libero

Lunes, 29 de diciembre de 2003

DE LA GLORIA, LA CONSAGRACION Y EL EXITO, AL PAPELON Y EL FRACASO

Los personajes del año deportivo

De un lado, cubiertos de gloria, mimados por el público, Carlos Bianchi, Emanuel Ginóbili, Guillermo Coria y Carlos Tevez. En el otro extremo, Manuel Pellegrini, Marcelo Salas, la Mole Moli y Gastón Gaudio. Entre unos y otros, varios personajes adquirieron relevancia en el año 2003.

Roberto Abbondanzieri: Encontró su mejor nivel en el 2003. Creció su imagen, les dio confianza a sus compañeros, tuvo la valla menos vencida en el Apertura y atajó dos penales en la definición de la final Intercontinental. Respaldado por Carlos Bianchi, no dejó pasar la gran oportunidad que se le presentó este año.
Alberto Acosta: A los 37 años se retiró oficialmente con el reconocimiento masivo del fútbol nacional. En el último partido, ante Vélez, marcó de penal el gol número 300 que no le alcanzó para erigirse en el goleador del Apertura, honor que se llevó Farías de Estudiantes. En su partido de despedida, presenciado por una multitud, se dio el gusto de jugar un ratito con su hijo de 12 años. San Lorenzo lo va a extrañar.
Leonardo Astrada: El volante central más ganador (con 12 títulos) en la historia de River, se retiró en julio pasado mientras su padre era retenido por secuestradores. La fiesta de River cobró mayor emotividad por el alejamiento de un hombre emblemático del club. Ahora hay muchas expectativas por su asunción como entrenador del equipo para el año próximo.
Jorge Barrios: Pese a que finalmente fue derrota, su actuación ante el brasileño Acelino “Popó” Freitas resultó consagratoria. Si bien perdió por nocaut en el duodécimo, por la guapeza mostrada y por haber tenido a un gran campeón al borde la derrota, La Hiena se ganó una reputación que hasta ese combate no tenía.
Mariano Bergés: Le prohibió el accionar a la Policía Federal en los espectáculos futbolísticos, y eso derivó en la suspensión de los campeonatos argentinos. El punto de partida de una campaña tendiente a frenar la locura en las canchas fue la voluntad y la determinación del juez tras los hechos producidos en el partido entre Boca y Chacarita. Por esa causa procesó a los dirigentes Luis Barrionuevo, Armando Capriotti y Roberto Digón.
Ernesto Bessone: Fue el piloto argentino del año. Consiguió su mayor anhelo: el título de Turismo Carretera. A los 45 años, el experimentado corredor ganó por primera vez este certamen, para quedar en la historia de la categoría. Además, también se adjudicó el campeonato de Turismo Nacional.
Carlos Bianchi: Uno de los personajes indiscutidos del año, idolatrado por los hinchas de Boca, envidiado por los de otros cuadros, reconocido por todos. En el 2003 logró una vez más la triple corona para Boca: campeonato local, Copa Libertadores e Intercontinental, con el agregado de que, a diferencia del 2000, no contó en el plantel con un jugador de la talla de Riquelme y el que podría ser su equivalente, Tevez, casi no jugó en el último tramo del año.
Marcelo Bielsa: Luego del Mundial de Japón quedó bajo sospecha y caminó sobre la cuerda floja durante todo el año. En las Eliminatorias, la Selección ganó 2 partidos y empató 2, y en amistosos ganó 5, empató 1 y perdió 1, ante Holanda. Pese a los muy buenos resultados, el equipo nunca alcanzó el nivel que se le reclama y dejó una imagen flojísima en su ultima presentación, ante Colombia. No es fácil la gestión de Bielsa porque el sector del periodismo más vinculado con el poder de la televisión se propone destituirlo para colocar en su puesto a un entrenador más funcional a sus intereses y, de rebote, Julio Grondona le mete presión. Bielsa es víctima de campañas despiadadas, pero algunas veces, encerrado en su propia caparazón, tira manotazos desesperados y abre espacio para merecidas críticas.
Carlos Bilardo: Uno de los retornos más impactantes del año. De su mano, Estudiantes experimentó una gran levantada, con siete partidos sin derrotas, para terminar una campaña con siete triunfos, nueve empates y dos caídas. Inesperadamente, se alejó de su cargo por problemas impositivos. Ahora planea el retorno, ya que su sucesor Carlos Pachamé no consiguió buenos resultados.
Claudio Borghi: Desde su agudeza conceptual se transformó en uno de las voces más lúcidas para analizar la problemática del fútbol actual. Y su amor al juego lo demostró al venirse de Chile en camioneta para llegar a la reinauguración de la cancha de Argentinos, otro de los acontecimientos del año.
Guillermo Coria: Cristalizó en la cancha todo lo que su talento presagiaba. Se llevó cinco torneos de ATP, entre ellos tres consecutivos sin ceder un solo set, accedió a la semifinal de Roland Garros superando a Andre Agassi y fue el primer argentino en clasificarse al Masters después de 20 años. Finalizó la temporada como número cinco del mundo.
Ignacio Corletto: El fullback del seleccionado de rugby fue uno de los más destacados del plantel. Más allá de que Los Pumas no pudieron superar la primera ronda en el Mundial de Australia, lo que quedará marcado será su drop ante los irlandeses, en el último encuentro de esa fase, que ubicó a Argentina momentáneamente arriba en el marcador.
