libero

Lunes, 29 de junio de 2015

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › UN NUEVO CAPíTULO DE LA RIVALIDAD GIROLAMI-CANAPINO (PEUGEOT) EN SUPERTC2000

Lo que se devoraron estos leones

Sucedió en la última vuelta de la carrera de Rafaela. El arrecifeño intentó una maniobra arriesgada, ambos fueron perjudicados y Mariano Werner (Ford) terminó cruzando primero la meta. Pero todavía no está confirmada su victoria.

Perdieron dos, todavía no ganó nadie. Así puede sintetizarse la frenética carrera del SuperTC2000 en Rafaela, corrida a más de 200 km/h y que tuvo un final inesperado. El campeón Néstor Girolami y Agustín Canapino protagonizaron un capítulo más del “Duelo de Leones” fratricida que la marca para la que corren, Peugeot, nunca vio mal, al punto que hasta produjo una película para glorificarlo, con todo lo sucedido durante el 2014. En Rafaela tampoco hubo órdenes de equipo y lo que parecía un seguro 1-2 para el León, con el campeón adelante, se transformó en chasco.

“La culpa es de Agustín, me tocó de atrás, le regaló la victoria a otra marca”, fue lo primero que dijo Girolami al bajarse del auto “recaliente” por propia admisión. “Girolami no me dejó espacio para entrar, no cumple las órdenes”, reaccionó Canapino tras la maniobra en la que pretendió desalojar de la punta al hasta ese momento líder, a dos curvas del final; casi vuelca y de la situación emergió venturoso Mariano Werner (Ford), que cruzó la meta apenas 29 milésimas delante del piloto de Peugeot. Pero Werner todavía no ganó.

En el podio ni se miraron los dos leones. “Nuestra relación siempre estuvo rota. El piensa muy diferente”, decía el campeón poco más tarde. Las acusaciones volaban de un lado al otro. “Yo trabajé para Peugeot. Canapino trabajo para otra marca”, siguió el cordobés. “Me da lástima que no quiera disculparse. Hay que tener la capacidad de decir ‘me equivoqué’. Canapino da para cualquier cosa... Le regaló el triunfo a Ford. Yo quería ver en los diarios nuestra victoria.”

El arrecifeño no se echó atrás, como tampoco había hecho en la pista: “No me mueve un pelo lo que diga Girolami. Corremos de distinta manera, y el que se equivoca es él. Provocó que Peugeot perdiera la carrera, él arruinó la fiesta de la marca. A mí me contratan para ganar carreras, pero quien provoca la maniobra es Girolami. Analizaré la maniobra, y si me tengo que disculpar lo haré”.

“Estas cosas pueden pasar cuando tenés pilotos de primer nivel acostumbrados a ganar”, firmó el director deportivo del equipo, Ulises Armellini. Finalmente, la CDA del ACA dictaminó la culpa de Canapino al penalizarlo, haciéndolo caer al tercer puesto, detrás de su compañero y rival. Facundo Chapur (Fiat), que había largado último y terminó quinto, sigue al frente del campeonato.

Werner conseguía el primer triunfo para el Lincoln Sport Group en el SuperTC2000, en la quinta carrera del equipo en la categoría, y su segundo triunfo consecutivo tras haber vencido, una semana atrás, la carrera de TC en Posadas. Pero la revisión técnica determinó una infracción técnica en el Focus vencedor, en relación a la posición del alerón trasero, unos 19 milímetros más bajo de lo permitido. Parecía que, de golpe, Girolami se quedaba con el triunfo. Pero el escribano Hugo Cuervo, titular del LSG, apeló la medida, el Ford se cargó en un auxilio del ACA y se trajo a Buenos Aires: mañana se medirá nuevamente la posición del alerón (“si me desclasifican, me retiro del automovilismo”, habría amenazado Cuervo) y se sabrá, en definitiva, quién ganó esta carrera loca, loca, loca.

Compartir: 

Twitter
 

Mariano Werner durante un pasaje de la carrera en la que tras el incidiente entre los Peugeot quedó primero.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.