libero

Lunes, 30 de agosto de 2010

BOXEO › LO QUE DEJó LA VICTORIA DE MARCOS MAIDANA EN EL LUNA PARK

Una certeza, algunas dudas

El santafesino debió emplearse a fondo ante el norteamericano Corley para ganar una pelea que, de haberse realizado en el exterior, acaso habría perdido. Cuando se le acaba la potencia, se nota demasiado la carencia de conceptos técnicos.

 Por Daniel Guiñazú

En su carne, en su piel, pero sobre todo en sus pulmones, Marcos René Maidana (63,400 kg) sintió la exigencia de pelear en el más alto nivel del boxeo internacional. El santafesino debió emplearse a fondo para derrotar por puntos en decisión unánime al zurdo estadounidense De Marcus Corley (62,700 kg) y retener por tercera vez su título interino de los welter juniors de la Asociación Mundial. Y aunque las tarjetas de los jurados recompensaron sus méritos con generosidad (el panameño Víctor Simons y el nicaragüense Enrique Portocarrero lo vieron ganador por 117 a 110 y el uruguayo Aníbal Andrade por 115 a 112), una mirada menos localista y más ecuánime de lo sucedido en la madrugada del domingo sobre el ring del Luna Park arroja algunas advertencias sobre lo que se le viene a futuro al campeón santafesino.

Para su técnico Miguel Díaz, un argentino radicado en Las Vegas que conoce como pocos las entretelas del pugilismo de alta gama, no caben dudas: Maidana no está bien preparado y seguirá sin estarlo mientras continúe trabajando en la Argentina. “Acá está perdiendo el tiempo. Me lo tengo que llevar a los EE.UU. para que guantee con sparrings de verdad, pero él no quiere y la gente que lo maneja, tampoco”, admitió Díaz a Líbero. También dijo: “Maidana es un muchacho de condiciones naturales excepcionales, pero no ha tenido escuela. Hay que enseñarle cosas que ya debería saber, pero lo que le falta, lo reemplaza con la excepcional potencia de sus puños”.

Ni siquiera ese poder devastador le facilitó las cosas ante Corley. Al estadounidense lo derribó en el 7º asalto con una espectacular derecha cruzada que reventó en la punta de su barbilla, le levantó la cabeza con buenos golpes ascendentes y le clavó profundos ganchos de izquierda al hígado. Pero no pudo noquearlo. Y en la pelea larga se advirtió la falta de trabajo de fondo y lo poco habituado que está Maidana a combatir más allá del sexto round. De hecho, ésta fue la tercera vez que lo hizo en sus treinta salidas profesionales.

Después de haberlo tirado a Corley, se lo devoró la fatiga. Tanto que los cinco rounds finales le resultaron un suplicio. Exhausto, vaciado por completo de sus fuerzas y sin ningún otro recurso que su voluntad para sobreponerse al cansancio, quedó a expensas de que un par de manos del mañero boxeador estadounidense le birlaran la corona. Pero Corley también había dejado jirones de sí mismo sobre la lona. Y aunque conectó varias derechas cruzadas que le movieron la cabeza a Maidana, no pudo desencadenar la ofensiva final que le hubiera dado una victoria de la que anduvo muy cerca.

En esos momentos dramáticos fue como si Maidana hubiera quedado desnudo sobre el ring. Desprovisto de las contundentes razones de sus puños para resolver la pelea, no pudo hacer cosas elementales como trabar o bailotear para tomar aire y pasar el mal rato. Sólo el aliento levantado de las más de 10 mil personas que fueron al viejo estadio de Corrientes y Bouchard lo mantuvo en pie. Pero no siempre lo tendrá de su lado.

Maidana aspira a enfrentar pronto al campeón de la Organización, Timothy Bradley. Y parece haberse reflotado en los últimos días la posibilidad de la esperada pelea unificatoria ante el campeón regular de la AMB, el inglés Amir Khan, que tendría lugar en Inglaterra el 11 de diciembre. Sea con ellos, o con cualquier otro en el futuro, el santafesino deberá enriquecer su bagaje de combate y mejorar su puesta a punto. Con energías, Maidana es un boxeador temible y un noqueador de excepción. Sin energías, es uno más y muy limitado que, hay que decirlo con todas las letras, terminó ganándole a Corley una pelea que, fuera del país, acaso habría perdido.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los momentos más dramáticos de la pelea, con Maidana mandando.
Imagen: Pablo Dondero
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.