Gastón Gaudio: Una de las decepciones de la temporada. Arrancó como líder del equipo de la Copa Davis y pintaba para pegar el gran salto. Sin embargo, un fin de semana negro en Málaga, con dos derrotas durísimas ante Ferrero y Moyá en la semifinal ante España, terminaron de cerrar un año para el olvido.
Emanuel Ginóbili: El mejor del año, coronado con el Olimpia de Oro. Se afianzó en San Antonio Spurs, se ganó la consideración de todos en Estados Unidos y consiguió el título de la NBA en su primera temporada en la Liga. En la Selección Argentina lideró al equipo que obtuvo la clasificación para Atenas. En la segunda parte del año, ya como titular, logró más protagonismo en su equipo y está cerca de llegar al All Stars Game.
Néstor Raúl Gorosito: Se fue mal de Chicago, pese a haberlo salvado del descenso, y fue recibido con los brazos abiertos en San Lorenzo de Almagro, donde desarrolló un trabajo interesante. Más allá del segundo puesto en el Apertura, el equipo de Boedo fue un protagonista interesante en el fútbol local, con una propuesta de juego asociado contraria a la corriente imperante.
José María López: Se destacó en el automovilismo internacional, y se consagró campeón de la Fórmula Renault V6 Eurocup. El piloto cordobés estuvo cerca de incorporarse a la Fórmula 1 en los últimos días, pero ahora tiene chances de correr en la Fórmula 3000 Europea. Es la mayor promesa del automovilismo argentino en los últimos tiempos.
Fabián Madorrán: Oficialmente no le renovaron el contrato “por cuestiones técnicas”, pero su despido lo dejó bajo sospecha de haber participado en algún manejo turbio, que nadie pudo probar públicamente.
José Meolans: Abanderado de la delegación argentina en los Juegos Panamericanos, logró la medalla dorada en los 100 metros libres, aunque por el canto de una uña fue postergado por Fernando “Xuxa” Scherer y se debió conformar con la plateada en los 50 metros, su especialidad. En 100 mariposa también finalizó segundo.
Fabio “La Mole” Moli: El lector tardará más tiempo en leer estas líneas que lo que duró la pelea con el ucraniano Vladimir Klitscho. En la oportunidad de su vida, el cordobés se tiró apenas sintió el aire de un golpe de su rival y protagonizó el mayor fiasco del deporte argentino.
Omar Narváez: El empate ante el italiano Andrea Sarritzu en agosto le permitió mantener su título, pero sembró dudas en cuanto a su futuro. En cambio, la victoria convincente ante el ruso Alexander Mahmutov le devolvió el crédito que tenía tras su excelente demostración ante Everardo Morales en el Luna Park.
Miguel Novillo Astrada: Se convirtió en el polista más determinante de la temporada. Uno de los integrantes de La Aguada, el equipo revelación del 2003, aportó para conseguir la Triple Corona, que incluye los Abiertos Argentino, Hurlingham, y Tortugas. Además cerró el ciclo subiendo a diez goles de handicap.
Salvador Pasini: El entrenador de Atlanta fue el personaje de moda en el fútbol de ascenso. Con su mística y su trabajo, primero salvó al equipo de Villa Crespo del descenso a la C y en el siguiente torneo lo llevó al título del Apertura. Héctor Rivoira, que salió campeón con Instituto en la B Nacional y luego dejó el club, y Néstor Rapa, ganador con Barracas Central del Apertura de la C con una racha de diez triunfos seguidos, también resultaron personalidades destacadas del fútbol de los sábados.
Manuel Pellegrini: Finalizó el año con un saldo negativo, cuestionado por 9 de cada 10 hinchas de River. Pocos recordaron que obtuvo el torneo Clausura porque no pudo conseguir la mayor obsesión de River: un título internacional. En la Copa Libertadores se despidió en cuartos de final, y perdió la final de la Sudamericana. Para colmo, cayó ante Boca en el Apertura, dejando una imagen deslucida, empató 2 a 2 un partido que iba ganando 2 a 0 en la Bombonera y perdió los tres amistosos de verano ante el clásico rival.
Marcelo Salas: En función de la expectativa que generó su vuelta, la del chileno fue la mayor frustración del año. Seis lesiones en seis meses, ningún partido completo, apenas dos goles, todo sumado al pésimo segundo semestre de River. De la estampita con que lo recibieron los hinchas a rezar para que no se lesione.
Paola Suárez: Desde su humildad, la pergaminense construyó una temporada de ensueño. Junto a su compañera Virginia Ruano Pascual se adjudicó el Abierto de Estados Unidos y el Masters, además de acceder la final de los otros tres torneos de Grand Slam. Esa performance irreprochable le permitió volver a finalizar el año como número uno del mundo. Por si fuera poco, también completó su mejor año en singles. Gracias a una segunda parte del año excelente, llegó al 15º puesto del ranking, la mejor clasificación de su carrera.
Carlos Tevez: A principios de año, Carlos Bianchi lo observaba con cierto recelo porque no sabía bien cuál era su verdadero puesto. No tuvo un buen desempeño en el Sudamericano Sub-20, aunque apareció cuando más se lo necesitaba: en el partido ante Brasil. Su crecimiento en los torneos locales fue notable y se consolidó como figura de nivel superlativo. Lamentablemente, en la última parte del año fue víctima de un lamentable tironeo entre Boca, la AFA y la FIFA, y estuvo en las primeras planas más por esto que por sus grandes virtudes futbolísticas.

Compartir: 

Twitter
 

emanuel ginobili
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.