inédita, tras lograr su quinta victoria del año en 13 carreras después de un mano a mano sensacional con el campeón del TC 2000, Matías Rossi.

 Por Pablo Vignone

No hay en la historia del Turismo Carretera, una historia que se cimenta en 70 años de tierra, asfalto y acelerador, un campeón tan temprano. Ni uno tan contundente en el pasado reciente de la categoría mudada de las rutas a las pistas cerradas una década atrás. Christian Ariel Ledesma, 31 años, de Mar del Plata, se ganó legítimamente ese lugar en el automovilismo argentino, consumando su tarea con ribetes de epopeya, ganando el título que fuera de Fangio y los Gálvez, de los Emiliozzi y Pairetti, de Mouras y de Castellano, cuando al torneo le falta casi el 20 por ciento de disputa, cuando se han corrido apenas 13 de las 16 carreras previstas. Una hazaña impensada en la historia reciente del TC, cuando la definición se estiraba hasta la última competencia, o en la mítica saga de los comienzos, cuando el Gran Premio que cerraba cada temporada con miles de kilómetros de exigencia entregaba casi tantos puntos como el resto del campeonato y se aseguraba, con precisión matemática, la decisión sobre el destino de la corona.

“No lo puedo negar, ésta es la mayor alegría que tuve en el automovilismo, es algo inexplicable. Mi gran sueño era ganar el campeonato del TC”, señaló el marplatense emocionado apenas bajarse del Chevrolet con el que logró su quinto triunfo en el año, una cantidad de gloria desusada desde las épocas de Juan María Traverso, una década atrás. ¿Casualidad? A Ledesma lo llevaron al título hombres clave que se reunieron en torno de un TC hace más de diez años, cuando el Flaco de Ramallo ponía la semilla de un equipo invencible: Alberto Canapino en la dirección técnica, Jorge Pedersoli en la preparación, Alberto Scarazzini como director deportivo... Los mismos hombres que ayer acompañaron la consagración de Ledesma. “Lograr el título ganando la carrera en un mano a mano con otro gran piloto como es Matías (Rossi) fue algo muy especial porque se dio”, opinó Canapino. “Se ganó un campeonato porque se consiguió la confiabilidad, no se equivocó el equipo”, señaló Pedersoli.

El Chevrolet que aplastó en esta temporada es propiedad de José Luis Lingieri, el secretario adjunto de la Confederación General del Trabajo (no es el primer sindicalista “campeón” de TC: en el título de Eduardo Ramos en 1994 algo tuvo que ver el petrolero Diego Ibáñez...) y su hijo José Luis fue el acompañante de Ledesma hasta que se decretó la prohibición, a mediados de temporada. “Han sido muchos años de gran sacrificio. Christian tuvo la serenidad necesaria”, apuntó el sindicalista.

El coche fue ahijado del equipo HAZ, propiedad del empresario futbolístico Fernando Hidalgo, y nunca faltó dinero para contar con los mejores fierros: el segundo y medio que Ledesma le hacía ayer, por vuelta, a sus rivales en la serie, se explicaban en la fabulosa velocidad diferencial en los curvones, mérito de una puesta a punto distinta, que los rivales jamás pudieron disponer, y que presumiblemente estuvo relacionada con los amortiguadores que preparó Canapino...

Con ese auto, el marplatense consiguió resultados mortíferos: cinco victorias en 13 carreras –la última ayer, en San Luis, de punta a punta, pero ya había ganado en Balcarce, Buenos Aires, Paraná y otra vez en Buenos Aires– y un record fabuloso en las otras ocho competencias: dos segundos puestos, un tercero, dos cuartos, un quinto, un séptimo y un noveno lugar. Es decir, siempre llegó entre los primeros diez... Por eso sumó un promedio de más de 19 puntos por carrera, cuando los campeones anteriores sumaban 14 o 15; en efecto, Ledesma conquistó en 2007 tres de cada cuatro puntos en juego, una eficacia del 75 por ciento, cuando sus antecesores, como Fontana, Silva o Martínez, lograron finalmente entre el 50 y el 57 por ciento de los puntos... Además marcó cuatro pole-position a lo largo de todo el año.

“El TC tiene un campeón legítimo”, señaló el presidente de la ACTC, Oscar Aventín. En el año en que Chevrolet le dio una paliza a Ford, Ledesma fue el noqueador.


LA CARRERA

TC. 13ª fecha, San Luis.

23 vueltas, 103,500 kilómetros


Piloto Auto Tiempos
1º Ledesma Chevrolet 38m21s616
2º Rossi Chevrolet a 700
3º Silva Ford a 8s465
4º Bosio Chevrolet a 9s708
5º Tanoni Chevrolet a 10s050
6º Martínez Ford a 10s671


Promedio del ganador: 161,886 km/h.

Record de vuelta: Ledesma, en la 4, 1m33s341, a un promedio de 173,557 km/h.

Ganadores de series: Ledesma; Altuna (Chevrolet); Rossi.

Campeonato: Ledesma (campeón), 252 puntos; Martínez, 149; Aventín, 146; Moriatis, 129; Rossi, 125,50.

Próxima competencia: 14 de octubre en Paraná.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: TELAM
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.