libero

Lunes, 10 de junio de 2013

TENIS › RAFAEL NADAL, POR OCTAVA VEZ CONSECUTIVA

Campeón mundial de polvo de ladrillo

 Por Sebastián Fest

Desde París

Rafael Nadal dejó una huella de profundidad inédita en la historia del tenis al batir a su compatriota David Ferrer 6-3, 6-2, 6-3 para conquistar por octava vez Roland Garros y confirmarse como el mejor jugador del momento.

Nadie, nunca, jamás desde que el tenis es tenis se había llevado ocho veces el trofeo de campeón en un torneo de Grand Slam. Nadal lo hizo a los 27 años, y todo indica que, si ningún problema físico serio vuelve a interponerse en su camino, su cuenta de títulos en el Abierto de Francia no se detendrá en el octavo.

“Es una de mis victorias más especiales”, dijo Nadal, que sumó su séptimo título en nueve torneos desde que regresara al tenis tras siete meses de ausencia por una doble lesión de rodilla. “Sólo puedo decirle gracias a la vida por darme esta oportunidad.”

El español, que no volverá a jugar hasta Wimbledon, negó que pueda ser “aburrido” conseguir año tras año el mismo título. “Sí, lo había conseguido el año pasado, pero este año no. El sueño se hace realidad, pero no se hace rutina.”

Pese a haber caído en la final, Ferrer avanzará al cuarto puesto en el ranking mundial de hoy, en el que Nadal, que suma ya 12 títulos de Grand Slam, caerá al quinto. “Preferiría ser quinto y ganar el torneo”, dijo con humor Ferrer, que a sus 31 años jugó por primera vez una final de Grand Slam.

“Yo me vi bien, pero creo también que la final fue más disputada que el resultado. La cancha estaba demasiado lenta, era difícil tirarle un ‘winner’ (tiro ganador), pero Rafa ha sido mucho mejor”, añadió.

Bajo un cielo tormentoso –la final llegó a jugarse en varias fases bajo una fina lluvia– y con bajas temperaturas, el estadio Philippe Chatrier fue un escenario poco agradable. “Yo prefiero jugar con calor, las condiciones de hoy (por ayer) no me gustan”, aseguró Nadal.

Le gustaran o no a Nadal, promediando el partido, Ferrer probablemente se haya sentido a las puertas del infierno descripto por Dante: “Abandonen toda esperanza”. Se confirmaba lo que sugería la estadística previa a la final, con 19 triunfos de Nadal sobre Ferrer en 23 encuentros.

Duro para Ferrer, que intentó todo, pero se encontró con una mala combinación: no tuvo el día perfecto que necesitaba, y enfrente se le desplegó en toda su dimensión un “monstruo” del tenis.

Ni siquiera el intruso que ingresó a la cancha un juego con una bengala encendida frenó la dinámica. Mientras un guardaespaldas se pegaba a él, el zurdo español miraba de reojo cómo los efectivos de seguridad reducían en un oscuro rincón junto al foso de los fotógrafos al extraño personaje. Entonces tranquilizó al guardaespaldas, le estrechó la mano y le dijo que podía irse ya. Quería jugar, tenía mucha prisa por jugar y ganar, porque el cielo de París estaba muy cargado.

Tanto, que la final estuvo cerca de suspenderse cuando comenzó a llover con fuerza. Pero la lluvia cedió y Nadal aceleró hacia el título, neutralizando un par de oportunidades que Ferrer volvió a tener para acortar distancias.

Distancia sideral. Un saque abierto a la derecha de Ferrer y una derecha invertida, a contrapié, le dio a Nadal el octavo, el triunfo que no imaginaba posible en aquellos siete meses fuera del tenis, días en los que, más de una vez, pensó que ya no volvería a ser el que fue. Celebró de espaldas sobre el polvo anaranjado de París, con los ojos cerrados y tapándose el rostro con las manos.

Tras la entrega del trofeo, el legendario Manolo Santana dijo estar convencido de que Nadal superará el record de 17 torneos de Grand Slam ganado por Roger Federer. Nadal fue claro en la respuesta: “Ganar 17 Grand Slam está a años luz de hoy, no me lo planteo”. Terminar la temporada como número uno es algo que, en cambio, ve como posibilidad cierta.

“Bueno, hoy soy el mejor del año. Falta medio año, llevo una ventaja que no es decisiva, pero me permite decir, si estoy jugando a mi mejor nivel: ‘¿Puedo ser número uno?’. Si estoy sano y sigo a este nivel, puedo ser número uno.”

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.