libero

Lunes, 27 de febrero de 2012

TENIS › EL NúMERO 5 DEL MUNDO SE QUEDó CON EL ATP PORTEñO

Ferrer pagó una cuenta pendiente

En 2010 perdió la final del torneo de Buenos Aires, ayer se la ganó a su compatriota Almagro ante un estadio repleto. Un cierre a todo lujo para un certamen que mostró un muy buen nivel tenístico, pese a no tener un argentino en la final.

 Por Facundo Martínez

Pese a que no pudo contar esta vez con un argentino en la final, el ATP de Buenos Aires, en la que por la importancia del cuadro bien podría tratarse de su mejor versión, finalizó ayer con un gran partido entre los españoles David Ferrer (número cinco del ranking) y Nicolás Almagro (11º), y un lleno casi total de público en el estadio del Buenos Aires Lawn Tennis. La victoria fue para Ferrer por 4-6, 6-3 y 6-2. “Estoy muy feliz, ganar aquí en Buenos Aires era una cuenta pendiente. Y quiero agradecerle a todo el público el apoyo que me dieron”, comentó el vencedor, que había perdido la final de 2010 y prometió volver para defender el título en 2013.

No había arrancado bien Ferrer. Una seguidilla de errores lo llevó a ceder su servicio en el tercer game ante un Almagro que hacía gala de la potencia y velocidad de sus golpes, y que cada vez que Ferrer lograba acercarse a la recuperación, se lo impedía con argumentos sólidos. Hasta el décimo juego debió esperar Ferrer para disponer de dos chances de quiebre, pero Almagro parecía intratable y las neutralizó, para terminar llevándose el primer set con un ace.

Impreciso cuando se decidía a definir los puntos, Ferrer estuvo cerca de volver a perder su servicio en el inicio de la segunda manga. De estar 40–15 pasó a cederle un nuevo break a Almagro, que regulaba su dominio desde el fondo, gracias a su increíble revés paralelo a una mano y la fuerza de su derecha. Pero Ferrer pudo corregir a tiempo y luego consiguió el quiebre que le permitió ponerse 2-0 arriba en el marcador. Con la manga 4–1, Almagro salvó otra pelota de quiebre y ya en el octavo juego se recuperó de otras dos, por lo que Ferrer debió esperar su servicio para adjudicarse la manga.

Las diferencias eran más bien mínimas. En la tercera manga arrancó sacando Almagro. Ferrer, fiel a su estirpe, luchaba cada pelota como si fuera la última, y el público disfrutaba y aplaudía. Ese ímpetu, sumado al hecho de que Almagro comenzó a fallar seguido, le permitió a Ferrer quebrar dos veces a su rival, en el tercero y quinto juegos, para sacar una ventaja de 5-1. A esa altura, Ferrer estaba decididamente encaminado hacia el 13º título de su carrera.

Almagro, luego de ser advertido por el árbitro argentino Damián Steiner por la rotura de su raqueta, una muestra de la impotencia que lo invadía, mantuvo su servicio para dejar el marcador 5-2. El último game fue todo de Ferrer, que lo finiquitó en el segundo de los tres match-points que dispuso. “Fue un partido muy duro, que se definió en los pequeños detalles”, explicó el ganador tras la victoria, que con ésta estiró su supremacía en el historial a 9-0.

Ferrer y Almagro, defensor del título que el año pasado le arrebató a Juan Ignacio Chela, llegaron a la final con un título en 2012. El primero ganó en Auckland, mientras que el segundo hizo lo propio en San Pablo.

En su camino a la final de la Copa Claro, Ferrer eliminó en primera ronda al local Andrés Molteni (237º) 6-1 y 6-0; en octavos al también argentino Facundo Bagnis (162º) 6-3 y 6-4; en cuartos al chileno Fernando González (263º) 6-2 y 6-4 y en semis a David Nalbandian (85º) por 6-1 y 6-4.

Compartir: 

Twitter
 

n El actor Ricardo Darín le entrega la copa del ATP de Buenos Aires al campeón Ferrer.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.